La Cámara Argentina de Comercio y Servicios, ante la reanudación del clearing bancario, manifestó su preocupación a través de una nota formal enviada al presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce y a los ministros Kulfas y Guzmán, posición que comparte la Cámara de Comercio local, y que fuera puesta en conocimiento del ministro Eduardo Accastello y el secretario de comercio, Juan Pablo Inglese.

Cabe señalar que esta reanudación fue dispuesta desde el Gobierno, en principio, para no poner en riesgo el pago de sueldos a fin de mes. Sin perjuicio de ello, resaltan desde CAC, debemos referirnos a la diversa perspectiva que enfrentan distintos sectores de la economía: un grupo esencial para la producción y el consumo de alimentos, limpieza y salud que funciona con una cierta normalidad, en relación al cual se ha determinado la reapertura del clearing y otras medidas para posibilitar la continuidad de la cadena de pagos y, por otra parte, otro grupo que representa aproximadamente el 70% de las unidades económicas del sector que se encuentra cerrado y sin flujo de fondos.

Para tener una idea clara de la magnitud de lo involucrado, se estima en 2.500.000 empleos formales los comprendidos en este universo. Cómo es fácil comprender, la condonación de multas y la dispensa del régimen de inhabilitación no resuelven el corte de la cadena de pagos de este enorme número de empresas, pymes y no pymes.

Lee también:

Es por ello que desde CAC observan que la carencia absoluta de liquidez, el rechazo de cheques diferido, las obligaciones comerciales, laborales y financieras imposibles de afrontar van a generar el colapso de estas empresas y serios problemas con el empleo.

Con que se estime sólo el 5% de pérdida de puestos de trabajo significa 125.000 nuevos desocupados y rota gran parte de la trama empresarial que no se recompone fácilmente, sobre todo en estas circunstancias.

¨Sabemos que las medidas que se proponen pueden llegar a suponer problemas monetarios y fiscales, pero de la misma manera que apoyamos las medidas de excepción adoptadas, preferimos empresas en gestión y empleo conservado a empresas cerradas¨, manifiestan desde las Cámaras representantes del sector comercio y servicios.

Por lo expuesto, proponen a consideración las siguientes medidas para las empresas sometidas al cierre:

1) Los cheques depositados los días 18 y 19 de marzo de 2020 sean devueltos con la leyenda de negociación con el librador cuando se reanude la actividad.

2) Establecer la refinanciación de las obligaciones bancarias de cualquier tipo con un plazo de gracia de 60 días contados a partir del reinicio de actividades y un mínimo de 6 cuotas sin interés.

3) Actualizar los cupos de crédito otorgados, de acuerdo a la inflación ocurrida desde su emisión hasta el mes de marzo 2020 inclusive.

4) Establecer una línea de crédito para pago de salarios con acreditación bancaria a tasa cero con plazo de gracia y cuotas sin interés.

Al respecto el REPRO, vale señalar que solamente cubre hasta un salario mínimo y que, hasta que se implemente su simplificación, con saturación de demanda se van a exceder los tiempos razonables y con una solución parcial.

Los requerimientos financieros que lo planteado demande podrían ser cubiertos por redescuentos del Banco u otras medidas que se estimen conducentes al objetivo planteado.