Comunicado Cámara de Supermercados y Autoservicios de Córdoba

La Cámara de Supermercados y Autoservicios de Córdobaviene a manifestar, en consonancia con las distintas entidades que agrupan al sector privado, y ante las medidas que los gobiernos entrantes han manifestado en relación al presupuesto 2020,  en el que se prevé una reestructuración de su política tributaria, con cambios de alícuotas, eliminación de fondos y otras acciones que impulsan a la suba el conjunto de los impuestos y servicios.

Ante esta reestructuración, y habida cuenta que el entretejido social de la Argentina es sostenido, entre otros actores, por esta red de empresas supermercadistas que brinda un servicio BÁSICO a la población, los alimentos, la mayoría de propiedad familiar y capital nacional, venimos a advertir a las autoridades nacionales, provinciales y municipales:

–        Que estas medidas son un nuevo apaleo, a los más de 14 meses de caída de ventas, que estoicamente tratamos de sostener de pie, en nuestras estructuras cada vez más anémicas, en un contexto inflacionario y de profunda recesión.

–       Que por este deterioro económico-financiero progresivo de los últimos años, y ante nuestras inagotables gestiones, no hemos obtenido otra respuesta que no sea la del incremento recurrente de la presión fiscal que ha llegado a límites asfixiantes.

–       Que a consecuencia de la sofocante presión fiscal, los altísimos costos laborales, los gastos operativos y financieros, que han trepado a límites inéditos y han dado lugar en nuestros días al surgimiento del negocio más rentable de Argentina: la informalidad, contra la que nuestras luchas son quijotescas, y han alejado las inversiones de aquellos que quieren apostar por el país.

En estas circunstancias,  en las que debemos luchar no solo por nuestra subsistencia, además cargamos en nuestras espaldas con el estigma social de ser formadores de precios y generadores de inflación, ignorando tal vez, que nuestro sector solo traslada los incrementos de precios que disponen las usinas productoras de mercaderías; quedando una vez más expuestos en la opinión pública, con medidas instaladas como la Ley de Góndolas, en la que sostenemos que podemos colaborar y consensuar con todas las partes implicadas para ponerlo en práctica, sin que sea un nuevo perjuicio para ninguna de las empresas involucradas.

Venimos por lo tanto,  a hacer visible que la suma de los desequilibrios esbozados sintéticamente, ha colocado a nuestra actividad en un verdadero callejón sin salida, operamos con escasa rentabilidad,  que lejos de permitirnos planificar inversiones en nuevas aperturas de sucursales, permanentemente estamos al borde de comenzar de manera masiva, con la reducción de nuestros planteles de trabajadores formales, ante el crecimiento exponencial de tal competencia informal.

Con tal panorama descripto, no ajeno al resto de las actividades comerciales y de servicios,  aguardamos que las nuevas autoridades escuchen nuestros reclamos, realizando las correcciones impositivas correspondientes, y si se quieren excepcionales,  eliminando impuestos distorsivos (Sin ir más lejos, y como ejemplo de ello, la reciente creación por parte del estado provincial del “Fondo de Infraestructura para el Suministro de Agua Potable” (Fisap) , disfrazado de aporte voluntario, que termina siendo un cargo obligatorio, instalado por el gobierno que un año atrás , por ley eliminó y dejó prohibido que los municipios incorporen tasas extras, aduciendo que de esa manera se distorsionaba el impuesto); bajando alícuotas, ampliando el universo tributario; recordándoles, una vez más, que está seriamente en juego la supervivencia de un sector que genera más de 12 mil puestos de trabajo directos y FORMALES en la Provincia de Córdoba.

Instamos,  en primer lugar al Estado,  a ampliar su base tributaria, a combatir SERIAMENTE el flagelo de la informalidad, una porción que además de enriquecerse ilícitamente, quita la posibilidad al estado de reinvertir eficientemente, en salud, educación, obras, etc.;  recayendo ese peso fiscal una vez más, en quienes estamos dentro del sistema. Establecer de una vez por todas, una reforma impositiva que agrande la masa tributaria, esta medida sin duda, crearía más empleo digno y quitaría el peso fiscal a las que formamos parte de este entretejido productivo. En segundo lugar, instamos a los entes reguladores de servicios públicos, que cumplan su rol fehacientemente y sean protagonistas, protegiéndonos como consumidores de los mismos.

Nos han demandado esfuerzo, lo hemos cumplido. Nos han solicitado que los acompañásemos, lo hemos hecho; ajustamos gastos, eficientizamos nuestras aéreas. Creemos que estamos en condiciones de pedir lo mismo al Estado Nacional, Provincial y Municipal: que redoblen estos esfuerzos, que restrinjan el desarrollo del gasto público, que no sea cómplices de agravar cada vez más a nuestras agonizantes empresas, somos parte de ese eslabón productivo. NO NOS ABANDONEN.

Acompañamos el pedido de todas las instituciones,  de conformar en lo inmediato una mesa de trabajo intersectorial, con expertos (técnicos y profesionales) de todas las áreas, que actuando con los empresarios, los sindicatos y el Estado elaboren las reformas necesarias vitales y perdurables, serias y sin especulación, para aliviar las cargas fiscales, y terminar con el estado codicioso, queremos ser cómplices en el desarrollo, en el crecimiento, anhelamos una construcción conjunta, queremos un estado que crezca, estamos a disposición para ello.

Confiamos en la capacidad de escuchar y analizar los planteos de quienes componen el actual Poder Ejecutivo, creemos en su vocación de poner en marcha mecanismos que restauren la competitividad de los sectores y permitan la reactivación de la economía, creemos que hay un camino hacia el cual encolumnarnos, nuestro sector va a acompañar y apoyar genuinas políticas de estados.

Aguardamos que los nuevos equipos económicos,  encaren las profundas reformas estructurales que necesita la economía argentina, invitando a las jurisdicciones provinciales y municipales a sumarse en misma senda, si es que de una vez por todos los argentinos aspiramos seriamente a lograr un país más justo, previsible y ordenado.

Integrantes de la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Córdoba