• Así lo demuestra un estudio realizado entre abril y mayo por Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado, entre 198 productores del sector de 17 provincias argentinas.
  • Además, más del 80% de los consultados cree que el mercado de alimentos y bebidas volverá a la normalidad con lentitud o que habrá una caída en la demanda.

Más del 60% de los empresarios del sector de “Alimentos y Bebidas” consideran que sus ventas cayeron entre 50% y 100% desde el inicio del aislamiento social. En este sentido, el 31% sostiene que sus ventas cayeron entre un 50% y un 75%; mientras que un 30% indica que sus ventas se redujeron entre 75% y 100%.

Así se desprende del informe “Impacto de la Pandemia en el mercado de Alimentos y Bebidas” realizado por Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado, el nuevo espacio de generación de oportunidades desarrollado por Joint Group, cuyo objetivo es continuar ayudando a las empresas de alimentos y bebidas a comercializar sus productos. El relevamiento de datos para este estudio se articuló en dos etapas comprendidas entre el 7 de abril y el 29 de mayo, e incluyó a 198 productores del sector de las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán.

Sin embargo, los porcentajes mencionados anteriormente “esconden” un dato valioso en el marco de la situación. Como el relevamiento de datos se realizó en dos etapas, los porcentajes de caída en los niveles de ventas son diferentes en cada una de ellas. En la primera etapa (del 7 de abril al 13 de mayo), el 35% de los encuestados consideró que sus ventas habían caído entre 50% y 75%, mientras que el 43% señaló que sus ventas se perjudicaron entre un 75% y 100%. En tanto, en la segunda etapa (del 14 al 29 de mayo), el 29% evaluó que sus ventas habían caído entre 50% y 75%, y sólo el 21% indicó que la caída en sus ventas había sido de entre 75% y 100%.

“Las primeras cinco semanas de campo arrojaron datos muy bajos en índices de ventas, marcadas por una parálisis general, con un panorama sumamente incierto y preocupante. Pero en las últimas dos semanas, los empresarios y emprendedores argentinos, acostumbrados a las crisis, reaccionaron y comenzaron a realizar acciones para dinamizar sus mercados, obteniendo un notable crecimiento en sus niveles de facturación en comparación con la primera etapa de la pandemia. Todas estas iniciativas, sumado a que poco a poco fueron flexibilizándose las medidas tomadas por el gobierno, generaron un repunte”, analizó Ionel Giaimis, licenciado en Marketing a cargo del análisis estadístico del estudio.

Evaluando la caída de las ventas por provincia, y tomando como muestra cuatro plazas, se observa que las mismas siguieron la media nacional. En este sentido, en la provincia de Córdoba 34% de los productores encuestados indicó que sus ventas habían caído entre 50% y 75%, mientras que el 32% señaló que se retrajeron entre un 75% y 100%. En el caso de Mendoza, 33% manifestó una baja de entre el 50% y el 75% en sus ventas, y un 26% de entre el 75% y el 100%. Para Buenos Aires, el impacto generó una caída de entre el 50% y el 75% en el 36% de las empresas encuestadas; y de entre el 75% y el 100% en el 27%. Por último, para la provincia de San Juan, los datos demuestran que el 27% de los productores que participaron del estudio comentaron que sus ventas bajaron entre el 50% y el 75% y el 18% manifestó que se retrajeron entre 75% y 100%.

Por otra parte, los emprendedores y MiPyMe fueron los que más afectadas vieron sus ventas: casi tres cuartas partes de ellos tuvieron caídas por encima del 50% de ventas, de los cuales un 39% comenta que la disminución superó el 75%.

Indagados sobre los motivos de la caída en las ventas, el 69% de los consultados indicó que se debía a comercios cerrados, el 51% a la caída en la demanda y el 21% a la imposibilidad de trabajar con el distribuidor. En un segundo plano quedaron los factores de “dificultad de producción o materia prima” (9%) y “permisos o dificultad de distribución” (8%).

“Si bien la mayoría de los comercios volvieron o volverán a abrir sus puertas en un futuro cercano, es una excelente oportunidad para reinventarse. En este proceso, la diversificación en los canales, ya sea agregando nuevos o modificando los actuales, será un factor fundamental para el crecimiento de los negocios. Es el momento de analizar alternativas digitales, abrir canales de venta online que, administrados en forma efectiva, sean capaces de responder a una demanda cada vez más exigente y analítica a la hora de la compra”, consideró Andrea Ravich, directora de Joint Group y de Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado.

ANTES DE LA CUARENTENA: alcance y canales de comercialización

Según el estudio de Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado, el 52% de las empresas que participaron en el mismo tienen un nivel de comercialización nacional, el 19% de nivel provincial, el 15% internacional y el 14% local.

“Para conocer mejor al segmento encuestado, se trazó un paralelo entre el tamaño del emprendimiento y el alcance de su comercialización. Así, se observa que los microemprendedores tienen alcance de comercialización local; pequeñas pymes logran un alcance provincial; mientras que las medianas o grandes empresas, o con proyección a serlo, tienen alcance de comercialización nacional e internacional”, explicó Giaimis.

Respecto a los canales utilizados para comercializar sus productos antes de la cuarentena, el 64% detalló que lo hacía a través de distribuidores, el 55% a través de redes sociales, un 55% a través de vinotecas y un 53% a través de almacenes. Con valores más bajos se registró la comercialización a través de restaurantes (45%), particulares (45%), tiendas online (28%), bares (26%) y supermercados (18%). Si bien estos porcentajes guardan relación con los valores de los rubros analizados, en el caso de las Bebidas se observa que las vinotecas, con el 69%, y los restaurantes, con el 62%, eran los principales canales de comercialización para estos productos.

