Te presentamos a Pierpaolo Barbieri, el emprendedor fintech de 32 años que creó Ualá. A los 17 años lo becaron para estudiar Historia en Harvard. Volvió a Argentina, consiguió que un millonario le financiara su emprendimiento y creó la primera tarjeta que no cobra cargos administrativos a sus usuarios . El 9% de los argentinos la usa, la mayoría son jóvenes de 18 a 25 años.

En el 2016 Pierpaolo Barbieri vivía en Estados Unidos, estaba organizando una conferencia en la Argentina sobre macroeconomía y veía la cantidad de tiempo que la gente que lo estaba ayudando a organizarla pasaba en los bancos y se frustraba. Necesitaba hablar con su equipo por teléfono y estaban dos horas incomunicados por estar dentro de una sucursal en donde no se lo puede usar.Ads by 

Lee también:

Ualá, la fintech argentina recibe inversión de US$150 millones

Meses mas tarde, un día de invierno en que estaba de visita en Argentina vio en Microcentro a un montón de personas mayores que hacían fila en la cuadra de un banco para cobrar su jubilación porque era el día en que se les pagaba. Miró especialmente a una señora que lo hizo acordarse de su abuela: hacía frío y estaba parada en la calle antes de las 10 de la mañana, antes de que que abriera el banco, sin que nadie la ayudara.

Estas experiencias le plantaron en su mente emprendedora la primera semilla para idear Ualá.

Estas experiencias le plantaron en su mente emprendedora la primera semilla para idear Ualá.

Qué es Ualá y cómo funciona

  • Lanzada en octubre 2017 con el objetivo de “mejorar la inclusión financiera en Argentina”, Ualá es una fintech que nació para permitir tener una vida financiera en una app y una tarjeta.
  • Opera con una tarjeta prepaga Mastercard sin costos de emisión, renovación, mantenimiento y cierre. La tarjeta puede cargarse por Rapipago, Pago Fácil o desde una cuenta bancaria (CBU) o cuenta virtual (CVU).
  • Con la tarjeta se pueden hacer compras en cualquier comercio físico u online del mundo que acepte Mastercard. Al ser prepaga, se debe cargar saldo antes de usarla.
  • Desde la aplicación los usuarios pueden realizar distintas transacciones, desde pagar facturas de servicios a cargar saldo en celulares prepagos y en la tarjeta SUBE y recibir pagos.

Cómo lo hizo

Recurrió a Javier Alcalde, a quien ya conocía, para que lo ayudar a arrancar. También era clave sumar a un experto en tecnología. Lo encontró cuando al comentar el proyecto a quien había sido su profesora de Historia en la secundaria (y que escribió su carta de recomendación para entrar a Harvard) ella le dijo que tenía que hablar con su hijo. Marcelo Morales Rins en ese momento estaba en Barcelona pero se entusiasmó con la idea y se integró al team.

“Juntos comenzamos a pensar cómo sería la aplicación”, recuerda Pierpaolo. “Con Marcelo teníamos una lista de cinco funcionalidades (features) que pusimos en una presentación sencilla con fondo blanco y seis diapositivas donde mostramos la idea de hacer un banco digital en la Argentina, una tarjeta realmente gratuita en el país”. Cuando la llevaron a las principales tarjetas de crédito del país, les dijeron que era una locura, que no iba a funcionar, que no lo iban a poder lanzar por la inversión que requería y porque el sistema financiero argentino no estaba listo.

Ellos siguieron adelante. Javier comenzó a registrar sociedades en la Inspección General de Justicia y Pierpaolo se concentró en conseguir inversores que confiaran tanto como en ellos como en Ualá.

Al principio usaron capital propio y muchas veces laburaron a pulmón. En 2016 finalmente consiguieron el capital de inversión y al año siguiente lanzaron el producto a un mercado que los recibió con aceptación: emitieron 100 mil tarjetas mucho antes del tiempo que habían estimado para escalar el negocio.

En números

  • 1,5 millones de tarjetas emitidas en 2019.
  • 68% de tarjetas fuera de CABA y GBA.
  • 6% de los usuarios son extranjeros
  • 7% de tarjetas emitidas a menores de 18 años.
  • 13 años es la edad a partir de la que se puede tener una tarjeta Ualá, con autorización de los padres.
  • 230 empleados tiene actualmente y este año espera sumar 400 personas más.

Fuente: La Nación