A esa conclusión llegó un informe desarrollado por Pullmen a más de 500 jóvenes de AMBA, en un contexto donde el desempleo joven y la informalidad en este colectivo son uno de los flagelos pendientes.

Mientras la economía del país cruje, la demanda laboral de las empresas tiene ganadores y perdedores. Este dato, si bien ya no es noticia, tiene un correlato desalentador: del otro lado del mostrador, sólo el 29 % de los jóvenes encuestados conoce cuáles son las principales demandas del mercado laboral, y tan sólo el 17 % tiene competencias vinculadas a las TI, lo cual favorecería mayores niveles de empleabilidad. No obstante ello, Diego Ortega, Vicepresidente de Pullmen aclaró que “cuando se habla de jóvenes, solemos meter a todos dentro de una misma bolsa; en este caso, se trata de jóvenes que no son bilingües, no estudian en universidades privadas, sino que requieren de un empleo que le permita tener un salario como medio de subsistencia, pero que tienen voluntad de desarrollarse, sólo que en este momento les preocupa el presente”.

Pero vamos por partes, ¿Cuál es la demanda hoy? Las posiciones “digitales” llevan la delantera y siguen siendo las joyas del mercado. Desde analistas y gerentes de marketing digital, ecommerce analysts y managers, community managers,digital officers, search organic marketing specialists (SEO), search engine marketing especialists (SEM), CRM analysts, analista de ventas digital, son posiciones muy requeridas. Así y todo, durante la situación de cuarentena hemos visto cómo los rubros esenciales vienen teniendo su “momento de gloria”: limpieza, sanidad, pharma, alimentos (producción y logística) y packaging son rubros que demandan personal. A su vez, cajeros de supermercado, operarios, repositores, enfermeros, también repartidores y operarios. Durante este período, los pedidos para estos sectores aumentaron en un 40%. 

No obstante, el fenómeno del desempleo joven no es patrimonio de Argentina: según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la tasa mundial de desempleo juvenil (13%) es tres veces mayor que la de los adultos (4,3%). En la eurozona, las cifras del desempleo juvenil alarman a la población y han sido centrales en las promesas de campaña de todos los partidos. Grecia, España, Portugal, Italia, Francia.

Lee también:

Es que, tal como nos diría cualquier manual de economía, si todo funciona bien el equilibrio de un mercado se producirá cuando la oferta y la demanda se encuentran generando un precio y una cantidad que en economía se denomina equilibrio. Sin embargo, amén del problema del desempleo estructural en el país, hay una notoria brecha entre oferta y demanda laboral. O mejor dicho, no se “produce” lo que demanda el mercado, de modo que quedan puestos sin cubrir.

La seguridad laboral prevalece sobre el desarrollo

A su vez, la mayoría de los jóvenes relevados identificó a las remuneraciones como la variable que más impacta en la calidad de vida laboral. Si bien la experiencia en el trabajo debería estar más asociada a factores “intangibles”, sólo para el 5 % de los encuestados el clima laboral y las posibilidades de desarrollo son hoy factores relevantes para tener una buena experiencia como empleado; por el contrario el salario primero (69 %) y la estabilidad laboral (26%) se imponen como los atributos más valorados por los jóvenes hoy. Diego Ortega, Vicepresidente de la firma afirmó que “el ciclo económico es típicamente un gran condicionante: mientras en épocas de crecimiento o expansión los temas blandos prevalecen para fidelizar y atraer talento, hoy por hoy la agenda está vinculada con la coyuntura”.