Actualmente, el 9% de la población de la Argentina es vegana/vegetariana, lo cual significa un mercado en pleno crecimiento.

Creada en el 2000, la Unión Vegana (UVA) fue la primera organización vegana/vegetariana de Argentina y nació con el fin de difundir el veganismo como filosofía y estilo de vida, incluyendo el cuidado ambiental y de la salud, siempre con el respaldo de la evidencia científica. 

“Nuestro objetivo desde el inicio también fue influenciar sobre la sociedad y el mercado alimentario, preparando el camino para la creación de un sello vegano que identifique los productos aptos para consumo, como ya existe en el Reino Unido y en la Comunidad Económica Europea”, explica Manuel Martí, creador de la UVA.

A través de la UVA acaba de llegar a la Argentina la certificación vegana más prestigiosa del mundo: la V-Label, el emblemático sello “del brote” que brinda seguridad al consumidor que busca productos veganos.

Tal como explica el sitio Infonegocios, esta noticia es interesante para el país ya que el 9% de la población es vegana/vegetariana, lo cual significa un mercado en crecimiento.

“V-Label es un símbolo reconocido internacionalmente para el etiquetado de productos y servicios veganos y vegetarianos (en Argentina solo certificará productos veganos) y a la hora de comprar, es una referencia sencilla y fiable que certifica que los productos están libres de ingredientes de origen animal y que en su proceso productivo tampoco se han usado animales ni derivados”, describe Martí.  

Lee también:

Renombre mundial

Con V-Label las empresas promueven la transparencia en la producción para productos que no solo incluye alimentos sino también cosméticos, elementos de aseo personal, de limpieza, vestimenta y calzado.

Para acceder a la certificación hay que entrar al sitio www.v-label.eu y solicitar presupuesto a través de un formulario. Son solo 5 pasos simples.

“El costo de la certificación es realmente bajo (el monto exacto dependerá de varios aspectos a evaluar), la duración es anual y puede renovarse automáticamente. Hoy hay importantes bonificaciones por la reciente llegada de V-Label a Argentina y además esta certificación permite utilizar el sello en productos que se exportan, sin un costo adicional”, detalla Martí.  

La UVA tiene la exclusividad de la licencia en Argentina, es quien coordina todo el proceso de certificación y también asiste y asesora a las empresas en todo el trámite. En un futuro cercano, la UVA ofrecerá capacitación para ayudar a las empresas a reconvertir sus producciones para que se adapten a los protocolos de certificación que exige V-Label.

“El veganismo ha llegado al mundo para quedarse y Argentina no es ajena a este proceso. Las multinacionales ya se están adaptando a esta forma de vivir y alimentarse y es interesante analizar lo que está sucediendo en los mercados de todo el mundo, como la creación de la McVegan de McDonalds, las pizzas con queso vegetal de Pizza Hut y las leches veganas de Danone”, reflexiona Martí. 

“Además están surgiendo muchas empresas que emergen de la nada con productos a base de plantas, como Beyond Meat, Impossible Foods y NotCo, todas con inversiones multimillonarias y algunas con la participación de Bill Gates, Leonardo Di Caprio y Jeff Bezos, entre otros”, agrega.

“Todo esto demuestra que el mercado vegano crece de una forma descomunal porque el veganismo ya está instalado en la sociedad y las empresas que vean y comprendan esto, serán las mejores posicionadas en los próximos tiempos y estarán preparadas para el cambio de paradigmas que es irreversible y pronto será masivo”, concluye. 

Fuente: Economía Sustentable