De acuerdo a un informe de la Actividad Metalúrgica de Córdoba surge que, un año vista, el 34%, 48% y 28% creen que la situación de la provincia, del país y del sector estará peor que ahora. Los más golpeados por la crisis, los autopartistas; los mejor parados los que producen maquinaria agrícola.

Los industriales metalúrgicos cordobeses no están totalmente convencidos de que, cuando ceda la pandemia del coronavirus, la actividad repuntará. Aunque 44% cree que sí, 33% entiende que empeorará; para el 17% seguirá igual. Obviamente el escenario empeoró en expectativas, proyecciones de venta, empleo y rentabilidad respecto a un año atrás.

El Índice de Confianza Empresaria en junio se redujo un 18.9% en comparación con un año atrás, y un 40% en comparación al 2016. A pesar de la profundidad de la crisis, el nivel está por encima de los mínimos alcanzados en 2008 y 2014. Es porque los componentes de expectativas a futuro no cayeron tanto esta vez como entonces.

Un ítem clave es, por ejemplo, que a un año vista el 34%, 48% y 28% creen que la situación de la provincia, del país y del sector estará peor que ahora. La referencia es con uno de los peores momentos de la economía, como es la actual coyuntura.

Los datos se desprenden del Observatorio con que cuenta la Cámara de Industriales Metalúrgicos desde hace 15 años y cuyo estudio elabora el economista Gastón Utrera, de la consultora Economic Trends.

Eduardo Borri, presidente de la Cámara, admitió que el endurecimiento de la cuarentena en Buenos Aires y Caba complica la producción local por la interdependencia que existe en toda la industria.

Del trabajo se desprende que 65% de las empresas del sector usaron el programa ATP (apoyo del Estado para pago de salarios privados) en abril, valor que bajó al 57% en mayo.  La pandemia y la cuarentena determinaron que en el segundo trimestre –después de que el primero fuera mejor en la comparación interanual- la producción autopartista, medida en unidades, quedara 66.9% por debajo de igual lapso de 2019. Abril fue el peor mes, la producción semanal estuvo 94.1% atrás que el año pasado y en mayo, 52.6% inferior.

Distinto es el caso de producción de maquinaria agrícola, que entre abril y junio creció 8.1% interanual en la medición por unidades (en el primer trimestre cayó 5% respecto a 2019).  La ocupación se mantuvo en niveles por encima del 95% tanto en mayo como en junio. Este es también el segmento que tiene las mejores expectativas.

Para la agenda post-pandemia, 44% cree que tendrá que modificar sus procesos productivos, 43% entiende que deberá cambiar su modelo de negocio y 30% sostiene que debería incorporar tecnología. Las respuestas podían ser más de una.

Esta vez la consulta incluyó un punto de interés para el sector empresario, como es la expropiación de Vicentin que barajó el Gobierno nacional y que ahora aparece enfriada. Respecto de qué actitud debería tomar Juan Schiaretti con sus diputados, 71% respondió que debería ordenar votar en contra y 22% no opinó. El resto entendió que los legisladores deberían apoyar.

Lee también: ALIMENTOS Y BEBIDAS: EL 60% DE LAS EMPRESAS DEL SECTOR CONSIDERAN QUE SUS VENTAS CAYERON ENTRE 50% Y 100%

Variables

En el primer semestre empeoraron sustancialmente las expectativas macroeconómicas: el porcentaje de metalúrgicos que espera menor crecimiento este año aumentó del 19% al 84%, mientras que el de quienes estiman mayor inflación pasó del 30% al 66%.

En el primer cuatrimestre del año, seis de cada diez metalúrgicas cordobesas produjo menos que un año atrás. Sólo 12% tuvo mayor producción y 28% tuvo el mismo nivel; en ese período, el 33% registró menos empleo; 7% más y 60% mantuvo estable la plantilla. También en estos cuatro meses, 71% perdió rentabilidad en la comparación interanual; en el 8% creció y 16% la logró mantener.

Las expectativas sobre producción y rentabilidad para este año son “marcadamente negativas”: más de la mitad (55%) cree que producirá menos y 68% que su trabajo será menos rentable. El 67% espera mantener la cantidad de empleados; 21% cree que reducirán y el resto proyecta sumar.

En la evolución de las ventas por segmento dentro de la industria metalúrgica, aparecen tres grupos bien diferenciados. Entre las firmas que abastecen a la industria automotriz, las operaciones cayeron 88.2% en las que abastecen a terminales automotrices; 78.9% en las que venden a otras autopartistas y 88.2% las que van al mercado de reposición de autopartes.+

La percepción sobre el nivel de tipo de cambio competitivo volvió a ser negativa; a fines de 2019 se entendía que era correcto el de mercado y ahora la brecha saltó a 43%. Se interpreta de nuevo que esta variable es un problema. Borri dijo que “el deseado está más cerca de $100 que de $70”; sobre los problemas para importar, indicó que aunque por las gestiones de la Unión Industrial y de Adimra, “se están destrabando, subsisten inconvenientes. No estamos en el mejor de los mundos”.