Más de 750.000 personas ya se han descargado Covid Symptom Tracker, una aplicación que les pregunta diariamente por sus síntomas. La información recopilada podría ayudar a entender por qué la COVID-19 resulta mortal para algunos e imperceptible para otros, y dónde está a punto de producirse un brote.

La noticia: Una nueva aplicación que lanzada recientemente en EE. UU. ayudará a los investigadores a comprender mejor el coronavirus (COVID-19) al monitorizar su propagación en tiempo real. La app, llamada Covid Symptom Tracker, ya está disponible en Reino Unido y ha sido descargada por más de 750.000 personas.

¿Para qué sirve? Fue desarrollada por King’s College de Londres (Reino Unido) para controlar los síntomas del coronavirus entre los participantes de una investigación iniciada décadas, cuyos sujetos son miles de gemelos y sus familias y que tiene por objetivo determinar la importancia de los genes. Pero, ante la crítica situación de la pandemia actual, los investigadores han decidido ponerla a disposición de la sociedad general. La idea consiste en que los investigadores comprendan mejor la rapidez con la que se propaga el virus en ciertas áreas, dónde están los lugares críticos y quién está en mayor riesgo. Esto será posible gracias a la recopilación de datos de muchas personas y la posterior vinculación de los síntomas con las condiciones de salud subyacentes. Y, lo más importante, la información recabada por la app podría ayudarnos a entender por qué algunas personas se ponen gravemente enfermas con el coronavirus, mientras que solo otras experimentan síntomas leves.

Lee también:

¿Cómo funciona? Los usuarios deben introducir su nombre, domicilio, altura, edad y peso; cualquier patología previa como asma o diabetes, si toman medicamentos como inmunosupresores o ibuprofeno, y si usan silla de ruedas. Luego se les pregunta si se han realizado una prueba de coronavirus, cómo se encuentran en esos momentos y si experimentan síntomas como tos, dolores de cabeza o problemas respiratorios. Los participantes deben responder a estas últimas tres preguntas todos los días. Los investigadores que desarrollaron la aplicación prometen que los datos serán “utilizados estrictamente para investigación de salud pública o académica” y “no serán utilizados comercialmente ni serán vendidos a terceros”.

El potencial: Obviamente, la aplicación solo será útil si la usan personas suficientes como para extraer conclusiones significativas. Con suficientes datos, los investigadores creen que podrían desarrollar una alerta temprana de dónde se están concentrando los síntomas y, por lo tanto, dónde podrían empezar los brotes. La app podría ser aún más efectiva si se combina con los datos recopilados de otras fuentes, como la reciente encuesta realizada por Google en nombre de la Universidad Carnegie Mellon (EE. UU.), o tal vez con los datos de la aplicación desarrollada por el Gobierno de Corea del Sur, que permite a los ciudadanos comunicar sus síntomas.

Fuente: TyNMagazine