Las empresas que ofrecen servicios financieros a partir del uso intensivo de la tecnología no paran de crecer. El 75% ya tiene alguna pata en Latinoamérica. Cuáles son las perspectivas del mercado.

Cuna de grandes emprendimientos y motor para el desarrollo de la innovación, la Argentina se presenta como un escenario propicio para el crecimiento de fintech que apunten a diseñar y brindar servicios de alcance regional. El ambiente de incubación local tiene pruebas de su éxito: cuatro de los diez unicornios digitales latinoamericanos fueron creados en el país (Mercado Libre, Globant, OLX y Despegar). En este escenario, las fintech encontraron un marco para desarrollarse y obtuvieron un crecimiento rápido y muy marcado a partir de 2013.

BID Lab, el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo y Afluenta difundieron el primer estudio del Ecosistema fintech Argentino. Realizado por la consultora Accenture, el informe confirma mediante los datos obtenidos la fuerte expansión que esta industria ha experimentado en los últimos cinco años en nuestro país y su alto potencial de crecimiento en el corto y mediano plazo.

En la realización del estudio se identi­ficaron 133 fintech que operan dentro del ecosistema argentino. Casi la totalidad puede categorizarse como pyme: el 80% cuenta con menos de 50 empleados y sus índices de facturación coinciden con los de este tipo de organizaciones. El ecosistema se encuen­tra en un proceso de crecimiento, marcado por la adopción de nuevas tecnologías y la digitalización, que cobra fuerza en el país. Es incipiente, pero está en proceso de expansión. Por lo pronto, Argentina ocupa el tercer lugar en cantidad de empresas fintech de Latinoamérica detrás de Brasil y México.

Lee también:

Los bancos, bajo amenaza: ¿por qué las fintechs y las monedas digitales ponen en jaque a toda la industria?

Juan Pablo Bruzzo, presidente de la Cámara Argentina fintech, señaló: “Para nosotros es un puntapié importante tener un informe para entender el estado de situación, para entender dónde estamos, pero sobre todo para año a año continuar con estos estudios y entender cómo vamos evolucionando”, y agregó que “para la Cámara y para el sector en general es muy importante este primer paso, porque tenemos claro hacia dónde queremos ir y entendemos que tenemos mucho trabajo por hacer”.

El estudio evalúa la importancia del sector como actor social al ofrecer acceso al crédito, financiamiento y educación financiera para los segmentos no bancarizados y semibancarizados de la población.

Viviana Alva Hart, jefe de Operaciones del BID en la Argentina, resaltó que “en un contexto de baja inclusión financiera y alta penetración de internet móvil, las fintech tienen el potencial de usar innovaciones tecnológicas para hacer llegar los servicios financieros a la población hasta ahora desatendida por el sector financiero”.

“A nivel regional, un 46% de los emprendimientos fintech afirman dirigir sus soluciones a consumidores y pymes subbancarizados o no bancarizados, y en la Argentina ya contamos con emprendimientos fintech que están brindando servicios financieros a población no bancarizada en los segmentos créditos, seguros, pagos y transferencias. De esta forma, frente al enorme desafío por lograr una mayor inclusión financiera, las fintech vienen a sumarse como un actor relevante con gran potencial de impacto”, subrayó.

De las 113 compañías que participaron del informe, el 75% ya opera en Latinoamérica y tiene previsto expandirse en los próximos tres años. Además, el 29% de las empresas invirtió más de un millón de dólares, el 35% entre 100 mil dólares y un millón y el 36% menos de 100 mil dólares.

“El potencial de crecimiento es enorme y desde Afluenta continuaremos trabajando en pos de consolidar el ecosistema fintech en la Argentina”, destacó Alejandro Cosentino, CEO de Afluenta y vicepresidente de la Cámara Argentina de fintech. Y concluyó: “Creemos que es un informe muy bien hecho, a conciencia, con mucho feddback entre todos los integrantes de la Cámara, y que quedó un estudio que va a hacer muy útil no sólo para las compañías del sector sino también para toda la Argentina e incluso para los reguladores, para que tengan políticas para promover este tipo de compañías”.

Facturación e inversiones

Los números son alentadores: menos del 25% de las fintech encuestadas proyecta un techo de facturación de 500.000 dólares en los próximos tres años, en comparación con un 50% que reportó ingresos menores a esa cifra en 2017. Esto indicaría que las propias fintech esperan seguir creciendo de manera exponencial en el futuro cercano, en coincidencia con la tendencia general de la industria global.

En la misma línea, según el año de fundación se observa una correspondencia entre la madurez de las compañías y sus ingresos. Prácticamente el 70% de las fintech con al menos cuatro años de antigüedad facturaron más de un millón de dólares en 2017, mientras que el 82% de las fundadas a partir de 2015 obtuvieron menos de 250.000 dólares en el mismo período. Así, a pesar de tratarse de una industria que apunta a la disrupción y al crecimiento exponencial, las fintech más consolidadas son también las que generan la mayor facturación.

Lee también:

Economía Digital: El Central regulará las fintech y temen que afecte a las billeteras virtuales

Diego Zorzoli, director ejecutivo de Accenture, subrayó que “el fenómeno fintech no representa una moda ni una tendencia pasajera. Se trata de un ecosistema que en su mayoría está integrado por compañías nuevas e innovadoras, llamado a revolucionar la industria financiera”, y agregó que “a nivel local, nos encontramos con un ecosistema incipiente, pero que está en constante expansión: el 70% de las fintech argentinas ha aparecido en el mercado en los últimos cinco años y el 75% de las fintech planea expandir sus operaciones al exterior en los próximos tres años destacándose por una oferta de propuestas de valor variadas e innovadoras”, finalizó.

Y lógicamente la facturación y la inversión tienden a ir de la mano. Las fintech proyectan su inversión en nuevos productos, servicios y en sus propios modelos operativos, lo que traerá resultados positivos en materia de crecimiento e ingresos. El 29% de las fintech encuestadas para el informe declaró haber invertido más de un milló