Marcos Galperin, el fundador de la compañía valuada en US$50.000 millones, arrancó con 5.000 productos en una base de datos, para luego transformarse en una firma que se expandió a nivel internacional

Marcos Galperin es un empresario que a temprana edad construyó la firma privada más valiosa de la Argentina. Las claves que el fundador de Mercado Libre considera indispensables para emprender son: ingenuidad, capacidad de aprender y asimilar los momentos de angustia.

Galperin fundó la empresa en Buenos Aires en 1999 y, según contó, su principal objetivo era ser una plataforma de e-commerce. Arrancó con 5.000 productos en una base de datos, para luego transformarse en una firma que se expandió de ese rubro hacia la logística y el negocio financiero.

“Cuando todo el mundo piensa una cosa y vos estás absolutamente convencido de otra, lo que aprendí es andar detrás de tu instinto, sobre todo cuando sabés que estudiaste y no es una apuesta”, señaló. “La oportunidad de Mercado Libre fue realmente única, ya  que justo se dio con el nacimiento de internet”, aseguró.

Lee también:

Haciendo referencia a la famosa frase de Steve Jobsstay hungry, stay foolish”, Galperin habló de la ingenuidad que se necesita a la hora de emprender. “Esa ingenuidad de los norteamericanos es valiosísima, es la que genera que el mundo progrese; genera que Apple invente el iPhone o que Elon Musk saque un auto eléctrico”, indicó, a la vez que agregó que la clave es que el uso de la tecnología responde a un problema de la sociedad.

En lo referente a la pandemia de COVID-19, Galperin consideró que el aislamiento social excluyó a todas las personas, cuando antes eran solo los que estaban lejos de las grandes ciudades los que no podían acceder a los productos. “Ahora se masificó el uso. Aquellos que ya lo usaban lo utilizaron mucho más y lo que no lo habían probado, lo probaron. El comercio electrónico aumentó; nos adelantamos 3 o 4 años dependiendo el país”, aseveró.

Hace cinco años no teníamos ni idea de cómo hacer logística. Éramos una plataforma de comercio electrónico y de pagos digitales, pero nunca nos habíamos metido en el mundo físico de transportar”, explicó. Según el empresario, para poder competir debían darle “una excelente experiencia a los usuarios”.

Con respecto a los roles en la empresa, aseguró que tiene pendiente poder “transicionar a un rol menos operativo”. Él cree que hay infinidad de cosas por hacer y que la compañía puede seguir creciendo.

Posiblemente, tengamos para este año cien millones de personas usando Mercado Libre o Mercado Pago y es un número enorme, pero es un número muy pequeño al lado de las 680 millones que viven en los países que integramos”, subrayó.

Se aprende a sacar lecciones de las derrotas y se aprende a armar equipos”, aseguró, al tiempo que reafirmó que es fundamental generar un espacio para cada personalidad. En este punto, resaltó que una buena cultura se logra sacando lo mejor de cada persona, incentivándola, dándole responsabilidad pero acompañándola. “Las ideas surgen de abajo para arriba, de arriba para abajo, de costado a costado”, dijo.

En esa línea, aseguró: “Incentivamos mucho la cultura de tomar riesgos. En tecnología es complicado empezar a jugar de una manera conservadora, porque dejás de arriesgar, de innovar y terminás perdiendo”.

La compañía ayuda a pequeñas y medianas empresas brindándoles una plataforma donde se puedan vender sus productos de una manera fácil y con gran alcance. En total, más de medio millón de personas viven con las ventas que realizan a través de Mercado Libre, permitiéndoles competir con las grandes marcas.