Es probable que uno se pregunte cómo prepararse para el éxito en la «nueva normalidad» que sobrevendrá una vez que la pandemia del coronavirus comience a quedar atrás.

Hay muchas incógnitas sobre cómo será el mundo después del coronavirus, pero una cosa es segura: la vida no volverá a ser como antes. Pero eso no tiene por qué ser algo malo.

A medida que empiezan a surgir nuevas oportunidades de trabajo, ¿qué se puede hacer para asegurarse de se un candidato fuerte en el competitivo mercado laboral?

Un informe de Deloitte Access Economics considera que dos tercios de todos los empleos para 2030 estarán compuestos por ocupaciones de habilidades soft, por lo que desarrollarlas y mejorarlas es clave.

A continuación, seis habilidades centrales que hay que trabajar para tener mejores posibilidades de acceder oportunidades laborales, según Top Universities.

Liderazgo

No sólo los gerentes deben poseer habilidades de líder: cualquiera puede demostrar estas capacidades.

Tener buenas habilidades de liderazgo no se trata estrictamente de supervisar o dirigir a los demás. En cambio, se trata de comunicar una estrategia y una visión mientras se anima a los demás y se acepta el feedback de compañeros y superiores. Ser consciente de sí mismo y rendir cuentas es especialmente importante en estos tiempos difíciles.

Flexibilidad y adaptabilidad

Ser flexible y adaptable es algo a lo que todos se han tenido que acostumbrar en los últimos meses. Pero también es una habilidad crucial que todos los empleadores tendrán en cuenta.

People connecting jigsaw pieces of a head together

A medida que las empresas en todo el mundo ven un aumento en el número de empleados que pueden trabajar desde casa, es probable que esta nueva forma de trabajar dure incluso después de que pase la pandemia.

Si bien en el pasado la flexibilidad en el trabajo se alineaba con la movilidad geográfica, ahora se trata de tener una mentalidad abierta, ser capaz de trabajar bien bajo presión, ajustarse a plazos nuevos e inesperados, priorizar las tareas y, en algunos casos, asumir responsabilidades adicionales.

Pensamiento crítico

Según los datos publicados por la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos (SHRM, en inglés), el 37 por ciento de los empleadores consideraban que los factibles candidatos para un empleo carecían de habilidades blandas para la resolución de problemas así como pensamiento crítico.

En una era en la que navegar por noticias falsas y datos contrastados es una lucha diaria, es fundamental que tener la capacidad de pensar clara y racionalmente mientras se evalúa objetivamente la información para tomar decisiones informadas. Esto es algo que ya es probable que cualquiera esté haciendo incluso sin darse cuenta.

Los buenos pensadores críticos hacen preguntas que pueden ayudarles a profundizar un poco más. Preguntas como: «¿qué está pasando?», «¿por qué es importante?», «¿quién está siendo afectado?», «¿de dónde vino la información?», «¿puedo estar seguro de la fuente?».

Lee también: CUÁLES SERÁN LAS HABILIDADES MÁS DEMANDADAS EN EL MUNDO LABORAL POST PANDEMIA

Conocimientos técnicos

Incluso antes del coronavirus, la creciente brecha de habilidades digitales era evidente en las empresas de todo el mundo. De hecho, el 82 por ciento de las vacantes de trabajo ahora requieren habilidades digitales de algún tipo.

Sin embargo, la pandemia ha acelerado la necesidad de contar con conocimientos digitales especializados para ayudar a las empresas a alinearse más con la miríada de tecnologías y plataformas actuales.

Con la Cuarta Revolución Industrial en el horizonte, es esencial invertir no sólo en tecnologías sino en personas que entiendan de tecnología.

Aunque es poco probable que se necesite conocer cada sistema o plataforma, demostrar un sólido conocimiento práctico de los datos, la programación, los grandes datos, la Nube, la inteligencia artificial (IA), blockchain y más, ayudará a catapultar cualquier perfil por encima del resto.

Comunicación e inteligencia emocional

La comunicación y la inteligencia social van de la mano y todavía se necesita una conexión y comprensión humana genuina en cada función de trabajo.

Tener una buena inteligencia emocional es ser consciente de, y demostrar empatía por, las emociones y comportamientos de los demás, lo cual es crucial, especialmente cuando la gente se siente incómoda.

Y aquí es también donde las buenas habilidades de comunicación son críticas; ya que muchos siguen trabajando desde casa, la claridad en los correos electrónicos y en las reuniones virtuales es una necesidad para cimentar la confianza y retener los altos niveles de productividad.

Creatividad e innovación

Mientras que se ven máquinas y tecnologías digitales asumir papeles en el análisis y las operaciones comerciales, los seres humanos siguen siendo únicos en ser capaces de pensar «fuera de la caja».

La creatividad no sólo se asocia con las profesiones típicamente creativas, sino que es esencial en todas las industrias y sectores. En los próximos años, el panorama empresarial va a tener que evolucionar y adaptarse rápidamente; por esto, cualquiera que aspire a trabajar en el mundo de los negocios tendrá que ser capaz de aprovechar su mentalidad creativa para dirigir una empresa a través de los retos y oportunidades que se le presenten.