En total son unas 55 horas de vuelo ida y vuelta a Shanghai, con una escala de abastecimiento en Auckland, Nueva Zelanda. Es la primera vez que Aerolíneas Argentinas vuela al continente asiático.

Aerolíneas Argentinas inicia esta tarde el vuelo especial a Shanghái, China, con el objetivo de traer insumos médicos y materiales de uso preventivo para hacer frente a la pandemia de coronavirus y que se suma a otros coordinados por Cancillería, con el mismo fin, desde el gigante asiático.

El Airbus 330–200, reacondicionado especialmente para el transporte de la carga, despegará de Ezeiza a las 18.30 con 21 tripulantes, cuatro comandantes, ocho pilotos, dos despachantes operativos, dos especialistas en cargas, tres técnicos aeronáuticos, un inspector y una despachante de aeronaves.

Esto se debe a la gran cantidad de etapas de vuelo, las diferencias de huso horario y a que los trabajadores no podrán salir de la aeronave durante toda la operación (a los fines de cumplir con las normativas de aislamiento), por lo que deberán alimentarse y dormir dentro del avión.

El objetivo será traer 13 toneladas de insumos críticos, entre los cuales se encuentra material sanitario y de protección para las tareas de prevención contra el Covid-19, que fueron requeridos por el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

El vuelo a Shanghái constituye “una operación sin precedentes en los 70 años de historia de la compañía, ya que durará alrededor de 55 horas, con seis horas de trabajo en el aeropuerto de la capital comercial china para la estiba de los materiales médicos y recorrerá 38.200 kilómetros entre ida y vuelta, atravesando tres continentes”, indicaron fuentes de la compañía de bandera.

Está prevista una escala de abastecimiento en Auckland, Nueva Zelanda, antes de llegar al destino, en tanto que el regreso está previsto para el 18 de abril.

Lee también: LAS EMPRESAS QUE CAMBIARON SU LÍNEA DE PRODUCCIÓN PARA AYUDAR EN LA PANDEMIA

Debido a la gran cantidad de material que será transportado, durante el fin de semana los equipos técnicos y comerciales de Aerolíneas trabajaron para reacondicionar la cabina de pasajeros con el uso de mallas contenedoras para ampliar la capacidad de carga de la aeronave (más allá de la utilización del espacio en bodega), que se consiguió incrementar en un 84%.

Al tratarse de la primera vez que Aerolíneas realiza un vuelo hacia el continente asiático y teniendo en cuenta las distancias a cubrir y las características propias de la aeronave, se realizó un análisis específico de las rutas aéreas para determinar cuál era el recorrido más eficiente.

Finalmente, se decidió que el avión se dirija hacia el oeste cruzando el Océano Pacifico, prácticamente en una línea recta sobre Isla de Pascua y realizando una carga de combustible en el aeropuerto de Auckland, para emprender desde allí el trayecto hacia Shanghai.

“Se trata de un hecho inédito en la historia de la compañía. Quiero felicitar a todos los profesionales de Aerolíneas Argentinas por el trabajo realizado para habilitar, acondicionar y preparar estos vuelos especiales puesto al servicio del país y, por ende, de todos los argentinos”, explicó Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas.

El vuelo se suma a las 48 operaciones especiales que programó la empresa y que desde el 18 de marzo permitieron el regreso al país de más de 16.000 argentinos con vuelos desde Miami, Madrid, Punta Cana, Cancún, Bogotá, Quito, Lima, San Salvador de Bahía, Rio de Janeiro, San Pablo, Porto Seguro y Florianópolis.

Fuente: Télam