Form Energy, fundada a finales de 2017, busca abordar uno de los problemas más difíciles de la energía renovable: cómo hacer que esté siempre disponible.

El primer proyecto de Form Energy quiere llevar el almacenamiento hasta las 150 horas. La empresa de servicios públicos de Minnesota, Great River Energy, usará la nueva tecnología de almacenamiento respaldada por Bill Gates para reemplazar el carbón por el viento regulable.

Form Energy, la empresa de nueva creación respaldada por Gates, ha asegurado su primer contrato de servicios para una nueva tecnología de almacenamiento de energía de larga duración.

Un grupo de veteranos de la industria del almacenamiento y científicos del MIT fundaron Form Energy a finales de 2017 para abordar uno de los problemas más difíciles de la energía renovable: cómo hacer que la energía renovable esté disponible siempre que se necesite.

Al principio de este proyecto, el fundador y antiguo jefe de almacenamiento de Tesla, Mateo Jaramillo, lo describió como un “proyecto de una década”. Pero todo fue más rápido de lo esperado.

El proyecto

Es común que las baterías de iones de litio en el mercado actual descarguen su capacidad total hasta cuatro horas, el proyecto de 1 megavatio de Form lo hará hasta 150 horas, un logro sin precedentes para la industria del almacenamiento.

Great River Energy, el segundo mayor proveedor de energía en Minnesota, quiere eliminar gradualmente la energía generada con carbón, añadir 1.100 megavatios de nueva capacidad eólica y aumentar las compras de renovables en el mercado, lo que dará como resultado un mix eléctrico más barato, un 95% libre de carbono.

La empresa de servicios públicos buscó un recurso que asegurara una energía fiable y que al mismo tiempo lograra un alto retorno de la inversión y un bajo coste de la energía.

Form Energy llevó a cabo lo que Jaramillo llamó un análisis de “co-optimización compleja” usando su programa propietario Formware, diseñado para modelar los sistemas de energía altamente variables del futuro.

Después de comparar el almacenamiento barato de iones de litio, las diferentes versiones de la tecnología de Form y otras opciones, la conclusión a la que se llegó fue un almacenamiento de 150 horas.

El sistema está diseñado para funcionar durante al menos 20 años. El sistema es escalarle por lo que para futuros proyectos no se requerirá rediseñar el sistema.

Form ha estado trabajando en silencio para desarrollar la tecnología para “renovables de carga base” o “plantas de energía bidireccionales”. Consiguió más de 50 millones de dólares de inversores como Breakthrough Energy Ventures, afiliada a Gates, Macquarie Capital, el gigante petrolero italiano Eni y Prelude Ventures.

Este es el primer acuerdo anunciado que sacará la tecnología del laboratorio y la desplegará en el contexto de una planta de energía a gran escala. Se espera que esté en línea a finales de 2023.

Fuente: Economía Sustentable