La Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina – FECACERA-, la cual es presidida por la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba hizo llegar al Canciller Felipe Solá,  al Embajador Jorge Neme – Secretario de Relaciones Económicas Internacionales y a la Embajadora María del Carmen Squeff – Subsecretaria del MERCOSUR y Negociaciones Económicas Internacionales una nota expresando su preocupación respecto del retiro de la República Argentina de las negociaciones en marcha con sus socios del Mercado Común del Sur (Mercosur) para la concreción de tratados de libre comercio con diversos países.

En tal sentido desde dicha entidad expresaron lo siguiente: “sentimos profunda preocupación por el retiro de la República Argentina de las negociaciones en marcha con sus socios del Mercado Común del Sur (Mercosur) para la concreción de tratados de libre comercio con la República de Corea del Sur, entre otros Estados.Como actores del comercio exterior de nuestro país, sostenemos la defensa irrestricta del Bloque como un factor decisivo para el crecimiento de nuestra economía y como una vía efectiva para revertir nuestra posición como una de las seis economías más cerradas del mundo.Si bien puede parecer razonable como argumento para el retiro de las negociaciones la excepcionalidad del contexto generado por los efectos provocados por la pandemia de COVID-19, consideramos que se trata de una decisión que afecta seria y profundamente tanto los vínculos con nuestros socios del Bloque Regional como así también los principios básicos de institucionalidad para la toma de decisiones cuya magnitud e implicancias futuras requiere tratar con la mayor rigurosidad.

Respecto de la relación con los demás Estados partes del Mercosur, sugerimos enfáticamente que toda diferencia que la República Argentina pueda tener, la manifieste desde el ejercicio regular de su banca y con los instrumentos y mecanismos formales que prevén los acuerdos que, bien vale recordar, gozan de jerarquía constitucional.(…)

Destacamos la importancia de una integración inteligente con el mundo como camino legítimo que nos permitirá generar mayor riqueza, desarrollo sostenible y empleos de calidad, en especial atendiendo a las secuelas económicas y sociales que generará la crisis humanitaria de la Pandemia”.

Ver la nota aquí