El dato se desprende del estudio realizado por ARCAP, EY y Endeavor sobre el Corporate Venturing en la Argentina. Se trata de la primera investigación de esta industria en el país y busca analizar su funcionamiento a nivel local, el impacto en sus actores, los desafíos y las buenas prácticas para contribuir con su desarrollo futuro. Mirá más en esta nota.

En un mundo donde la transformación digital se convirtió en un commodity para cualquier empresa que pretenda mantener sus ventajas competitivas a largo plazo, cada vez más son más las que buscan innovar a través del trabajo en conjunto con emprendedores. En este marco, tres organizaciones líderes del ecosistema emprendedor, ARCAP, EY y Endeavor lanzaron el primer estudio sobre Corporate Venturing en el país con el objetivo de comprender este fenómeno con más profundidad y analizar su funcionamiento. La investigación contó con la participación de más de 70 emprendedores de diferentes industrias y 10 empresas, las cuales fueron consultadas previamente a la irrupción de la pandemia.

“Si bien las entrevistas fueron realizadas con anterioridad a la irrupción del COVID-19, consideramos que las conclusiones del estudio resultan plenamente vigentes teniendo en cuenta la aceleración del proceso de transformación que enfrentan las empresas y la necesidad de capital y clientes relevantes para los emprendedores”, destaca Ignacio Hecquet, Head de Strategy and Transactions de EY.

¿Qué es el Corporate Venturing (CV)?

El CV puede definirse como cualquier esfuerzo por parte de una empresa para crear nuevas iniciativas emprendedoras y dinamizar sus procesos a través de la colaboración y soluciones de emprendimientos. Estas estrategias pueden realizarse de forma externa, a partir de la interacción con emprendedores por fuera de la empresa; o interna creando nuevos proyectos innovadores con la utilización de recursos propios, estrategia comúnmente conocida como intrapreneurship. En ambos casos, el objetivo es lograr mejores resultados, potenciar el talento emprendedor e imprimir la cultura de la agilidad de los emprendedores a través de metodologías que optimicen la resolución de problemas.

Lee también:

Las iniciativas de Corporate Venturing de las que participan emprendedores van desde concursos, hackatones, programas de incubación, aceleración y “company building” hasta inversiones de capital (Corporate Venturing Capital) de manera individual o en más de un tipo.

“Actualmente en nuestro país, 1 de cada 5 inversiones que reciben los emprendedores, es realizada por un fondo corporativo o vehículo de Corporate Venture Capital. Las empresas, ya sea por interés o por espanto, se vinculan a los emprendedores para innovar de forma rápida, ágil y dinámica. La innovación abierta en general, o el corporate venturing en particular, ya no será un término exclusivo de las grandes corporaciones. Será una necesidad de toda empresa que busque adaptarse a un mundo cuya velocidad de cambio nunca antes fue tan rápido”, comenta Juan Manuel Giner, Director Ejecutivo de ARCAP.

Principales hallazgos del estudio

  • 8 de cada 10 fundadores de startups recomendaría el Corporate Venturing a otros emprendedores.
  • Entre los formatos más comunes de CV se encuentran la aceleración y la incubación (52%), seguido de la inversión (24%) y los concursos o hackatones (18%).
  • Lo que más valoran las empresas de trabajar con emprendedores es el enriquecimiento de la propuesta de valor para sus clientes, la mejora en los procesos internos y externos y el contagio de una “cultura ágil” para la organización.
  • Lo que más valoran los emprendedores de trabajar con las empresas es el apoyo económico para sus primeros años de crecimiento, el acceso al primer gran cliente y la posibilidad de maximizar las relaciones comerciales a través de él y una red de mentores con visiones y expertise diferentes. De hecho, más del 64% de los emprendedores entrevistados lograron establecer algún tipo de relación comercial con las empresas y, de ellos, el 85% la consideró de muy buena a excelente. Inclusive, existió algún tipo de integración con los procesos de la empresa.
  • “El estudio nos demuestra que el trabajo conjunto entre las empresas y los emprendedores genera buenos resultados. El desafío va más allá de un posicionamiento de marca o de atracción de talentos, sino de sustentabilidad a futuro: la Innovación Abierta no sólo genera nuevos negocios y mejora los existentes sino que fortalecerá el ecosistema emprendedor local”, agrega María Julia Bearzi, Directora Ejecutiva de Endeavor en Argentina.

Qué opinan algunos de los protagonistas

En el marco del lanzamiento del estudio, se realizó un panel encabezado por invitados referentes y moderado por María Julia Bearzi de Endeavor e Ignacio Hecquet de EY. Los expositores que participaron fueron Martín Umaran (Cofundador y COO de Globant), Eduardo del Piano (CIO de Swiss Medical Group), Agustín Rotondo (Regional Manager Hispanoamérica Wayra), Sabrina Castelli (Fundadora de Mujer Financiera) y Tomás Escobar (Co-fundador y CEO de Acámica) quienes compartieron su conocimiento desde su experiencia.

