Desde el aislamiento, fue exponencial el crecimiento que tuvo el cheque electrónico en el mercado de capitales.

Desde que empezó la cuarentena, el 20 de marzo, fue exponencial el crecimiento que tuvo el cheque electrónico en el mercado de capitales.

“La ventaja es que cualquier empresa puede financiarse a tasas de entre 5 y 10% anual a 180 días de plazo y a entre 15 y 20% anual a plazos superiores a 180 días, lo que es muy por debajo de las tasas de mercado al que las pymes puedan acceder”, advierte Pablo Pereyra, gerente general de Acindar Pymes, que avaló más de $ 400 millones en Echeqs desde el comienzo de la cuarentena, y concentró la mayor parte del segmento, alrededor del 25% del total negociado. Incluso, avaló el primer e check de la historia en el mercado de capitales a una pyme rosarina el mes pasado.

“De este modo, las empresas pudieron disponer de financiamiento cuando las medidas de aislamiento se lo impedían. Esta herramienta permite disminuir costos y tiempos, ya que desde una manera remota se puede hacer todo el proceso, empezando por la emisión de un cheque, ya sea propio o que reciban por parte de sus clientes. A través del Home Banking, lo envían a la plataforma de Caja de Valores y desde ahí lo negocian con la SGR”, detalla.

A su juicio, lo positivo de la herramienta es que permite hacer hasta 99 endosos del cheque, además de la reducción de costos logísticos, sobre todo para empresas alejadas de las grandes ciudades.

“Junto a Caja de Valores trabajamos intensamente para que el Echeq se pueda negociar en todos sus segmentos. Procedimos con la habilitación operativa de los cheques electrónicos Directo Garantizado y Cadena de Valor, opciones que se suman al segmento Avalado por SGR así la pyme dispone de las mismas opciones que con los cheques de pago diferido de forma 100% digital”, destalla Fernando Luciani, CEO del Mercado Argentino de Valores (MAV).

Lee también:

Luciani describió que MAV está gestionando soluciones para la negociación de Cheques de Pago Diferido, principal instrumento de financiamiento pyme: “Implementamos una serie de alternativas para recibir los cheques con el menor traslado posible de nuestros agentes. De esta manera buscamos recomponer los volúmenes operativos que vimos durante los primeros días de la cuarentena”.

El CEO del MAV sostuvo además que hay un trabajo muy coordinado con el BCRA, Comisión Nacional de Valores y Caja de Valores para potenciar la financiación de las pequeñas y medianas empresas. “Todos los mercados, tanto BYMA, MatbaRofex, MAE y MAV, están trabajando bajo esta misma modalidad remota y los resultados visto hasta el momento son muy satisfactorios”, comenta Luciani.

De esta manera, el Echeq se incorpora al ecosistema de instrumentos financieros como los cheques de pago diferido en múltiples segmentos de negociación, pagarés, ON pymes y facturas de crédito electrónicas, generando oportunidades de financiamiento para las Mipymes a la vez que atractivos productos de inversión, resaltaron desde MAV; único mercado especialista en financiamiento para las pequeñas y medianas empresas y las economías regionales.

El cheque electrónico es una innovación promovida por el Banco Central de la República Argentina con el objetivo de simplificar las operaciones y reducir sus costos, instrumento reglamentado mediante la Comunicación A6578 del BCRA. Los Echeq se negocian en MAV sin perjuicio sobre la vigencia de los Cheques de Pago Diferido en formato papel, que son actualmente el principal instrumento de financiación Pyme con un total de $96.500 millones operados durante 2019.