Desarrollan biotecnología para el agro y la salud. Aun no salieron a vender sus productos y ya fueron capitalizadas.

Tomorrow Foods es un emprendimientos con sede en Pergamino, donde investigan, desarrollan y producen ingredientes y aditivos derivados de proteínas vegetales, principalmente legumbres. En agosto, la firma recibió una ronda de inversión de 200.000 dólares por parte del fondo de inversión Grid Exponential, para concluir el desarrollo de sus ingredientes, lograr su validación comercial y planificar la construcción de una planta propia de producción. Se trata de una entre varias startups locales, de base científica, que están recibiendo el aporte de inversores externo antes de haber testeado sus productos o servicios en el mercado real.

“Desarrollamos una plataforma de investigación y desarrollo para ayudar a las empresas alimentarias a ampliar su portfolio de productos con alimentos más saludables y sustentables. A su vez, podemos rediseñar algunos de sus productos ya existentes, cambiando parte de sus ingredientes”, dijo Agustin Belloso, CEO del emprendimiento.“Nos encontramos aún en fase de investigación y desarrollo. Por lo tanto, afortunadamente no estamos sintiendo la crisis a nivel de los objetivos de la empresa y los avances que vamos logrando”, agregó.

La Argentina asoma con un potencial de emprendimientos que apuntan a agregar valor a la producción de materias primas, alimentos y soluciones en el sector de la salud. “Creemos que la biotecnología aplicada generará toda una nueva camada de empresas para abastecer al crecimiento del mundo en los próximos 20 o 30 años, en busca de más alimentos y mejor calidad de vida”, plantea Matías Peire, fundador de la aceleradora de emprendimientos Grid Exponential.

Lee también: CONFESIONES DE UN EMPRENDEDOR: DE DEBER US$ 105.000 A VENDER MI COMPAÑÍA POR US$ 16.5 MILLONES

En ese contexto, cinco startups locales en etapa de desarrollo inicial, pero todas dedicadas en alguna fase de su negocio a la biotecnología aplicada, habían obtenido al cierre de 2019 una capitalización ​conjunta de 2,2 millones de dólares. Ninguna de las cinco, hasta el momento, vendió un solo producto o servicio. 

GBOT Solutions es un emprendimiento con sede en Sunchales, provincia de Santa Fe: se trata de un robot autónomo que controla malezas sin usar agroquímicos y apunta a resolver el problema cada vez más agudo de las malezas resistentes a los herbicidas, en particular al glifosato. La iniciativa, pese a no haber sido lanzada comercialmente, ya recibió 490.000 dólares en capital semilla por parte de CITES.

Sergio Gregori, Javier Espeloa y Juan Ignacio Mandolesi, de GBOT

“GBOT funciona con energía solar. Utiliza visión computarizada para detectar y controlar malezas de forma individualizada, a medida que avanza. Esto podría tener un gran impacto en la economía de los productores, ya que permitiría ahorrar un 50% de los costos por el uso de herbicidas”, subrayó Juan Ignacio Mandolesi, CEO de la iniciativa.  “Emprender en un contexto tan complicado como el de acá no es fácil, pero tenemos fondos para los próximos dos años, lo cual no es poco“.

 Otro caso del segmento foodtech es el de la rosarina Michroma, que se dedica a desarrollar colorantes naturales para alimentos, a partir de hongos. “Cerca de un 70% de los colorantes es derivado del petróleo. Y las opciones naturales son caras y no resultan del todo sustentables. Nosotros estamos desarrollando una opción que tenga las propiedades benéficas de los colorantes naturales, sumada al bajo costo y la estabilidad de los sintéticos”, explicó Ricardo Cassini, su CEO.

Mauricio Braia y Ricardo Cassini, de Michroma

Con un modelo B2B en proyecto, que apunta a vender los colorantes a empresas de bebidas, golosinas y lácteos, la startup ya recibió dos inversiones: US$250.000 por parte de la aceleradora internacional IndieBio y otros US$200.000 por parte de Grid Exponential.

La firma platense Crinsurance, ahora con nueva sede en la ciudad santafesina de Sunchales (donde funciona la incubadora de empresas CITES, del grupo Sancor Seguros) ofrece criopreservación segura y trazable para tratamientos de reproducción asistida. “Desarrollamos una nueva generación de termos criogénicos que no requieren recargas de nitrógeno y están supervisados online las 24 horas. Además, el riesgo de equivocación se elimina mediante una recolección automática de muestra”, describió Demián Slobinsky, socio fundador.

Demian Slobinsky, de Crinsurance

Crinsurance ya obtuvo US$500.000 en capital semilla por parte de CITES, con el objetivo de desarrollar el prototipo y el producto, aprobar las normas regulatorias y testearlo en clínicas. Ahora apunta a conseguir una serie A de inversión de capital para montar una fábrica.

También dedicada a la generación de soluciones para la infertilidad, la startup Selectivity desarrolló un dispositivo microfluídico para selección de espermatozoides.

Leandro Reartes, de Selectivity

“Este dispositivo simplifica el paso previo a practicar cualquier procedimiento de asistencia reproductiva y acerca la posibilidad de realizar un primer tratamiento a pacientes alejados de los grandes centros urbanos, a la vez que disminuye el costo total”, señaló Leandro Reartes, su CEO. La iniciativa logró recaudar US$ 560.000 por parte de CITES, el Programa Córdoba Acelera y la Secretaría de Emprendedores y Pymes. 

Fuente: Clarín