El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió, a través de las Comunicaciones A6911 y A6912, impulsar una fuerte baja en las tasas de financiamiento de todas las tarjetas de crédito, tanto bancarias como no bancarias.

La medida fue adoptada en el contexto de bajas consecutivas de la tasa de política monetaria y la desaceleración de la inflación, con el objetivo de proteger a los sectores más vulnerables e impulsar la recuperación del crédito al consumo.

Con respecto a la tasa de financiamiento de las tarjetas de crédito bancarias, se estableció que los bancos no podrán cobrar más de un 55% de interés nominal anual.

En relación a las tarjetas de crédito no bancarias, el BCRA dispuso dejar sin efecto decisiones de la gestión anterior que modificaban la base de cálculo de la tasa y la elevaban considerablemente. A partir de ahora, la tasa de interés de estas tarjetas no podrá superar el 25% del promedio de la tasa de créditos personales de las entidades financieras, excluyendo a las tasas de los proveedores no financieros de créditos.

Lee también:

Acompañando estas medidas, el Directorio también decidió que los bancos no podrán comunicar a los usuarios por 180 días incrementos en las comisiones que cobran ni informar la creación de otras nuevas, salvo aquéllas que a la fecha ya hayan sido informadas al BCRA.