Desde la Cámara de la Mediana Empresa, solicitaron un rescate financiero. Aseguran que las Pymes disminuyeron un 80% sus ventas.

El vicepresidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Ricardo Diab, afirmó hoy que se necesita “un rescate financiero y un aporte mayor de cobertura del Estado para la supervivencia de las pymes, que han disminuido en un 80% sus ventas” como consecuencia de la crisis económica derivada del coronavirus.

“Incluso las empresas que estuvieron abiertas sufren la baja del consumo, que no supera el 35% y se amesetó por el temor a la pandemia, la incomodidad para movilizarse y la falta de poder adquisitivo”, dijo Diab en declaraciones a radio La Red.

El empresario ponderó la vigencia del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), pero advirtió que no más del 50% pudo acceder.

“Los problemas no son sólo por el pago de salarios, también por las deudas con proveedores, con la AFIP, el pago de alquileres y expensas, y con este nivel de ventas después de más de dos años de caídas es muy difícil sostener la empresa”, indicó el empresario.

El directivo de CAME resaltó además que sólo 20% de las compañías recibió los créditos al 24% de tasa para el pago de nóminas salariales, aunque destacó los diferimientos fiscales y otras ayudas nacionales, provinciales y municipales.

Diab precisó, en cambio, que apenas 10% obtuvo los préstamos a tasa cero, ya que a la mayor parte de los solicitantes se los negaron, les pidieron mayores requisitos y les impusieron trabas burocráticas, “mientras muchos ni siquiera lo pidieron porque no sabían cómo devolverlo”.

El empresario aclaró por último que la CAME no tiene posición tomada sobre la propuesta de postergar la fecha del próximo Día del Padre, pero consideró que “si para la mayoría podría generar un alivio, estaríamos acompañando”.