El Gobierno nacional anuló las SAS pero una provincia permite crear una empresas en forma express

Detrás de la pandemia del coronavirus, hay un enojo gigante del mundo emprendedor, el mismo que hasta no hace mucho tiempo pasaba de crear una empresa en un año a una semana. Ese cambio de paradigma se llama Sociedad por Acciones Simplificadas, las SAS, aprobadas por la gestión de Mauricio Macri y que desató un boom de nuevas empresas. Pero con la llegada de Alberto Fernández, eso llegó a su fin.

La Ley de Apoyo al Capital Emprendedor fue promulgada en 2017, hecho que llevó a la ciudad de Buenos Aires lideró a liderar la constitución de empresas bajo este formato, con cerca de 11.000 firmas, es decir, un tercio de las 30 mil que existen en todo el país. Bajo la nueva gestión de Ricardo Nissen al frente de la Inspección General de Justicia (IGJ), todo quedó anulado: la nueva administración cree que bajo esta modalidad “hay actividades ilícitas“.

Sin embargo, Argentina es extensa, y en todo su territorio es la provincia de Córdoba la que parece convertirse en el paraíso de creación de empresas en tiempo récord. La IGJ de la provincia mediterránea permite la creación tanto de una SAS como de cualquier otro tipo de sociedad en apenas 48 horas. ¿Qué hace falta? Constituir un domicilio o sede en Córdoba ya que el sistema no identifica dónde reside la actividad principal de la empresa.

Desde la provincia se brinda la posibilidad de poder realizar un trámite sencillo, ágil, totalmente online y muy simple de tramitar. En Córdoba, las SAS constituyen el 64 por ciento del total de los registros, mientras que las S.R.L el 21 por ciento y las S.A el 15 por ciento. Incluso, el procedimiento fue diseñado para que sea intuitivo y no requiera de la intermediación de un gestor, lo que reduce los gastos.

Socios

La Inspección General de Justicia modificó el reglamento de la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS). Así, establecieron que estas sociedades no podrán dejar en manos del o los socios en el extranjeros los poderes de administración. La medida fue publicada este lunes en el Boletín Oficial, mediante la resolución general 20/2020.

De este modo, determinaron que “la sociedad deberá presentar, a los efectos de su inscripción en el Registro Público, los poderes otorgados al representante del administrador de las SAS domiciliados en el extranjero. Los cuales solo podrán ser otorgados a favor del o los administradores del órgano colegiado de administración que residan en la República Argentina. La Inspección General de Justicia objetará la inscripción de poderes generales de administración y disposición de bienes sociales”.

La ley 27349 de Apoyo al Capital Emprendedor, dispone que “si el órgano de administración fuere plural, el instrumento constitutivo podrá establecer las funciones de cada administrador o disponer que éstas se ejerzan en forma conjunta o colegiada. Asimismo uno de sus miembros deberá tener domicilio real en la República Argentina“. Así, los miembros extranjeros de estas sociedades deberán contar con Clave de Identificación (CDI) y designar representante en el país.

Fuente: El Intransigente