El Corporate Venturing gana popularidad y se define como cualquier esfuerzo por parte de una empresa para crear nuevas iniciativas emprendedoras

Existe un nuevo activo entre las empresas. No es el oro, el Bitcoin ni los dólares, sino algo mucho más etéreo pero tan influyente como cualquier divisa: la transformación digital, que ya es parte de la “nueva normalidad” si bien es un proceso de cambio que viene madurando hace rato en muchas compañías

Empujadas por la pandemia y un mercado que exige cada vez más productos y servicios ágiles, las compañías buscan innovar a como dé lugar. Incluso, buscando ayuda en firmas mucho más chicas. Claro que ser llamadas “chicas” no debe prestarse a confusión: el impacto que pueden generarl es abismal.

Las corporaciones, por su naturaleza y tamaño, suelen tener estructuras rígidas, burocráticas que hacen que los procesos de cambio e innovación sean complejos“, señala Maria Julia Bearzi, directora ejecutiva de Endeavor Argentina

Maria Julia Bearzi, directora ejecutiva de Endeavor Argentina

Agrega que “si bien muchas organizaciones se han animado a impulsar el desarrollo interno de células de innovación (intrapreneurship), la propia cultura de la compañía puede condicionar esa innovación, al igual que las posibilidades de pensar más allá de lo aparente”.

Este modelo, conocido como Corporate Venturing (CV), gana cada vez más popularidad en el mercado y puede definirse como todo intento por parte de una firma para crear nuevas iniciativas emprendedoras y dinamizar sus procesos a través de la colaboración y soluciones de emprendimientos.

En un reciente estudio sobre esta temática realizado por la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (ARCAP), la consultora EY y Endeavor se reveló:

  • 1 de cada 5 inversiones que reciben las startups es realizada por un fondo corporativo o vehículo de Corporate Venture Capital
  • Más del 64% de los emprendedores lograron establecer algún tipo de relación comercial con las empresas
  • El 75% de quienes lideran una startup recomendaría este proceso a sus pares

“El CV les otorga dinamismo, flexibilidad y tolerancia al fracaso o a equivocarse. Los emprendedores son resilientes, abiertos a la cocreación, la realización de prototipos y la búsqueda constante de adaptación“, señala el director ejecutivo de ARCAP, Juan Giner. 

Además, remarca que “las empresas, por más grandes o más recursos que posean, no tienen esas cualidades que destacamos de los emprendedores”.

Trabajo en conjunto

Los resultados del estudio de ARCAP no hacen más que confirmar una tendencia que se viene proyectando hace rato. Fiel reflejo de esto es la experiencia de grandes compañías de todos los sectores aunque, según el estudio de ARCAP, existen distintos modelos populares de CV:

  • Aceleración y la incubación (52%)
  • Inversión (24%)
  • Concursos o hackatones (18%)

Trabajar con startups produce un impacto tanto estratégico como económico: aporta un efecto multiplicador donde ellas están a la vanguardia de la tecnología, genera un aprendizaje mejor y más rápido y un cambio cultural dentro de la organización, permite contar con otras ventajas competitivas que ayudan en el posicionamiento, acelera los tiempos y procesos de adopción de productos”, comenta Agustín Rotondo, CEO de Wayra Hispam.

La división emprendedora de Telefónica-Movistar apuesta e invierte en startups para generar desarrollos en conjunto y hacer escalar el negocio a través de nuevos productos y servicios. Con el foco puesto en Big Data, IoT, inteligencia artificial, fintech, video y ciberseguridad, desembolsa más de 200.000 dólares por compañía.

Alejado del mundo de las telecomunicaciones y el rubro tecnológico, Quilmes desarrolló Eklos su propia aceleradora estratégica con el objetivo, en palabras de la empresa, de “facilitar recursos de todo tipo (financieros y humanos) a proyectos claves“.

El equipo de Eklos, la incubadora “inhouse” de Quilmes

“Uno de los grandes desafíos es seguir siendo relevantes para los consumidores a través de nuestras marcas. Eso solo se puede lograr colocándolos en el centro de la escena para entender cómo evolucionan sus necesidades para desarrollar innovaciones que les brinden soluciones de valor“, asegura Karin Tenenboim, Gerente de Innovación Abierta de Eklos en Cervecería y Maltería Quilmes

Por eso, la firma apuesta a tres programas a los que pueden aplicar los emprendedores, que varían según sus necesidades y su estadio. El foco está puesto en potenciar la cadena de valor, que va desde el trabajo en el campo, malterías y cervecerías en todo el país, distribuidores y puntos de venta.

