Desde que el Gobierno determinó el aislamiento social preventivo y obligatorio —que arrancó el 20 de marzo y hasta el 26 de abril, por ahora— los comercios de actividades “no esenciales” tuvieron que buscar alternativas para sostener al menos un mínimo nivel de ventas que los ayuda a subsistir.

A las opciones de delivery, algunos comenzaron a sumar las “compras futuras”: le ofrecen a sus clientes la opción de concretar una compra durante la cuarentena, con algún beneficio, para poder consumir después, cuando no haya restricciones.

Hay productos y servicios que no pueden venderse por comercio electrónico o por delivery. Es el caso de bares, centros de estética e incluso librerías. Este tipo de comercios está ofreciendo a través de sus redes sociales —o de nuevas plataformas nacidas por la cuarentena— compras con beneficios para ser consumidas poscuarentena. Como son compras casi “a ciegas”, apelan al apoyo de los clientes que ya los conocen.

Algunos casos: el bar Doppenganger, en el barrio de San Telmo, venden cócteles a mitad de precio; la cervecería Tacuara, con varios locales en Palermo, Devoto, Escobar, Rosario y Tucumán, tiene una promo de una pinta a $175 pero con la opción de recibir otra igual al canjear el voucher, que es un código QR. La propuesta de la Librería Dickens, en la avenida Corrientes, es comprar un bono por $300 que luego valdrá $500 cuando reabra el local.

“Arrancamos con esta promo el 23 de marzo, cuando empezó a cuarenta fuerte. Nosotros ya veníamos con una baja muy grande de ventas desde antes, con la cuarentena light, porque la avenida Corrientes sin turistas, teatros, administración pública y tribunales, no existe. Nos cayó un 75% la venta”, explicó Mariano Arzadun, socio gerente de la librería Dickens.

Estamos cerrados, pero los gastos siguen corriendo, alquileres, expensas, servicios e impuestos, que son muy altos en estas ubicaciones centrales. La gente empezó a responder desde el principio, porque nos conocen o son clientes habituales. Por eso a pesar de que no estamos mostrando qué libros se van a llevar, confían en encontrar buenos títulos. Aunque la relación con la venta normal es mínima, nos ayuda a seguir pagando algunos gastos y a estar en movimiento. Estamos muy agradecidos”, agregó.

Para facilitar estas iniciativas, un grupo de tres amigos creó la plataforma Compra Futura. En el comienzo buscaron ayudar a familiares que tenían comercios pero ya tienen más de 4.600 locales adheridos en todo el país y la página fue visitada por unas 500.000 personas. Esta plataforma digital les permite a los negocios —incluso a los que nunca antes habían vendido por Internet— ofrecer a sus una compra promocional: se paga ahora (a través de Mercado Pago) pero se podrá consumir recién al finalizar la cuarentena.

 Como son compras casi “a ciegas”, apelan al apoyo de los clientes que ya los conocen.

La solución es 100% gratuita para los pequeños negocios. ”, explicó a Infobae Manuel Gómez Pizarro, uno de sus fundadores. “Encontrás comercios que están haciendo su primera experiencia en comercio electrónico pero también se fueron sumando grandes cadenas y estamos haciendo alianzas con Gobiernos provinciales y cámaras sectoriales, para promocionar la plataforma”, agregó. A los comercios con menos experiencia, les brindan un curso acelerado para vender por Internet a través de tutoriales.

Lee también: EL GOBIERNO NACIONAL LANZÓ LA RED DE ASISTENCIA DIGITAL PARA PYMES

Durante el mes pasado, donde hubo solo 12 días de cuarentena, las ventas de los comercios minoristas se desplomaron un 48,7% según un relevamiento de la CAME entre 1.100 locales. En abril, la caída será aún más fuerte.

Para los bares y restaurantes, uno de los rubros más golpeados, también se desarrollaron plataformas apoyadas por marcas. Una de ellas es Otra Ronda, donde los clientes pueden comprar un “trago a futuro” y está auspiciada por Gancia. Allí se puede elegir un bar, comprar un trago futuro —hasta dos tragos por persona— y la marca les regala otro. Al finalizar, reciben un código QR válido por dos tragos.

Otra propuesta similar es Stella Artois que lanzó la web Ayudá a un restaurante. En este caso, se ofrece adquirir un voucher en un local gastronómico para disfrutar de una comida una vez finalice la cuarentena obligatoria. La marca de cerveza duplicará el valor del voucher. “El restaurante recibirá el doble de lo que pagó el comprador, y el comprador también será beneficiado con el doble del valor adquirido para consumir en el local una vez que reabra sus puertas”

Fuente: Infobae