Empresarios y analistas los adjudican a una caída de la oferta importada y local y a cobertura contra las presiones devaluatorias.

Los costos de los insumos industriales están creciendo entre 10% y 50% en dólares, de acuerdo con los diferentes sectores, afectados por la caída de la oferta y por la cobertura contra presiones devaluatorias, advirtieron empresarios y especialistas.

Un informe realizado por el grupo Industriales Pymes Argentinos (IPA) señala que los productos más afectados son los plásticos y el acero que se usan entre las fabricantes de electrodomésticos y de materiales para la industria automotriz.

IPA precisó que el polipropileno de fabricación nacional sufrió una reducción de la oferta del 30%, con un incremento en dólares de los precios del 10%. El ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) registra incremento del orden del 50% en dólares señalan, debido a una caída de la producción mundial del material, mientras que otros insumos que presentan problemas serían el nylon, el policarbonato, el PBT (Tereftalato de polibutileno), el poliestireno y el telgopor.

“Esas materias primas vienen todas por importación marítima. Durante estos tres meses hubo muchos retrasos debido a que por la alta demanda de Estados Unidos, Europa y Asia no se consiguen barcos para Latinoamérica. Además el flete tuvo un incremento de precio muy fuerte. Esto provoca faltante, y por consiguiente, aumento de precios por la presión de la demanda, que varían entre el 10% y el 50%”, manifestó el titular de IPA, Daniel Rosato. En declaraciones a Ámbito, indicó que “algo de especulación tiene que haber en esto, porque cuando hablamos de producción nacional, no depende del exterior”. En el caso del PET (tereftalato de polietileno), IPA afirma que “la oferta bajó entre 30% y 35% debido a que por la pandemia hubo una reducción en la recolección para el reciclado”, que también se profundizó por la caída del consumo de gaseosas plásticas. “El aumento de precios, desde el inicio de la pandemia, es del 30% en dólares aproximado en materia prima”, afirmó Rosato. En acero, la entidad dijo que empresas denuncian un “aumento inexplicable de precios de productos derivados, que alcanzan hasta un 25% en dólares para la chapa galvanizada”, y sostuvo además que se verificó una “inexplicable escasez de materiales”.

Lee también:

Al respecto, el economista Vicente Donato, director de la Fundación Observatorio Pyme, aseguró que existe una relación entre la presión devaluatoria del dólar y el precio de las materias primas. “Lo que está ocurriendo ahora es no sólo por una devaluación efectiva, sino por previsión”, explicó. Indicó que generalmente las empresas usan los stocks para protegerse contra una devaluación, pero esta vez, por los problemas que generó la pandemia los redujeron para obtener liquidez. El especialista en temas pymes subrayó que “las empresas tratan de trasladar a precios las presiones sobre los costos” y que por ello probablemente traten de vender con la idea de un dólar a $140 sólo para cubrir su costo de reposición.

Donato precisó que, según un trabajo de la FOP reciente, sólo 3% de las pymes dice beneficiarse de una devaluación, en caso de exportar, y menos del 1% dice que quedan más protegidas contra la importación. El especialista remarcó que a la mayoría les preocupa “el deterioro del poder adquisitivo de los clientes” que produce la inestabilidad cambiaria porque termina por afectar a la demanda.

Fuente: Ámbito