Durante los últimos años Argentina ha destacado por ser uno de los países con mayor interés por el mundo de las criptomonedas, y entre ellas, es el bitcoin que se posiciona como moneda líder dentro del mundo cripto.

Uno de los precursores más famosos del mundo de las criptomonedas en Argentina, Mariano Conti, llevó a cabo un podcast titulado “The Rise of MakerDao: A Personal Journey” sobre cómo la moneda ha ido avanzando en el país.
El jefe de contratos inteligentes de MakerDao, afirma que la moneda ya lleva en establecida en Argentina bastante tiempo y ha sido utilizada por trabajadores freelancers como forma de obtener ingresos de empresas de los Estados Unidos y Europa de forma que estos cobros no se viesen afectados por el peso argentino y se pudiesen mantener sin ningún tipo de cambio de divisa. Con el paso del tiempo, su usabilidad se ha ido transformando, y ahora son muchos argentinos los que ven en el bitcoin una divisa fuera de los efectos políticos del país.

Argentina y el Bitcoin en la actualidad

El uso del BTC se ha ido adaptando a los tiempos y a las necesidades de los usuarios. En el caso de Argentina, un país azotado por una de las mayores crisis financieras de Latino América, el valor del bitcoin se ha disparado.
Los mercados argentinos se ven envueltos por un incumplimiento de pago de la deuda externa que la nación no puede pagar. Argentina lleva azotada por inestabilidad política y social desde los años 90, cuando el gobierno de Carlos Menem aprobó la Ley de Convertibilidad, que quitaba al país control sobre la emisión de pesos si no había un correspondiente incremento de los dólares en las reservas. El Banco Central se quedó incapacitado para hacer política monetaria y su método de financiación pasaba a ser los impuestos y la emisión de deuda.

En la actualidad, la situación financiera está afectada principalmente por el deterioro de las reservas de dólares del Banco Central que ha afectado consecuentemente a la depreciación del peso. La nación andina se encuentra en una situación donde ha pedido préstamos al FMI de más de 5400 millones de dólares y extensiones de su deuda.
El país, que lleva dos años en recesión, hace perder cada vez más la confianza de sus inversores, los cuáles ven en el bitcoin una forma de salida. Es así como la criptomoneda se ha convertido en un activo fiable y poderoso ante las amenazas de deflación del peso argentino.

Impuesto PAIS hace que la compra de Bitcoin se dispare

Los esfuerzos del gobierno argentino para frenar la crisis financiera hicieron poner en marcha a finales del 2019 el llamado “Impuesto PAIS”, con el que el gobierno pretendía así poner un impuesto del 30% sobre la compra de moneda extranjera. Los representantes de la nación querían así frenar el uso del dólar y incentivar el movimiento del peso argentino.
Una semana después de que la medida se implantase, el intercambio de BTC llegó a alcanzar su máximo histórico superando los 21 millones de dólares. Esto fue debido a que el precio del BTC no fue afectado por ese 30% de impuestos, y los usuarios decidieron utilizar la moneda como refugio ante las medidas implantadas.

El 31 de octubre de 2019, el gobierno puso en marcha una nueva restricción para frenar el uso de BTC, con la que se restringió las compras de criptomonedas con tarjetas de crédito. Una medida para reforzar los controles ya impuestos por la institución.

En definitiva, las restricciones en el intercambio de monedas digitales suponen una de las últimas medidas con las que el gobierno de Argentina piensa impulsar la economía nacional, pero jugando con la confianza de los inversores.

Por otra parte, los argentinos siguen haciendo uso de BTC en estos momentos de pandemia y en un mercado de criptodivisas más activo que nunca, dominado aún por el dólar estadounidense. El bitcoin sigue haciendo jaque al sistema bancario del país ofreciendo una divisa que no está afectada por ningún gobierno ni entidad fiscal y es totalmente independiente. Habrá que ver si el Banco Central termina proponiendo más medidas para frenar su uso, o si, al contrario, da marcha atrás.