En siete años, Webee se consolidó como una de las startups más innovadoras en Internet de las Cosas y comprometidas con el medio ambiente a nivel global. Buscan generar procesos productivos sustentables en un mundo donde un tercio de la comida elaborada cada año se pierde. El 40% de ese desperdicio se debe a ineficiencias en la producción.

Microsoft y Webee afianzan su relación para llevar a cabo desarrollos de Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial más accesibles y sustentables. A comienzos de este año, Webee ingresó al programa de Microsoft para Startups, donde emprendedores reciben beneficios específicos: acceso a los clientes de Fortune 500 a través de la venta en equipo, facilidades en el uso de la nube y herramientas de Microsoft y conexiones con comunidades locales para desarrollar proyectos. Desde ese momento, Webee usa toda la plataforma de Microsoft Azure para crear sus productos y servicios.

El recorrido de Cecilia Flores y Lucas Funes, los fundadores de Webee, arrancó con la creación de este emprendimiento en 2013. Su curiosidad por mejorar su tecnología los llevó de Argentina a Estados Unidos. Ahí no fue fácil: como miles de emprendedores y startups de distintas partes del mundo, buscaron posicionarse y lograr que fondos de inversión apostaran por su proyecto y obtener mayor capital. Según Mariano Amartino, director de Microsoft for Startups Latinoamérica, “grandes innovaciones tecnológicas y de negocios nacen de startups y emprendedores que marcan el camino. Nuestra responsabilidad y misión es ayudarlos a lograr más con tecnología y escala para crecer. El caso de Webee es la muestra clara del impacto del talento argentino y del diferencial que generan con propuestas tecnológicas con valor de negocio».

Lee también:

Un año después, se consolidan como una de las startups más importantes e innovadoras. Dividida entre Córdoba, donde reside su equipo de ingenieros y desarrolladores, y Silicon Valley, donde se encuentra su equipo ejecutivo y de negocios, esta empresa tiene dos objetivos centrales: democratizar el acceso a dispositivos de Internet de las Cosas; y, generar desarrollos sustentables que ayuden a reducir la huella de carbono, en un mundo donde un tercio de la comida producida se pierde cada año y el 40% de ese desperdicio proviene de procesos productivos ineficientes.

Actualmente, se encuentran trabajando con aliados estratégicos y clientes alrededor del mundo y desarrollando soluciones en Estados Unidos, Japón, México y Argentina. La empresa se enfoca en una tendencia en alza: Las plataformas consideradas de bajo código y sin-código buscan democratizar el uso de tecnologías más sofisticadas, como Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial y Machine Learning para que cualquier persona, sin contar con conocimientos técnicos, pueda implementar estos productos.

Lee también:

En este sentido Cecilia Flores señaló: “Hoy en día, muchas empresas desconocen las oportunidades que genera la utilización de Internet de las Cosas, cuya tecnología vuelve a los objetos más inteligentes. Por ejemplo, con estas aplicaciones se pueden sensorizar campos para detectar cuál es el mejor momento para una cosecha, prevenir posibles plagas, etc.; o, gracias a modelos predictivos, anticiparse a que una máquina se rompa en una fábrica. Para acortar los tiempos creamos soluciones pre-armadas. De esta manera apuntamos a democratizar el acceso y lograr procesos más eficientes que permitan reducir la huella de carbono.

Asimismo, en julio de este año, Cecilia fue reconocida en el certamen Female Founder Competition, del que participaron 1.500 mujeres y obtuvo USD2.000.000 para invertir en su proyecto. “Agradezco haber sido premiada y reconocida para hacer crecer a Webee en el mercado mundial. Espero, también, que mi historia ayude a animar a más mujeres a que emprendan y se involucren en la industria de la tecnología”, sostuvo.

El foco: Tecnología accesible para el campo argentino

En línea con lo anterior, Webee desarrolló una batería de soluciones específicas para un sector clave del aparato productivo argentino: el agro. Alojadas en la infraestructura de nube de Microsoft Azure, estas soluciones de Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial forman un ecosistema de más de 1.000 dispositivos para monitoreo remoto, automatización de procesos industriales y agricultura de precisión.

Visual IoT es una de ellas, que no requiere código ni intervención de ingenieros para ser instalada en los campos. Utiliza sensores con conectividad de largo rango de alcance (hasta 15 km punto a punto y bajo consumo de energía). En pocos minutos se pueden configurar diferentes sensores para extraer variables del campo en tiempo real y unificar todas las mediciones en la aplicación de Webee para tomar mejores decisiones. En la práctica, estas soluciones permiten:

·       Medir y conocer la temperatura, humedad, pH, nitrógeno, fósforo y potasio de los suelos en tiempo real en combinación con otras variables (ambientales, proyecciones de clima) para determinar la calidad del suelo y la necesidad de efectuar riego de manera eficiente, tomar decisiones sobre aplicación de fertilizantes, proyectar resultados de producción versus demanda.

·       Monitorear el estado de los silos bolsas (si están abiertos, intervenidos, calidad de aislamiento, variables de temperatura y humedad).

·       Conocer en tiempo real el estado de las maquinarias agrícolas y a través de sensores plug and play poder ahorrar en el rendimiento de combustible al mejorar la logística de carga y distribución de los tractores, cosechadores, etc.

·       Controlar la producción de leche en tambos mediante el monitoreo de la salud de las vacas, del proceso de extracción de la leche y almacenamiento: productividad y calidad, proceso de distribución desde el almacenamiento local en el tambo, la carga en el camión y el transporte en la planta manufacturada/de procesamiento de la leche (producción, empaque).

·       Mejorar la capacidad productiva y el funcionamiento de las máquinas de los molinos de granos.

Fuente: Rocio Bravo | ladoh