El camino del emprendedor es un camino empinado, con piedras y espinas. Muchos abandonan al poco tiempo de haber emprendido el viaje, otros no.

Si tenés una idea o proyecto que querés llevar a cabo, te compartimos algunos consejos y aspectos a tener en cuenta.

Ser un/a emprendedor/a conlleva autonomía, creatividad e innovación. Para lograrlo con éxito, te recomendamos cuatro pasos imprescindibles para cumplir con sus objetivos.

1. Creá una imagen de marca

La imagen de tu marca va más allá de las cualidades o características de tu producto o servicio, es un ideal o imagen en la mente del consumidor que lo identifica y diferencia de los demás competidores.

  • Elegí un nombre. Pensá palabras claves relacionadas al área simples, fáciles de pronunciar y de recordar, que suenen bien en voz alta y que tengan algún significado.
  • Creá un logo. El logo es la pieza de diseño gráfico que identifica a una marca. Es muy importante que esté asociada a lo que queremos transmitir y con el tipo de público en el que buscamos despertar interés e identificación. Te dejamos ejemplos de logos en Canva para tu emprendimiento.

Te sugerimos la aplicación Canva para realizar logos o contenidos para publicar.

Lee también:

2. Identificá al público objetivo

Determiná a quién va dirigido tu producto o servicio para lograr una estrategia de marketing efectiva. Para eso debes realizar una segmentación de tu público objetivo para conocerlo mejor. Te compartimos cómo llevarlo a cabo:

  • Identificá las características de tu producto o servicio: necesitás partir de las características principales de tu producto o servicio. ¿de qué tipo es?, ¿cómo se usa?, ¿en qué rango de precio se ubica? Una vez que definas esto podrás hacerte una primera idea de qué tipo de persona podría interesarse por lo que ofrecés.
  • Qué tipo de público querés atraer: si querés dirigirte a una audiencia más específica dentro de ese grupo de mercado deberás incluir una variable dentro de tu oferta que permita llamar la atención de las personas que te interesan.
  • Observá a tus clientes y tu competencia: la observación es clave en este proceso. Hacete preguntas como: ¿qué tipo de persona son?, ¿de qué forma se expresan? También es clave analizar a la competencia. ¿qué tipo de clientes tienen? ¿qué perfiles los siguen en las redes sociales? Esta es una forma de investigar qué buscan los clientes para que tu negocio pueda ofrecer una mejor experiencia.
  • Segmentá tu mercado: ¿Cuál es el rango de edades a las que tu producto o servicio les parece más atractivo? ¿a qué género está dirigido? ¿cuáles son las necesidades de estas personas o empresas? ¿dónde viven? ¿cuánto pueden gastar? ¿qué hacen?

Es esencial que definas el público objetivo para cualquier acción de tu negocio. Una vez definido sabrás mejor dónde encontrarlos y cómo llegar a ellos de una manera efectiva.

Lee también:

3. Conocé las necesidades y los objetivos

Si querés vender algo, es necesario pensar en la cuestión material y logística. Tené en cuenta si vas a fabricar tus propios productos o si los vas a adquirir de otros/a fabricantes. Por ejemplo, si vas a vender tus productos a consumidores directos o a otros negocios.

4. Calculá gastos y stock

Es importante calcular los gastos (fijos y variables) y los tiempos de producción de nuestro rubro. Esto te permitirá calcular tu stock (o sea, la cantidad de productos que tendrás disponibles para la venta) y así evitar problemas en la entrega de los productos.