Hay muchas tecnologías que harán posible la existencia de las smart cities. Pero una de ellas destaca sobre las demás: el Big Data. Estos son los beneficios que aportará a las urbes conectadas.

Con la rápida innovación que estamos viendo en la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas o el análisis de datos, las ciudades inteligentes –o smart cities- han acelerado su desarrollo.

¿Qué es exactamente una ciudad inteligente?

Una ciudad inteligente se refiere a un área urbana que está bien equipada con infraestructura básica para proporcionar a sus ciudadanos un estilo de vida de calidad.

Según una estimación proporcionada por la ONU, se estima que el 68% de la población mundial vivirá en las áreas urbanas en el año 2050. Esto ha provocado un impulso para hacer que nuestras ciudades estén más conectadas, sean más eficientes y resulten amistosas con los ciudadanos. Algo que cuenta con el apoyo de la poderosa administración y de las tecnologías inteligentes.

Para cualquier ciudad inteligente, el Big Data juega un papel clave en sus innovaciones tecnológicas. Al obtener información sobre los datos de los dispositivos conectados, las agencias y otras fuentes de datos, las urbes ahora podrán optimizar sus operaciones y gestionar los cambios con mayor eficacia.

Beneficios del Big Data para ciudades inteligentes

Gestión de tráfico más inteligente

Las ciudades inteligentes ya están aprovechando los datos para mejorar la movilidad de sus habitantes. Y se estima que esta tendencia aumentará en los próximos años. Además, los ingresos generados por las tecnologías centradas en el tráfico de estas poblaciones se valorarán en 4,4 mil millones de dólares -4 mil millones euros- en 2023, mientras que en 2029 serán 2 mil millones de dólares -1,8 mil millones de euros-.

La base para el sistema de decisión de tráfico inteligente radica en el análisis de los datos recabados. El Big Data ayuda a desglosar la información y compartirla con diferentes departamentos. Luego, esta solución recopila todo tipo de datos sobre tráfico en tiempo real mediante sensores, algo que permite monitorizar y controlar la circulación. Además, también se puede utilizar para predecir tendencias de tráfico basadas en simulaciones prácticas y modelos matemáticos. Los planificadores de ciudades inteligentes están utilizando el análisis de datos para determinar las razones detrás de cualquier atasco. También suelen utilizar el análisis de datos para determinar cuáles son los espacios de estacionamiento más usados por los conductores.

Lee también:

Mejor seguridad pública

Se pueden usar datos significativos para saber cuáles son los delitos más comunes y determinar las áreas más conflictivas en la población. Las ciudades inteligentes están ampliamente basadas en datos y esto facilita las iniciativas relacionadas con el crimen. La información se utiliza para determinar las zonas propensas a la alta delincuencia en la ciudad.

Las autoridades pueden actuar de manera «más inteligente» en tales áreas al predecir y luego prevenir crímenes antes de que se cometan. Esto también puede ser de gran ayuda para los servicios de emergencia, que pueden redistribuir recursos con mayor eficiencia para contrarrestar el crimen en las áreas que tienen una alta probabilidad de ocurrencia del crimen. Se pueden combinar diferentes conjuntos de datos para abordar situaciones de crisis en desastres poco probables.

Gasto inteligente

Cualquier ciudad invierte mucho en transformarse. El dinero gastado por los planificadores de la ciudad puede ser para la renovación o remodelación de la ciudad. Cuando se utiliza Big Data, la información recopilada sirve para sugerir qué actuaciones y en qué áreas necesita la ciudad. Al llevar a cabo un análisis adecuado de estos datos, se pueden realizar inversiones en las zonas adecuadas.

Lee también:

Planificación de la ciudad

Mapear las necesidades relacionadas con la infraestructura en una ciudad inteligente es relativamente fácil cuando se utilizan datos abundantes y precisos. Para las urbes que están camino de convertirse en una ciudad inteligente, hay que implementar una estrategia de datos sólida. Los datos utilizados por estas ciudades para racionalizar y optimizar las operaciones tienen que ser ricos y bastante abundantes.

Crecimiento sostenible

El análisis periódico del crecimiento de una ciudad inteligente ayuda a obtener de forma constante los cambios que son necesarios. El volumen de salida generado por la implementación posterior a la tecnología ayuda a tener una idea clara sobre los desarrollos deseados y este es uno de los principales motores de crecimiento para la sostenibilidad. Los datos juegan un papel clave para determinar los resultados del desarrollo que tiene lugar en la ciudad.

Conclusión

Para las ciudades inteligentes, el Big Data juega un papel indispensable a la hora de procesar la información. Estos datos se recogen de los diversos dispositivos implementados en toda la ciudad de manera que sea más fácil reconocer los patrones y las necesidades de una ciudad.

*Artículo escrito por Rishabh Sinha y publicado originalmente en Shared Mobility.