El avance de la moneda digital china podría marcar un antes y un después en el marco económico mundial.

El principal enemigo del renminbi: el dólar.

Antes de comprender el objetivo de China para lanzar su moneda digital e-RMB, vale la pena primero tener un contexto de las razones por las cuáles el dólar estadounidense se ubica en el primer lugar.

El dólar sigue siendo la principal divisa a nivel mundial, a pesar de que no muchos ven con buenos ojos a EE.UU., sobre todo por la gran deuda que tiene, la cual es de 22 billones de dólares, según un reporte del propio gobierno. Sin embargo, en época de crisis, el dólar durante décadas ha representado el refugio más destacado y la divisa principal para intercambio. Asimismo, en los últimos años, el dólar se volvió muy atractivo debido a que las FED aumentó sus tasas de interés y eso lo ha hecho más atractivo para los inversionistas debido a que los rendimientos por invertir en dólares se han aumentado.

La posición dominante del dólar se enfoca principalmente para el comercio internacional y transacciones financieras, por esta razón es que el dólar se ocupa como una moneda de reserva puesto que, si el patrón utilizado es el dólar, lo más probable es que exista una gran cantidad de dólares en reserva. Esto le ha traído bastantes beneficios a su economía, sobre todo para ofrecer precios atractivos en bonos del ahorro de gobierno; sin embargo, esta situación no representa un beneficio a una gran cantidad de países que se encuentran en vías de desarrollo. Al final, el dólar no resuelve muchos de los problemas económicos de los países como la deuda o el déficit. De hecho, es probable que para algunos países sea todo lo contario y que resulte un gran conflicto ocasionando problemas monetarios, los ejemplos más destacados son Venezuela y Argentina.

Por el lado de China, en los años ochenta, el país no se encontraba en las mejores circunstancias económicas, pero con el paso de los años, buscó un crecimiento acelerado adoptando en ciertos aspectos un sistema capitalista (aunque no en todos los contextos, principalmente en el orden social). A nivel mundial, ha hecho un esfuerzo por posicionar su moneda con el objetivo de destacar su potencial económico estableciendo acuerdos para intercambiar divisas con algunos países de América como Brasil y Canadá. En 2017, estableció un sistema para poder realizar la compra de petróleo utilizando su moneda.

En el presente, China tiene un buen posicionamiento, según el sitio Trade Map, el valor exportado de China en 2019 fue de 2.498.569.866 mil USD superando a los Estados Unidos y con una participación de exportaciones a nivel mundial de 13.3%.

El e-RMB, ¿qué es y cómo funciona?

De todo lo que sabemos hasta ahora, el e-RMB o el también conocido como el “yuan digital”, es una moneda digital que utiliza la tecnología de las criptomonedas, es decir, la tecnología blockchain pero que, a diferencia de las criptomonedas descentralizadas como bitcoin, esta se encuentra regulada y avalada por el gobierno, en este caso, por el gobierno en China y se espera que sea la versión electrónica del renminbi. El Banco Popular de China (PBOC) pretende que las transacciones comerciales se realicen a través de esta moneda digital.

Si bien es cierto no tenemos un conocimiento absoluto del funcionamiento del e-RMB, el hecho de que sea desarrollada a través de la tecnología blockchain, nos permite tener un conocimiento parcial sobre la forma de aplicación, es decir, permitirá las transferencias bajo un sistema P2P (persona a persona), de manera más rápida y en cualquier momento; además de que permitiría el rastreo y autenticación del origen de los activos financieros, haciendo que las transacciones sin contacto sean más eficientes y transparentes. Sobre la tecnología blockchain y el protocolo que podrían utilizar, lo primero que se puede afirmar, es que será un protocolo diferente al de bitcoin; no perdamos de vista que, semanas anteriores, el PBOC emitió estándares para el uso o desarrollo de blockchain, lo cual nos da indicios de que, las autoridades, ya cuentan con niveles de implementación avanzados y con sus propias reglas. El hecho de que China haya emitido sus propios estándares sobre el desarrollo blockchain, deja entrever que el interés e investigación respecto a la tecnología no es nuevo. Como sabemos, desde hace algunos años, la postura de China respecto a los criptoactivos o a las empresas asociadas con el ecosistema ha sido hostil y, aunque en diversas declaraciones se han pronunciado a favor de blockchain, esto no es un sinónimo de que el gobierno de China esté a favor de bitcoin u otros criptoactivos, mucho menos si son redes descentralizadas.

