Las pyme industriales apoyan las medidas del Gobierno pero advierten que no cuentan con suficiente cobertura por menores ventas y piden más flexibilidad

Las pyme industriales piden al Gobierno créditos a tasa 0 con devolución en 24 meses y 90 días gracia desde la finalización de la cuarentena para pagar salarios y destinar otra parte a capital de trabajo que solventes los cheques emitidos y que, en la actualidad, no cuentan con la cobertura por falta de ventas para evitar, así, la ruptura de la cadena de pagos. También advirtió sobre la necesidad de aplicar nuevas excepciones de fabricación para evitar la falta de insumos en productos de primera necesidad.

Se trata de las empresas agrupadas en Industriales Pyme Argentinos (IPA) que, al tiempo que respaldó la decisión del presidente Alberto Fernández de extender el aislamiento social preventivo y obligatorio para prevenir el contagio de coronavirus, también asumió la responsabilidad de no despedir a los empleados de sus fábricas.

Pero en el marco de ese compromiso IPA también propuso una serie de medidas que maximicen los beneficios de las decisiones oficiales, señaló la entidad en un comunicado. El objetivo es que, de este modo, se mantenga el consumo esencial y se asegure la vitalidad del sistema productivo hasta tanto llegue la reactivación.

IPA propuso que el Banco Central (BCRA) amplíe su base monetaria para ser garante de los préstamos de las empresas, de acuerdo a la capacidad de generación de recursos que presente cada una para devolver el dinero cuando se reinicie la actividad económica de un modo más normal.

El BCRA garantizó que se extenderán créditos a las pyme a una tasa de 24% anual. Desde IPA señalaron que esa decisión servirá para el momento de la reactivación “pero que en la actualidad deja a las pymes no sólo con el costo económico y social de afrontar los salarios con la imposibilidad de producir sino que a eso le agrega un abultado costo financiero”.

Lee también:

IPA nuclea a unas 5.000 pymes industriales del país que agrupan a unos 70.000 trabajadores de distintos rubros. De ahí el interés de que sus reclamos sean escuchados en el Gobierno nacional.

En la serie de demandas también solicitó la universalización del programa de Recuperación Productiva (RePro) para todas las Pymes Tramo I y II y la simplificación de la burocracia, como sucede con la exigencia de tiempo en crisis para el ingreso en la nómina, siendo que la parálisis total ya debería ser el precedente más significativo para ser considerada en crisis.

La solicitud es debido a la “imposibilidad de sostener el pago de los salarios por más de dos meses con la actividad paralizada”, y siendo que las fábricas que tiene planteles de más de 25 empleados por mano de obra intensiva “no tienen la rentabilidad que les permita la subsistencia, mucho menos con el antecedente de la recesión”.

La central fabril de las Pymes argentinas también pidió que se aplique sintonía fina en las excepciones de fabricación pues ya comenzó a sentirse la falta de insumos para las empresas que fabrican productos de primera necesidad, pero que tienen a sus proveedores en la inactividad, como sucede con los fabricantes de envoltorios y muchos otros rubros.

En ese mismo aspecto, el IPA destacó la decisión del Gobierno de frenar al máximo la posible la circulación social del virus con la limitación al máximo de la circulación vehicular, que es controlada por las fuerzas de seguridad y los municipios, pero alertó que “las barreras a los transportes puso en jaque a la cadena productiva que ya siente la necesidad de la provisión de insumos”.