Ante el viceintendente Daniel Passerini, prestó juramento este martes en el teatro Real, el nuevo mandatario municipal, que sucede al radical Ramón Mestre.

Minutos antes de las 10 horas, juró como nuevo intendente de la ciudad de Córdoba, el justicialista Martín Llaryora.

El nuevo mandatario, que sucede al radical Ramón Mestre, quien gobernó la ciudad por ocho años, prensó juramento ante el viceintendente Daniel Passerini, quien fue el que tomó el mando en manos de Felipe Lábaque en el inicio del acto que se desarrolla desde las 9.30 en el teatro Real.

Con el acto de traspaso culmina un proceso de transición que se extendió por seis meses, que tuvo sus vaivenes y cuya mesa de diálogo terminó abruptamente con acusaciones cruzadas respecto a los datos que los unos habrían solicitado y los otros se habrían reservado.

Se espera que en el marco de las ceremonias, parte de los actos se trasladen al cabildo y posteriormente el nuevo mandatario municipal se dirija al palacio 6 de Julio para poner en funciones a su gabinete municipal.

Lee también:

El gabinete de Llaryora

Los nombres de los funcionarios que acompañarán a Llaryora comenzaron a circular el fin de semana. En principio, se supo que Verónica Bruera, será la secretaria General y Miguel Siciliano el Secretario de Gobierno.

En la Secretaría de Modernización estará Alejandra Torres y en Economía, Guillermo Acosta. Se espera confirmar si Daniel Rey será el secretario de Desarrollo Sustentable, y Horacio Ferreyra en Educación.

En la Secretaría de Transporte, se estima que estarán Marcelo Mansilla, Raúl Lacava estaría en la Secretariía de Desarrollo Social, en Salud estará Ariel Aleksandroff y en la secretaría de Comunicación, César Cuestas.

Cabe destacar que la Coordinación de CPC y descentralización, estaría a cargo de Guillermo Marianacci, en Deportes, Medardo Ligorria, en Cultura, Federico Racca, en Ambiente, Jorge Folloni, y en Derechos Humanos, Emiliano Fessia.

El asesor Letrado sería Andrés Varizat, mientras que Juan Manuel Aráoz estará en la administración de la Tribunal de Faltas.

Fuente: La Nueva Mañana