Por el lado financiero, Instituto de Investigación de Monedas PBOC, indicó, en un documento publicado, que el valor equivalente a los billetes y monedas en circulación (China Daily, 2019). En un comunicado de la cuenta oficial de WeChat, se señaló que el renminbi digital en un inicio ofrecería el dinero digital a bancos comerciales u otros operadores y que las personas, podrían depositarlo en sus billeteras digitales. Asimismo, se ha dicho que no se emitirán grandes cantidades para que no provoque un problema de inflación y las instituciones deberán reservar el equivalente.

Aunque no sabemos con a ciencia cierta el funcionamiento, tenemos datos de organismos internaciones sobre cómo podría funcionar. Por ejemplo, el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés) ha indicado que existen tres modelos de CBDC:

  1. Modelo directo: las personas obtienen directamente del Banco Central la moneda digital y es el Banco quien lleva el registro de todas las operaciones realizadas en tiempo real.
  2. Modelo indirecto: Los usuarios confían en el intermediario que cuenta con la moneda digital del banco central
  3. Modelo mixto: las personas pueden tener acceso a la moneda digital a través del Banco Central y también a través de una institución financiera.

De los modelos anteriores, es probable que China utilice un modelo mixto, puesto que, como se mencionó, el objetivo es que interactúe con otros sistemas de pago como WeChat.

¿Dónde se ha implementado y con qué resultados?

La información existente, ha revelado que el Banco Central ha hecho pruebas internas en ciudades como Suzhou, Shenzhen y Xiong’an y buscan realizar más pruebas en otras ciudades previo a los Juegos Olímpicos. Existe información de que empresas pequeñas como cafés y restaurantes en Xiong’an han participado en las pruebas, así como bancos estatales. Por ejemplo, la ciudad de Xiongan la usará principalmente en servicios de compensación y en Shenzhen, los empleados del banco podrán pagar sus impuestos, según un reporte de Sichuan Newsnet.

Otro dato que se sabe es que, al parecer, se ha solicitado a los empleados del gobierno local de Xiangcheng de Suzhou, la instalación de billeteras digitales en sus teléfonos celulares, para la recepción de salarios a través de cuentas que concentran los Bancos más grandes del país (Banco de China, Banco de Construcción de China, Banco Agrícola de China y Banco Industrial y Comercial de China). Con ello, una parte de sus salarios se pagarían en moneda digital del banco central. Además, se espera que el yuan digital sea compatible con plataformas como WeChat Pay y Alipay, que son de las opciones más destacadas para realizar pagos en línea a nivel mundial.

Sobre los resultados, por ahora no hay mucho qué decir puesto que es un proyecto cerrado que aún se encuentra en pruebas y no tenemos comunicados oficiales sobre cómo se ha aplicado y los resultados que pudiera estar dando.

¿Qué implica para la economía digital que China lance este proyecto?

Desde el anuncio de la criptomoneda de Facebook, Libra, China aceleró el desarrollo del proyecto probablemente por los riesgos que implica el que un gigante tecnológico como Libra, emita su propia moneda y pueda tener una penetración fuerte en el mercado.

Es probable que este nuevo orden monetario sea una respuesta de China hacia los Estados Unidos no olvidemos que, desde 2018, ha existido una guerra comercial la cual consistió en la imposición de aranceles de aproximadamen