Vence el jueves

El Gobierno extendió el plazo para anotarse. Entre los beneficios hay créditos a tasa 0 y pago de salarios.

Sin haber comenzado, el programa de ayuda para el trabajo y la producción (ATP), aprobado por el Poder Ejecutivo originalmente a través del decreto 332, fue modificado en varios de sus puntos.

La nueva medida dispuesta por un nuevo decreto (376) realiza cambios sustanciales con relación al anterior, que casi no llegó a regir.

Se agrega a todos los empleados de las empresas privadas al programa de apoyo en el pago de los salarios, estén o no en convenio colectivo de trabajo, anteriormente estaba limitado únicamente a los que encuadraban bajo un convenio colectivo.

Por otro lado, cambia el importe de la ayuda que dará el Estado para el pago de sueldos, que ahora puede llegar hasta el equivalente a dos sueldos mínimos o sea $ 33.750.

No se distingue a las empresas, para la obtención de los beneficios, por la cantidad de empleados en relación de dependencia que posean ni por su tamaño.

Habrá nuevos beneficios para los Monotributistas y para los contribuyentes autónomos. Se cambia la condición sobre los datos de facturación, ahora será considerado el hecho de haber tenido una sustancial reducción en su facturación con posterioridad al 12 de marzo de 2020.

Cómo es el nuevo programa

El Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) consistirá en la obtención de uno o más de los siguientes beneficios:

1) Postergación o reducción para el mes de abril de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino. El porcentaje total de esta contribución actualmente es del 10,77%. La contribución patronal total que abona un empleador para la seguridad social llega al 18%, en la medida que se encuentre inscripta como Micro, Pequeña y Mediana Empresa.

2) Salario Complementario: asignación abonada por el Estado Nacional para los trabajadores y las trabajadoras en relación de dependencia del sector privado. El monto de la asignación será equivalente al 50% del salario neto (de bolsillo) del trabajador o de la trabajadora correspondiente al mes de febrero de 2020, no pudiendo ser inferior a una suma equivalente a un salario mínimo, vital y móvil ($ 16.875) ni superar dos salarios mínimos, vitales y móviles ($ 33.750), o al total del salario neto correspondiente a ese mes. Esta asignación compensatoria al salario se considerará a cuenta del pago de las remuneraciones. Por ejemplo, si un empleado en el mes de febrero percibió de sueldo neto $ 50.000, el Estado hará un aporte de $ 25.000 para abonar el próximo sueldo. Este importe está dentro de los dos límites del salario mínimo vital y móvil.

Lee también:

3) Crédito a tasa cero para las personas adheridas al Monotributo y para los trabajadores autónomos, con subsidio del 100% del costo financiero total. Faltan que se determinen las condiciones y los requisitos para poder acceder al beneficio. Este crédito consistirá en una financiación a ser acreditada en la tarjeta de crédito del beneficiario o de la beneficiaria. El monto de la financiación no podrá exceder una cuarta parte del límite superior de ingresos brutos establecidos para cada categoría del Monotributo con un límite máximo de $ 150.000. El financiamiento será desembolsado en tres cuotas mensuales iguales y consecutivas. A cada cuota se adicionará el monto equivalente al pago de las sumas totales que los trabajadores y las trabajadoras deben abonar por los períodos mensuales resultantes en concepto de impuesto integrado y cotizaciones previsionales a cargo de los contribuyentes adheridos al monotributo o de aportes previsionales obligatorios del régimen de autónomos.

4) Sistema integral de prestaciones por desempleo: los trabajadores y las trabajadoras que reúnan los requisitos previstos podrán acceder a una prestación económica por desempleo. Se elevan los montos de la por desempleo a un mínimo de $ 6.000 y un máximo de $ 10.000.

Los beneficios para los trabajadores y autónomos, podrán mantenerse hasta el mes de octubre de 2020, en la medida que continúen las dificultades de la crisis sanitaria por la caída de la actividad económica.

Cómo acceder a los beneficios

La Resolución General de la AFIP 4702, publicada en el Boletín Oficial, dispuso reabrir la inscripción desde el 21 hasta el día 23 de abril para los empleadores que pretendan acceder a los beneficios del programa ATP.

Previamente, los empleadores inscriptos en el ATP deberán cargar la CBU de sus empleados y el código del convenio colectivo de trabajo. La información hay que brindarla desde la página Web de la AFIP, ingresando con la clave fiscal, dentro del servicio denominado “Simplificación Registral Empleadores”.

Los empleadores para poder adherir a los beneficios tienen que registrarse con clave fiscal (se necesita nivel de seguridad 3) en el servicio que funciona desde la página Web de la AFIP, denominado “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción – ATP”, hasta el 23 de abril.

Luego, tienen que suministrar, hasta esa misma fecha, la información económica que está vinculada con las ventas (sin impuestos) facturadas en el período comprendido entre el 12 de marzo y el día 12 de abril de los años 2019 y 2020. La AFIP podrá solicitar más información para hacer el análisis de la situación del contribuyente, comunicándolo en el domicilio fiscal electrónico que tiene registrado ante la AFIP.

El primer paso de registración únicamente permite aceptar compartir los datos con otros organismos e imprimir un formulario que sirve como constancia del trámite realizado. Luego, ingresando en el segundo paso, se puede obtener el resultado de inscripción a los beneficios.

Los empleadores que se inscriben tienen la posibilidad de postergar a junio el pago de las contribuciones patronales destinadas al Sistema Previsional Argentino (SIPA) de marzo, con un pago que tendrá que realizarse sin intereses.

Los requisitos

El Comité de Evaluación del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción, a través de la Decisión Administrativa 591 (publicada este miércoles en el Boletín Oficial) definió cuáles son los requisitos que tienen que cumplir las empresas para poder acceder a los beneficios que otorga el gobierno.

El beneficio de apoyo del salario será para los sueldos devengados en abril. Y la actividad debe estar incluida dentro de las que fueron definidas y que se encuentran subidas en la página Web de la AFIP.

Se exige que no haya habido incrementos en los montos de facturación de la empresa, comparando el período que va desde el 12 de marzo al 12 de abril del 2020 con el del año 2019, en términos nominales.

Este punto es cuestionable, porque deja de lado la inflación anual, que superó el 50%.

Por otro lado, quedarían afuera del beneficio las empresas que superen los 800 empleados, considerados al 29 de febrero de 2020.

Para los empleadores que en su plantilla salarial tengan más trabajadores, para poder acceder a los beneficios tendrá que analizarse su situación financiera y de calificar, se pondrán los siguientes requisitos:

1) no podrán distribuir utilidades por los períodos cerrados a partir de noviembre de 2019

2) no podrán recomprar sus acciones ni adquirir títulos en pesos para posterior venta en moneda extranjera. Esto es, no podrán comprar dólar Bolsa o contado con liqui.

3) no podrán realizar erogaciones con vinculados que residan en paraísos fiscales.

Para calcular el límite de trabajadores, tendrán que detraerse las desvinculaciones laborales ocurridas hasta el 20 de abril de este año.

La ayuda para las empresas, por parte del Estado, consiste en el depósito en la CBU que tiene registrada cada trabajador en la opción “Simplificación Registral Empleadores”, que funciona desde la página Web de la AFIP.

Fuente: Clarín