Lee también:

Esto dicen las empresas

Para Eduardo del Piano de Swiss Medical Group, los emprendedores tienen mucho para enseñarles a las grandes empresas: “Dentro de SMG, vemos el Corporate Venturing como una herramienta dentro de la estrategia. Creemos que las empresas grandes tienen ese músculo financiero que permite llevar adelante innovaciones e inversión pero, generalmente son tan robustas que hace que los procesos o que el área de I+D no se mueva tan rápido como las nuevas demandas de los consumidores que cada vez nos nos exigen más. Apostamos a este tipo de tácticas para que nos ayuden a nosotros a ir muchísimo más rápido”, comentó del Piano, quien luego sumó: “Una de las más grandes iniciativas fue la que tuvimos con Endeavor, un concurso de Innovación Abierta. De las cosas buenas que podemos rescatar de este proceso es cómo uno tiene que desaprender continuamente y se encuentra con muchas iniciativas que te rompen la cabeza. A mí que vengo del área corporativa, eso te mueve, te moviliza, te rejuvenece y te hace dar vuelta y transmite tu pasión a lo que estás haciendo vos”.

En cuanto a Wayra, la aceleradora de Telefónica-Movistar, esta empezó siendo una aceleradora cuando el ecosistema emprendedor era incipiente y a partir del acercamiento hacia un pensamiento estratégico, lograron descubrir que se generaban retornos cada vez más potentes. En esta línea, Agustín Rotondo comenta: “Desde lo cultural, por ejemplo, descubrimos ese concepto de que se trabaja de forma máságil, que los emprendedores tienen otros tiempos pero también desde el punto de vista de los procesos, cuando lo integrás a tu canal de venta. La forma en la que Telefónica se empezó a acercar al blockchain fue a través de conocer a emprendedores que están detrás de esta tecnología”.

Para Martín Umaran de Globant, más allá de los buenos resultados que se puedan obtener, el trabajo en conjunto entre grandes empresas y startups va más allá. “Hay cosas que tienen que ver con la pasión, al final del día estás invirtiendo en el emprendedor”, señala el emprendedor. Por otro lado, Umaran también destacó la importancia de tener un sponsor dentro de la compañía que colabore en el proceso. “Es clave identificar quién dentro de Globant lo puede ayudar para ir más rápido. Si esa esa persona no está comprometida como el emprendedor, no sirve. No somos solo un inversor financiero, somos un inversor estratégico, te vamos a ayudar a crecer”, agregó.

Esto dicen los emprendedores

Para Sabrina Castelli de Mujer Financiera, una comunidad que tiene por objetivo ayudar a todas las mujeres a manejar su dinero de forma eficiente, formar parte de este tipo de iniciativas no sólo le permitió ampliar tu cartera de contactos sino que, además, le dió el empuje financiero que necesitaba para potenciar su negocio. “Soy bastante partidaria de los concursos, nos sirvieron en la etapa inicial. La compañía no tenía revenue y estos nos permitieron empezar a hacer esas pequeñas inversiones. Alcanzamos 15 mil dólares entre todos los concursos en los que participamos. Al ganar concursos, uno no se imagina que se van a abrir otras puertas. Obviamente que hay que empujarlo, uno tiene que tener esa proactividad porque son compañías tienen proyectos y vos sos uno más dentro de todo lo que tienen”, explicó la emprendedora.

En adición a lo anterior, Sabrina también hizo hincapié en que cada una de sus postulaciones las utilizó como una oportunidad de mejora y de desafío constante. “Aprendés tanto en el proceso…especialemente cuando te dicen que no. Una buena manera de medir como va tu negocio son estos concursos porque cuando no quedás, algo tenés que cambiar. Evidentemente hay algo en tu propuesta de valor que no está siendo lo suficientemente claro”, detalló Castelli.

Por otro lado, Tomás Escobar de Acámica, academia de formación tecnológica, comentó que su compañía atravesó diferentes experiencias con grandes empresas. “En nuestro caso vivimos toda la experiencia: pasamos por Wayra y por inversiones junto a Globant. Esto nos ha permitido seguir creciendo de la mano de ellos, sobre todo a la hora de expandirnos a nuevos mercados. Por ejemplo, desembarcamos en Colombia el año pasado , donde Globant es muy fuerte y, si hubiésemos ido solos, hubiese sido muy desafiante”, señaló el emprendedor.

Finalmente, al igual que Sabrina, Tomás remarcó que los buenos resultados no son fruto de la suerte, sino del esfuerzo contínuo: “Es muy difícil sacar adelante un proyecto y triunfar. Requiere compromiso, pasión y de la apuesta por ese talento para alcanzar estos hitos. La velocidad, la tecnología y la innovación requieren poder moverse naturalmente sin tantos procesos”.

Fuente: Endeavor Argentina