Comenzó a fabricar barbijos para convertirse en el principal proveedor del sector público. Su objetivo es producir ocho millones de unidades por mes .

La mayor empresa textil de la Argentina debió readaptar sus líneas de producción para poder acompañar a las limitaciones operativas que plantean las medidas sanitarias para  combatir el coronarivur.

Se trata de TN & Platex, que posee seis plantas en todo el país y que durante la anterior administración de Mauricio Macri debió cerrar una de sus fábricas y despedir cientos de operarios por la fuerte competencia contra la apertura de las importaciones y los precios de productos que llegaban desde China.

Con el cambio de gobierno y la llegada del Frente de Todos a la Casa Rosada, este grupo que comanda la familia Karagozian volvió a encarar inversiones para reflotar sus operaciones durante este año.

Sin embargo, el desembarco del coronavirus en la Argentina los obligó a retroceder en sus planes debido a que, por las medidas impuestas a partir de la cuarentena, el sector textil es uno de los que se encuentra imposibilitado de realizar actividades de manera normal.

Reconversión

En este marco, TN & Platex optó por encarar una estrategia comercial de supervivencia pero  con un contenido social colaborativo para, a partir de esa propuesta, comenzar a fabricar insumos hospitalarios para la venta y a colaborar con los gobiernos provinciales en la lucha contra la pandemia del Covid-19.

El objetivo pasó por reconvertir su capacidad operativa para fabricar insumos básicos de emergencia al estilo de lo que ya llevan a cabo otras empresas en la provisión de equipamiento médico, insumos plásticos, barbijos, mascarillas, componentes de los equipos médicos, algo de alimentos para atención hospitalaria, medicamentos como antibióticos o antivirales y también gases y equipos de traslado y almacenamiento de gases.

En el caso de TN & Platex se volcó a la producción en masa de barbijos reglamentarios y sábanas para los hospitales de campaña como los 1.000 tapabocas que acaba de donar al gobierno de Tucumán, que si bien no son de uso profesional, serán útiles para la protección de la gente que circula en la vía pública o en cualquier lugar concurrido. 

Además se comprometió a la próxima entrega de 20.000 barbijos quirúrgicos, para su uso por parte del personal comprometido en la atención del COVID-19 en los efectores provinciales.

“Frente al complicado escenario que estamos sufriendo, nos debimos adaptar al nuevo entorno momentáneamente convirtiendo nuestras hilanderías para orientar la producción a los sectores sanitarios y de limpieza”, explica Tommy Karagozian, director de operaciones de TN & Platex y presidente de UIA Joven.

En diálogo con EconoSus, el ejecutivo cuenta que para encarar este proceso debieron importar dos máquinas especiales desde China para armar en pocos días un nuevo depósito convertido en una fábrica con capacidad para producir 8 millones de barbijos sanitarios por mes.

“No sabíamos nada de cómo hacer  barbijos pero lo aprendimos de manera urgente a partir de charlas online y con teletrabajo con expertos en el tema”, agrega el joven ejecutivo de 29 años e hijo de Teddy Karagozian, presidente y CEO de TN & Platex.

En esta primera etapa, la planta producirá 200.000 barbijos que serán donados a todas las provincias donde el grupo tiene producción y también a San Juan, por una afinidad personal de la familia Karagozian.

Si bien prefiere evitar cifras, la inversión realizada es millonaria y será volcada íntegramente en fabricar los barbijos usados por el sector de salud y no para ser comercializados entre el público, por lo que las contratos comerciales serán con el sector público.

Este proceso insume el uso de 320 empleados de los 1.250 que trabajan en todo el grupo y que en sus plantas de Catamarca y La Rioja también se dedican a la producción de hilados para el mercado de sábanas utilizadas en los hospitales y para la fabricación de gasa sanitaria. 

“Debimos apelar a la creatividad para poder sobrevivir en un contexto que nos obliga a pensar más rápido nuestro modelo de negocios y adaptarnos a la incertidumbre actual”, asegura Karagozian.

Fuente: Economía Sustentable