Por ejemplo, Quilmes trabaja con ZoomAgriuna startup que utiliza reconocimiento de imágenes e inteligencia artificial para determinar la pureza varietal de la cebada cervecera en pocos minutos, en lugar de cinco días, y a una fracción del costo de los métodos que existían anteriormente.

Con formato diferente pero un objetivo similar, el fondo de inversión Kamay Ventures (conformado por Coca-Cola ArgentinaArcor y Overboost) también busca asociarse con emprendedores para escalar los negocios de estas grandes compañías.

Gabriela Ruggeri, Managing Partner de Kamay, asegura que el programa que llevan adelante se centra en tres pilares fundamentales:

  • Aceleración, para impulsar proyectos ya existentes”
  • Company building, con ideas que comienzan desde cero”
  • “Generación de alianzas estratégicas con entidades que contribuyan a  acercar las startups  a  las corporaciones

El fondo busca invertir entre 100.000 y 300.000 dólares en una decena de proyectos en los próximos tres años. “El programa beneficia a ambas partes, dándoles a cada una lo que necesita para su sostenibilidad y la evolución del negocio. Creemos que la integración entre ambos tiene un enorme potencial“, remarca la ejecutiva.

La primera inversión de Kamay fue u$s250.000 en Arqlite, una compañía que ya se encuentra trabajando con Grupo Arcor. Esta firma desarrolló un proceso innovador para poder reciclar plásticos laminados, aluminizados y degradados generados por las principales compañías productoras de packaging.

Construir startups

Estos nuevos modelos de trabajo nacen porque muchas compañías fracasaron en el intento de encontrar la innovación “puertas adentro” con la profundidad y velocidad que exigen los tiempos modernos. Las razones son varias y diversas, pero suelen encontrarse como denominador común:

  • Una cultura corporativa muy arraigada que no admite el error, siendo éste un elemento indispensable en cualquier proceso de este tipo
  • Modelos organizacionales y procesos de negocio que carecen de la agilidad que requieren los procesos innovadores

“El impacto para las empresas puede pasar por encontrar elementos que enriquecen o complementan la propuesta de valor a sus clientes, mejorar sus procesos, identificar espacios de eficiencias de costos, acceder a talento que de otra forma no se acercaría y contagiar en la organización una cultura más ágil”, enumera Ignacio Hecquet, socio y Líder de Estrategia y Transacciones para EY Argentina.

Por eso, además del formato tradicional de asociación e inversión en emprendedores, existen compañías que se dedican a formar startups “a medida” de las necesidades. “Las grandes corporaciones tienen deseos claros de innovar para impactar a sus categorías. Nadie quiere ser Blockbuster y que le aparezca Netflix“, ejemplifica Federico Giesenow, managing parter de YOP Labs.

Esta firma tiene un modelo de “startups como servicio“, mediante un modelo de incubación completa en el que desarrollan todo tipo de soluciones a través de metodologías ágiles, propias del método lean startup, es decir, con ciclos de desarrollo cortos e iterativos.

La firma cambió su nombre de YOPDev para para reforzar que no solo desarrollan software, sino que “incuban integralmente nuevos negocios“. Entre sus clientes se destacan Laboratorios Bagó y Unilever. Para Bagó, la firma creó Labbi, un sitio que ofrece a las 15.000 farmacias del país la posibilidad de acceder a las ofertas de la firma. 

Lee también:

“Antes, Bagó sólo llegaba hasta dónde lo hacían sus promotores de forma directa, hasta 4.000 locales. Pero ahora se democratiza este acceso y le permite a la compañía cubrir todo el país“, destaca. Con Unilever la estrategia fue diferente, ya que desarrollaron el rediseño completo de la plataforma de su marca Confort en Brasil.

“Trabajamos con un equipo muy unido a la compañía para apalancarnos, porque este modelo de negocios tiene lo mejor de los dos mundos: la llegada de las grandes firmas junto con el expertise y la forma de operar de una startup“, indica el experto.

En todos los casos, este startup builder se encarga de aplicar su agilidad y experiencia en negocios digitales que las multinacionales integran al resto de sus operaciones. “Hay un impacto muy grande en cultura empresarial, porque se exponen a cómo trabaja una startup. Por eso también también terminan incorporando algunas de estas herramientas para su trabajo cotidiano”, finaliza Giesenow.

Más allá de los distintos formatos que existe en la relación grandes corporaciones-startups, las experiencias exitosas de estas compañías demuestran que este modelo de cocreación, inversión y trabajo en conjunto llegó para quedarse.

Fuente: IProUp