El volumen de “echeqs” se multiplicó hasta por 20 con la pandemia.

Los cambios de hábitos provocados por la pandemia impactan cada vez con más fuerza en el sistema financiero, donde no sólo se nota aversión al uso de billetes, sino que herramientas hasta marzo poco utilizadas, como los cheques electrónicos o “echeqs”, multiplicaron su volumen por hasta 20 veces en mayo.

El ´boom´ comenzó lentamente tras la declaración de la cuarentena el 20 de marzo último, se consolidó en abril y terminó de explotar en mayo, informaron entidades financieras en un relevamiento realizado por la agencia NA.

El “echeq” se rige por la ley de Cheques y es un título ejecutivo, en igualdad de condiciones con el documento en papel, explican en el Banco Central.
Son documentos que poseen una operatoria 100% digital, ya que se emiten, reciben, endosan, custodian y depositan desde el home banking de cada banco.

En el contexto actual, marcado por las medidas sanitarias para prevención del Covid-19, esta nueva herramienta digital tuvo crecimiento exponencial, lo que llevará a un “cambio cultural” en la Argentina, según analistas financieros.

Los bancos notaron, además, que no sólo creció la cantidad de cheques, sino que el monto promedio por documento es cuatro veces mayor, tal vez para simplificar procesos de pago.

“En mayo se emitieron más de 41 mil ´echeqs´ por más de 21.400 millones de pesos. La cantidad se multiplicó catorce veces con respecto a marzo”, destacó Marcelo Fernández, gerente de PyMEs y Empresas de Santander Argentina.

Javier Avalos, jefe de producto COMEX y cash management de Banco Comafi, lo explica así: “Hasta fines de marzo el producto prácticamente no había tenido gran utilización, fueron operaciones muy puntuales donde los clientes comenzaban a probar el ´echeq´”.

Pero señala que “en abril la emisión se disparó, pasando de 87 ´echeqs´ emitidos a 1.503, solo en ese mes. Durante mayo el crecimiento fue 68% más. Esperamos que en junio se duplique. Ya solo en estos primeros días del mes el volumen diario promedio creció 30%, y a ello debemos sumarle que hemos salido con la posibilidad de realizar emisión masiva desde nuestra plataforma, lo cual implicará seguramente un aumento en el volumen operado”.

Atilio Velaz, gerente de Desarrollo de Soluciones de Empresas de BBVA en Argentina, coincide: “El cheque electrónico tiene cada vez mayor aceptación. Comenzamos en enero de este año con 300 emisiones y cerramos abril con más de 14.700, por más de 8.000 millones de pesos”.
En el caso del Banco Credicoop, el volumen de cheques electrónicos también subió con fuerza.

En la entidad cooperativa estaban terminando de procesar los números de mayo, pero la proyección ya superaba un incremento del 700%, indicaron fuentes de la institución.

En Banco Hipotecario dijeron que el sistema “literalmente explotó”: “En marzo se habían emitido apenas 3 echeqs. En abril subió a 172 y en mayo hubo 360. Para junio se espera un número mayor aún”, graficó una fuente de la institución que siempre fue líder en préstamos para la vivienda.

VENTAJAS DEL “ECHEQ”

Desde el BCRA señalan que entre las ventajas del “echeq” está la posibilidad de gestionarlos de forma 100% digital, con mayor amplitud horaria para el depósito y endosos ilimitados.

Además, se elimina la posibilidad de robo o extravío, y desaparecen prácticamente los rechazos formales por errores en la confección.
Destacan que son un producto que puede ser usado por cualquier cliente bancario, ya sean personas físicas como jurídicas, que posean cuenta corriente para poder emitir cheques.

Como ocurre con el cheque físico, las entidades financieras tienen controles propios que apuntan a dar seguridad y transparencia a la operatoria.
Por otro lado, COELSA, la Cámara Compensadora Electrónica, funciona como reservorio de información entre todas las entidades financieras.

Para aprovechar este impulso, los bancos están ofreciendo soluciones digitales asociadas a los “echeqs”, lo cual les permite gestionar desde sus cuentas productos transaccionales de pagos, cobros y descuento, de manera online.

Pueden ser endosados pero, a diferencia del cheque físico, permite que se lo haga gran cantidad de veces, convirtiéndose en un instrumento muy ventajoso para los clientes por la flexibilidad que otorga en este sentido.
Un detalle legal: al igual que el cheque en papel, el “echeq” se puede ejecutar judicialmente, lo que habilita el reclamo ante los tribunales si se produce un rechazo por falta de fondos.

Fuente: La Opinión