A horas de asumir, el presidente electo Alberto Fernández prepara una batería de medidas para enfrentar la crisis económica y social.

Con el equipo económico finalmente definido, las decisiones apuntan sobre todo a las tarifas de servicios públicos, al crédito accesible para Pymes y al relanzamiento del programa Precios Cuidados, todo con el objetivo de reactivar el consumo. En principio, la próxima gestión estima que podrá implementarlas con acuerdos con los empresarios, sin la necesidad de recurrir a disposiciones excepcionales ni leyes.

La primera medida sería anunciada el día siguiente a la asunción de Fernández, el miércoles 11 de diciembre, y estará dirigida al sector energético. Desde el entorno del futuro ministro del área, Sergio Lanziani, afirmaron al diario La Nación que “por varios meses no habrá aumentos de tarifas”.

El encargado de que las negociaciones lleguen a buen puerto será Matías Kulfas, que estará frente al Ministerio de Desarrollo Productivo.

Para después del 10 de diciembre también se esperan anuncios vinculados con el empleo y una serie de “bonos” de fin de año para jubilados y beneficiarios de planes sociales, y el relanzamiento del plan de Precios Cuidados, según publicó Clarín, para ayudar a “que mejore la capacidad de compra de los sectores más vulnerables”.

Las Licip

Para el sector pyme, volverían los créditos a tasas blandas. Se trata de las Líneas de Crédito para la Inversión Productiva (Licip) que nacieron en 2012 y estuvieron vigentes hasta 2018. Sería una reedición de las líneas de inversión productiva que ya había implementado Mercedes Marcó del Pont cuando estuvo al frente del Banco Central (BCRA).

En las entidades ya están analizando las alternativas posibles y las formas en que se podría poner en marcha esta nueva regulación. La preocupación en los bancos es que la implementación sea razonable, para que “los costos y riesgos que tiene la operación” no afecten su capacidad de “administrar y gestionar sus riesgos” y, así, “sea algo sustentable en el tiempo”. 

Fondos

Según trascendidos de esta mañana sobre los planes del nuevo Gobierno, que utilizaría los encajes para tentar a los bancos a prestar para capital de trabajo. Como se trata de dinero que tienen inmovilizado en el BCRA sin ningún rendimiento, cualquier interés que perciban por la colocación de créditos a pymes les resultará más atractivo. El sector financiero está dispuesto a colaborar pero pide que el Gobierno preserve la solvencia y liquidez del sistema.

Benefician a prepagas

El Gobierno dispuso incluirle a las empresas de medicina prepaga y mutuales de salud la reducción de las contribuciones patronales que ya rigen para el resto de las entidades del sector, con destino a la seguridad social. La decisión se tomó por medio de un decreto del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, publicado este lunes en el Boletín Oficial.

El Poder Ejecutivo justificó esta medida al señalar que “en razón de la situación crítica y de emergencia sanitaria que obstaculiza el debido cumplimiento de las obligaciones impositivas y de la seguridad social, resulta necesario incluir en los alcances de la medida a los sujetos que desarrollen como actividad principal servicios de seguros de salud (incluye medicina prepaga y mutuales de salud) y servicios de asociaciones”.

En octubre último, por medio de otro decreto, la Casa Rosada elevó de 7.003,68 a 17.509,20 pesos -retroactivo al primero de agosto- el mínimo no imponible salarial por trabajador del sector de salud; así, las empresas pagan las contribuciones sobre el excedente salarial de ese último monto.

Paritaria de Comercio

La Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios reclamó reabrir las negociaciones paritarias para acordar un incremento salarial del 22% con retroactividad al 1° de diciembre.

Si bien el pedido de la Federación que preside desde hace tres décadas Armando Cavalieri es para los 500.000 trabajadores afiliados y bajo convenio, el aumento sería para los 1,2 millones de empleados de comercio que hay en la Argentina.

El pedido realizado por Cavalieri fue en el marco de la cláusula de revisión contemplada para enero en la negociación paritaria realizada en mayo último, cuando se acordó un incremento del 30%.

Si bien estaba previsto que las partes se junten en enero en lo que será el nuevo ministerio de Trabajo, Cavalieri pidió anticipar las reuniones dado que la paritaria lo contemplaba si la inflación superaba las previsiones tenidas en cuenta en ese momento, que era del 45 aproximadamente, explicaron fuentes sindicales a NA.

Lee también:



El acuerdo de mayo contaba de una asignación extraordinaria, por única vez, a pagarse en cinco cuotas: 4,5%, en mayo-junio; 4,5% julio-agosto y 3% en marzo de 2020. A ese pago extraordinario, según el pacto, se sumó un aumento de salarial sobre las escalas vigentes de las remuneraciones a aplicarse de la siguiente manera: 4,5%, en septiembre-octubre; 4,5%, en noviembre-diciembre; 4,5%, en enero-febrero, y 4,5%, en marzo de 2020.


Fuente: El Litoral