Por Andrea Nallim*

Si miramos atentamente, encontraremos el hashtag #economiacircular en redes sociales y vinculado a la sostenibilidad. ¿Pero, se sabe realmente qué es la economía circular? Según la Fundación Ellen Mac Arthur “El presente modelo económico de “extraer, producir, desperdiciar” (conocido como economía lineal) está llegando ya al límite de su capacidad física. La economía circular es una alternativa atractiva que busca redefinir qué es el crecimiento, con énfasis en los beneficios para toda la sociedad.

La economía circular, entiende que los recursos son finitos y que es necesario eliminar los residuos del sistema desde la fase de diseño, acompañada por una etapa de transición a fuentes renovables de energía“

La diferencia entre economía lineal y circular es sustancial ya que la economía lineal, basada en «tomar, hacer, desechar», se apoya en el consumo de grandes cantidades de energía y de materias primas agotables. Es el modelo fundamental del desarrollo industrial tradicional, generando grandes niveles de consumo y por consiguiente de derroche de recursos y aumento de residuos.

La economía circular, es un nuevo paradigma que permite impactar positivamente en las comunidades y entender un nuevo modelo de negocio, que abre puertas también, a nuevas oportunidades para generar empresas.

En Mendoza, hay precedentes de este tipo de empresas, como por ejemplo la empresa Reciclarg Recycling Technology cuyo modelo de negocio está basado en estos principios, que permiten un impacto positivo a través de sus procesos y servicios. Esta empresa de triple impacto y certificada como empresa B desde el 2013,basa su modelo de negocios en 4 pilares: el reciclaje, la reutilización, el diseño sustentable y la concientización en residuos electrónicos y consumo consciente.

Esta empresa que empezó hace 10 años, cuyo propósito es descontaminar de residuos electrónicos la región, entendió que su modelo debía ajustarse a la regeneración de materiales y procesos, para aumentar positivamente su impacto ambiental y social, tan necesario para mejorar su Comunidad.

Por ello, Reciclarg, ha recibido múltiples premios y reconocimientos tanto locales, nacionales e internacionales como el de Naciones Unidas, Fundación Ashoka, Mayma, el Concurso Naves y el de Historias que inspiran; entre otros.

Lee también:

Para combatir el cambio climático no alcanza con las renovables, hay que apostar de lleno a la economía circular

La Maestría en Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible (MRS) propone este nuevo modelo para que los profesionales de nuestro medio trabajen en economía circular a través de sus propios emprendimientos, o como transformadores de los procesos dentro de las organizaciones en donde participan.

Las sostenibilidad, contempla dentro de sus principios, la regeneración de sus sistemas, el ciclo de vida de los materiales, entre otros, lo que se incluye perfectamente en este sistema circular que imita la sabiduría de la naturaleza para poder aplicar a los procesos y optimizar la energía.

Este nuevo paradigma, además, define a la industria 4.0, ya que este camino hacia un mundo más sostenible orienta a la cuarta revolución industrial, que será circular o no será.

*Andrea Nallim, es Master en Negocios Internacionales de Grenoble Management School (Francia). Co – Fundadora y Directora de Reciclarg Recycling Technology. Conferencista Especialista en: Sustentabilidad, Emprendedurismo y Economía Circular. En 2016, fue ganadora del premio “Green Woman in Business” que otorga Naciones Unidas