• La Agencia Córdoba Innovar y Emprender del Gobierno de la Provincia de Córdoba llevó a cabo un nuevo relevamiento y análisis de impacto de las incubadoras de empresas que forman parte del Programa Córdoba Incuba.
  • El estudio arroja una fotografía del sector para la provincia de Córdoba en el contexto de pandemia.
  • Los resultados obtenidos superaron los objetivos propuestos por la Agencia.

El relevamiento de la Agencia Córdoba Innovar y Emprender busca conocer el impacto y el valor que agregan las incubadoras tanto al ecosistema emprendedor como a los mismos emprendedores.

Se trata de una medición que se realiza anualmente con el objetivo de impulsar mejoras y potenciar el aprendizaje conjunto, en el marco del Programa Córdoba Incuba, cuya misión es fomentar la creación y fortalecimiento de incubadoras de empresas en la provincia de Córdoba, es decir, aquellas entidades especializadas en la formación, asesoramiento, vinculación y apoyo continuo a emprendedores a través de programas de incubación.

Este programa comenzó en 2017 y trabaja con 12 incubadoras de la provincia: Córdoba Capital (8), Río Cuarto (2), Marcos Juárez (1) y Cruz del Eje (1): Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad Católica de Córdoba, Cluster Incuba, Co-Innova, DoingLabs de la Universidad Blas Pascal, Drimcom, Fide Incubadora de Empresas, Fundación Gen-E, Impulsario, Incubadora de Empresas de la Universidad Nacional de Córdoba, Incubadora de la Universidad Nacional de Río Cuarto, Incubadora del NOC, Nexo.

En este contexto, cabe recordar que el Programa Córdoba Incuba resultó ganador del Concurso Aprendizajes, Innovaciones e Investigaciones 9 ST-Prodem en 2019. Este premio tiene por objeto generar, visibilizar y transferir conocimientos y aprendizajes sobre el desarrollo emprendedor y el ecosistema de la región. En este sentido, el programa de la Agencia fue valorado por el impacto en el ecosistema local en la generación de comunidad, indicadores e información de relevancia y fortalecimiento institucional.

Datos relevantes

Un dato relevante por destacar entre los resultados obtenidos es que se superaron los objetivos propuestos por la Agencia, a pesar del contexto desfavorable de pandemia. En cuanto al número de convocatorias de emprendimientos: en total, fueron 20 en el tercer año del Programa Córdoba Incuba, con 118 emprendimientos incubados en total (el objetivo eran 12 convocatorias y 48 emprendimientos).

Asimismo, se incorporaron 74 personas a los equipos de gestión de las incubadoras desde el inicio del programa.

Lee también:

Otro dato importante es la tasa de deserción promedio de los emprendedores en los programas de incubación, que este año fue de 14%. Si bien el año anterior fue de ocho por ciento, al contemplar la particularidad del 2020 en su contexto de pandemia, se podría evaluar como una tasa baja.

Scoring y medición de incubadoras

“Uno de los objetivos para este año era que la Agencia esté más cerca de las incubadoras. El Covid-19 hizo que adelantemos algunas iniciativas y para dar una respuesta a la crisis actual surgió un Ciclo de Ideación. El objetivo fue reunir a todas las incubadoras y trabajar pensando sus problemáticas y necesidades, el cambio de escenario actual y cómo seguir acompañando a los emprendedores con una nueva modalidad. Compartir las buenas y las malas prácticas para aprender de cada experiencia”, manifestó Diego Casali, presidente de la Agencia Córdoba Innovar y Emprender, y agregó que es “fundamental que en este contexto las incubadoras puedan seguir agregando valor a los emprendimientos que también se han tenido que reinventar en muchos casos”.

En la medición, se puntuó el desempeño de las incubadoras de empresas mediante  una ponderación del valor aportado al ecosistema, al programa de incubación y a su cliente (los emprendedores). En este sentido, el número se incrementó de 5,4 en el primer año a 5,9 en el tercer año del programa. Esto refiere a una mejor performance de las incubadoras, que fueron desarrollando competencias, mejorando procesos y capacitando sus equipos.

Durante el transcurso del programa, las incubadoras fueron cumpliendo con mayor eficacia los objetivos propuestos: el 58% incubadoras superan el valor promedio de desempeño (antes lo hacía el 50 por ciento).

Con los valores obtenidos en el relevamiento, se traza un mapa, con el objetivo de conocer los avances y la evolución de las incubadoras en el tiempo. En este gráfico se observa que, luego de tres años de programa, el 58% de las incubadoras que participaron cambiaron de estadío. Tres cambiaron su estadío inicial: dos pasaron a estadío medio y uno a avanzado. Además, cuatro incubadoras avanzaron de estadío medio a avanzado.

Lee también:

Algunos aprendizajes

“Uno de los mayores aprendizajes para la Agencia Córdoba Innovar y Emprender fue comprender que el aporte a las incubadoras no debía ser solamente económico”, aseguró Casali. Con esta perspectiva, el Programa Córdoba Incuba consideró cuatro variables:

  • Fortalecimiento institucional (financiamiento del 50% de los costos operativos).
  • Formación y profesionalización de los equipos de gestión de las incubadoras.
  • Desarrollo de comunidad.
  • Medición del valor que entregan al ecosistema.

En cuanto a la formación se detectó que en algunos casos sólo los directivos conocían en profundidad temáticas específicas y las aristas inherentes al ecosistema emprendedor, por eso, durante 2020, se realizaron3 módulos virtuales de “Formación de Equipos de Incubadoras” con disertantes reconocidos y referentes del ecosistema emprendedor y destacados profesionales de Latinoamérica.

Otro gran aprendizaje se centró en comprender la diversidad de incubadoras de empresas con las que cuenta la provincia de Córdoba, las cuales se diferencian por los emprendimientos que reciben, sus gobiernos, necesidades y entornos en las que se desenvuelven. Ha sido un gran desafío  en la gestión de Córdoba Incuba gestionar la diversidad y tomar ventaja de ella aprovechando el networking para acortar las curvas de aprendizajes de las organizaciones más nuevas.