Unas 500 pymes y micropymes dedicadas al desarrollo de software y servicios informáticos fueron beneficiadas con la resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que aplicó un arancel del 5% a las exportaciones de servicios, en lugar de la fórmula anterior que equivalía en la práctica a un 12%.

El organismo que preside Mercedes Marcó del Pont publicó en el Boletín Oficial la resolución correspondiente que tornó operativo lo dispuesto por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva del pasado 23 de diciembre, que redujo del 12% al 5% los derechos de exportación .

La decisión “nos impacta porque estamos en un promedio de U$S 2.000 millones de dólares anuales en exportaciones de software y servicios informáticos”, explicó el titular del la asociación civil PoloIT, José María Louzao Andrade.

La industria de software en Argentina, se caracteriza por la fuerte participación de las pymes en materia de exportación.

La realidad es que con relación al esquema que estuvo vigente hasta hace unos días, se produce una baja del orden del 21%. Según explicó el especialista Sebastián Domínguez, “si se toman u$s1.000 dólares de exportación, antes correspondía pagar $4.000 (4 pesos por cada dólar) y ahora es el 5% en dólares que equivale a $3.150”. No obstante, Domínguez aclaró que esta ventaja estará disponible “mientras el dólar se mantenga en el actual nivel, pero cuando llegue a 80 pesos será igual y sí supera ese valor pagarán más”. Eso es en lo relacionado a los pesos, porque más allá de la evolución de la cotización, en rigor, el Gobierno siempre estará cobrando un 5% en dólares”, explicó el especialista.

Lee también:

Exclusivo: uno por uno, los 10 cambios que traerá la “nueva” Ley de Economía del Conocimiento

La medida se interpretó como un guiño que le da el Gobierno al sector, mientras mantiene suspendidas las ventajas fiscales de la Ley de Economía del Conocimiento, para analizar un nuevo esquema que potencie los beneficios a las pequeñas y medianas empresas.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dispuso la semana pasada poner en stand by la aplicación de la promoción, consistente en una tasa de Impuesto a las Ganancias del 15% y reducción de aportes y cargas patronales para las empresas. El funcionario también dijo que se espera revisar los encuadramientos, puesto que la Ley de Economía del Conocimiento es una continuidad de la Ley de Promoción del Software y bajo la nueva normativa se incorporaron medio centenar de nuevas actividades.

La idea que tienen los funcionarios de Desarrollo Productivo es otorgarle mayor beneficio fiscal a las pymes por sobre las compañías grandes. Eso implicaría la obligación de enviar un proyecto de ley al Congreso.