El Presidente aseguró que el Estado gastará “lo que sea necesario para que la gente esté tranquila”. Expectativa por los anuncios

 La intensificación de la crisis del coronavirus –tanto en la Argentina como en el mundo– y la previsión de un período de cuarentena obligatoria más prolongado, llevó al Gobierno a evaluar la suspensión de los aportes patronales.

El pasado 17 de marzo los ministros Martín Guzmán y Matías Kulfas anunciaron un paquete de alivio económico en el que se eximió “el pago de contribuciones patronales a los sectores afectados de forma crítica por la emergencia”, entre los que citó a los vinculados al turismo y al espectáculo.

Sin embargo, ahora el parate es de tal magnitud que no hay sector de la economía que no se vea golpeado. Por eso, la nueva medida –cuya oficialización es inminente- apunta a ampliar la suspensión del pago de aportes patronales y, además, prolongar el período inicial, que se había estipulado en 30 días la semana pasada.

El Gobierno también prepara medidas para atender a monotributistas y trabajadores informales, uno de los sectores más afectados por la imposibilidad de generar ingresos en el marco de la cuarentena.

El Ministerio de Trabajo prepara una resolución para garantizar un subsidio para 1,5 millones de personas, una parte de los 7 millones que viven en la informalidad. El bono sería de $5.000 mensuales por hasta tres meses, dependiendo de la duración del aislamiento obligatorio.

Lee también:

Gobierno Nacional analiza dar suma fija a Monotributistas y Autónomos

También habrá una ayuda para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y los pequeños comercios,y se analiza la suspensión del pago de servicios públicos y la prohibición de desalojos.

Alberto Fernández definió las medidas en las últimas horas con su gabinete económico y social. “A partir de mañana (por este lunes) vamos a cómo resolvemos el problema de taxistas y montributistas, que no los estamos dejando desamparados”, dijo el Presidente en declaraciones a la televisión en las que precisó que también se atenderá a los perceptores de la AUH y el pequeño comerciante.

“Todos esos casos van a tener respuesta y vamos a gastar lo que sea necesario para que la gente esté tranquila”, aseguró el jefe de Estado.

La cartera laboral de Claudio Moroni recibió pedidos en los últimos días de parte del colectivo de monotributistas organizados. La agrupación surgida a partir del rechazo al aumento del 51% en ese impuesto en enero pasado reunió más de 96.000 firmas en cuatro días para exigir medidas urgentes, comenzando por la suspensión de las obligaciones fiscales durente el período de emergencia y un seguro de desempleo inmediato que garantice la vivienda y el alimento. Asimimo, solicitaron una cobertura de las obras sociales, un tema que incomoda a la CGT.