Por Jorge L. Atencio

De pronto todo cambió, de manera inesperada y no estábamos preparados.

Dicen que en toda crisis siempre surgen oportunidades, claro que sí, y más allá de la política, la economía, siempre pero siempre va depender de cada uno de nosotros, de nuestra capacidad de reinventarnos, de resiliencia, de despertar de un mal sueño, abrir los ojos y mirar hacia adelante de manera optimista.

Pero con ser optimista, con eso solo, no alcanza, ahora ni nunca, si ésta no va acompañada de la acción.

Pensar, hacer, intentar, ir, volver a intentar, cambiar, caer, levantarse, reinventarse, transformarse, corregir, achicarme, crecer, evolucionar, resetearse… desaprender, aprender, aceptar, innovar y decidir…

Una de las acciones que seguramente tendremos que encarar es la de “Transformación” Y en este contexto, la tecnología pasó de ser una opción deseada en una perspectiva evolutiva a convertirse en una urgencia, en una necesidad imperiosa en el aquí y ahora.

La pregunta del millón, para las fábricas, en particular para las pymes ¿Podrán afrontar el desafío en medio de la pandemia?

Nuevos modelos de negocios se vienen….