“Debido a la naturaleza de cada uno de los productos, se pueden observar diferencias en las preferencias a la hora de su comercialización En el caso de las bebidas, los canales más elegidos habitualmente son las vinotecas y restaurantes, grandes asesores en el momento de la venta. Entre los productores de alimentos, más del 60% de los encuestados afirmó vender en almacenes (62%) y el 68% a través de distribuidores”, indicó Ravich.

Andrea Ravich

Si se analizan los canales de comercialización de acuerdo a la categoría de empresa, se distingue que aquellas de alcance local concentran sus ventas a través de particulares, almacenes y redes sociales. Por su parte, las empresas de alcance provincial, distinguen a los distribuidores, vinotecas y redes sociales como sus principales canales; en tanto que las de nivel nacional dirigen su comercialización mediante distribuidores, vinotecas, redes sociales, almacenes y restaurantes.

En este caso, el estudio explica que lo que se observa es que “a medida que aumenta el tamaño y alcance de la empresa, mayor es la cantidad que emplean distribuidores como primer actor en su canal de comercialización”.

El informe también indagó sobre la sensación por la situación en Argentina por el COVID-19, ante la que el 79% de los empresarios participantes del estudio manifestaron que la situación les genera “incertidumbre”. En segundo lugar, señalaron que la situación plantea una “oportunidad de mejora” (47%), en tanto que las sensaciones de “estrés” (20%), “miedo” (13%) y “aburrimiento” (2%) quedaron más relegadas.

La producción no fue problema

Por otra parte, en muchos sectores la cuarentena imposibilita parcial o totalmente la producción. Sin embargo, en el caso de los rubros analizados en el estudio, este factor no implicó demasiada relevancia: el 51% de los encuestados señaló que la cuarentena imposibilitó entre un 0% y un 25% su producción. Desagregados los datos en Bebidas y Alimentos, se observa que la producción de alimentos se vio más afectada por la dificultad para conseguir materia prima y envases.

A su vez, las empresas de alcance provincial (en general Pymes), son las que se vieron más afectadas por los inconvenientes en producción: el 42% vio reducida su posibilidad de elaboración a menos de la mitad.

CUANDO TERMINE EL AISLAMIENTO SOCIAL OBLIGATORIO: regreso a la normalidad con lentitud e impulso del marketing digital

El regreso a las actividades después del “Aislamiento social, preventivo y obligatorio” es otro factor que preocupa a las empresas del sector. En este sentido, más del 80% cree que el mercado de alimentos y bebidas volverá a la normalidad con lentitud o que habrá una caída en la demanda. “Los empresarios no creen en una rápida vuelta a la normalidad. Esto ha generado que empresas de todo tamaño se reestructuren para poder hacer frente a un escenario distinto, con nuevos desafíos y también nuevas oportunidades”, analiza el estudio.

Por otra parte, también se consultó a las empresas qué acciones estaban realizando para mantener activo el contacto tanto con sus clientes mayoristas como con sus consumidores finales. En ambos caso, el “contacto directo y fluido” fue la acción más elegida (71% para la relación con clientes mayoristas y 58% para el vínculo con consumidores finales). En segundo lugar se ubicaron las acciones de “marketing digital” (41% para la relación con clientes mayoristas y 57% para el vínculo con consumidores finales), y en último lugar las “ofertas especiales” (37% para la relación con clientes mayoristas y 40% para el vínculo con consumidores finales).

Consultados sobre las acciones de marketing que implementarían, sin límite de presupuesto, para impulsar la reactivación de la actividad económica a corto y mediano plazo, el estudio demuestra el auge de los canales digitales tanto para campañas de branding, como para aumentar los leads. En este sentido, el 84% de los encuestados indicó que destinaría presupuesto a “publicidad en redes sociales” y el 68% al desarrollo de su “tienda online”. En tanto, el 29% contrataría “publicidad en medios tradicionales”, el 25% realizaría “campañas de mailing” y el 16% “campaña telefónica.

A modo de Conclusiones

·         Desde el inicio del aislamiento social obligatorio, más del 60% de las empresas vieron caer sus ventas a la mitad.

·         La primera reacción fue una parálisis general con un fuerte impacto en la caída de las ventas. En pocas semanas, los empresarios comenzaron a realizar acciones para dinamizar sus mercados. No se alcanzó la normalización pero sí un leve mejoramiento.

·         Los emprendedores y MiPyMes fueron los más afectados: casi tres cuartas partes de ellos tuvieron caídas por encima del 50% de ventas, de los cuales para un 39% la disminución superó el 75%.

·         Comercios cerrados y caída de la demanda fueron los principales motivos de la caída de las ventas. La producción no fue el problema.

·         Más del 80% no cree en una rápida recuperación del mercado. Por eso, empresas de todo tamaño se han reestructurado para poder hacer frente a un escenario distinto, con nuevos desafíos y también nuevas oportunidades.

·         El contacto directo y el marketing digital son las formas más elegidas para mantenerse en contacto con los mayoristas.

·         Sigue primando el contacto humano: El 58% de las empresas sostienen que el contacto directo y fluido es la mejor forma de mantenerse en contacto con sus consumidores ­finales. En segundo lugar se ubica el marketing digital con el 57%.

·         La mayoría de las empresas confía en la publicidad en redes sociales y las tiendas online como forma de impulsar rápidamente la reactivación de la actividad económica.

ESTUDIO COMPLETO, INGRESAR AQUÍ.