Un grupo de representantes de distintos sectores de las pymes industriales pidieron al Gobierno elaborar un plan que identifique actividades a potenciar y avance en un plan de sustitución de importaciones. Además, le pidieron que elimine trabas a las exportaciones, como falta financiamiento, trámites aduaneros burocráticos y costos aduaneros excesivos, entre otros.

Producto de la ausencia de una estrategia nacional, industriales de pequeñas y medianas empresas señalaron que en la última década se perdieron más de 1543 exportadoras pyme. Por ese motivo, llaman a lanzar un programa de desarrollo de todos los sectores productivos que extienda la sustitución de importaciones para fortalecer el mercado interno, en tiempos en que se agudiza la crisis cambiaria producto de la pérdida de reservas. “Necesitamos una estrategia nacional exportadora”, afirmó Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA).

Un grupo de representantes de distintos sectores de las pymes industriales, entre ellos empresarios y trabajadores, participaron de las mesas de análisis previas al primer Congreso Industrial por el Consenso Nacional. Allí alertaron que en la última década “el desempeño exportador argentino estuvo muy por debajo del nivel de exportaciones de bienes y servicios mundial”. A raíz de lo señalado, más de 1543 pymes exportadoras locales debieron cerrar sus puertas en forma definitiva entre 2010 y 2019.

Ante esta situación plantearon la importancia de poner en marcha un plan nacional que abarque a todos los sectores productivos, con el objetivo de identificar y extender la sustitución de importaciones para fortalecer el mercado interno y consolidar las reservas del BCRA, cuya sangría se profundizó en los últimos meses.

“Necesitamos una estrategia nacional exportadora basada en la mejora de la productividad y en la reducción de costos internos para generar competitividad. Un tipo de cambio elevado no garantiza una competitividad sostenida en el tiempo, sino que se debe lograr con la mejora en la productividad industrial”, afirmó Rosato, uno de los coordinadores del Primer Congreso Industrial.

De acuerdo a un relevamiento realizado por industriales pymes, en la última década el Producto Bruto Interno mundial se expandió un 37% y las exportaciones mundiales de bienes y servicios crecieron un 38%. Sin embargo, en el mismo período “el PBI argentino creció un 3% y las exportaciones crecieron un 1,5%”.

Lee también:

Siguiendo esa línea, remarcaron que “el valor exportado por las PYMEX en los últimos 10 años cayó de u$s5000 millones en 2010 a u$s3.800 millones en 2019” y “en el período 2010-2019 se perdieron 2955 exportadores de manufacturas siendo 1543 PYMEX (PYMES Exportadoras)”.

El plan propuesto por los industriales pyme se enfoca en dos pilares. En primer lugar, solicitan al Gobierno realizar un relevamiento de la capacidades técnicas y humanas de la industria. Con ello, se buscará identificar actividades, potencialidades del sector, demanda del mercado mundial, y perfil de la mano de obra. En segundo lugar, remarcan que es necesario crear un área del Estado nacional “que diseñe, implemente, sostenga y defienda antes los poderes económicos contrarios, las políticas que nos permitan alcanzar los objetivos planteados”.

“Para el corto plazo debemos sustituir la mayor cantidad de productos posible. Implementar un plan nacional que abarque todos los sectores productivos con el fin inmediato de disminuir la desocupación, atender las necesidades básicas y ahorrar todas las divisas posibles, apuntalando una política de fortalecimiento progresivo del peso argentino y estabilidad macroeconómica basada en el superávit del sector externo y el consumo interno”, señalaron.

Al mismo tiempo, remarcaron que se debe realizar un trabajo conjunto entre “las entidades gremiales empresarias y de trabajadores en el control de las importaciones, mientras se realiza un postergado trabajo que permita definir con mayor precisión las nomenclaturas arancelarias y evitar que muchos productos que se producen sean reemplazados por importados que ingresan por vías arancelarias y reglamentarias alternativas a las que les corresponderían”.

La semana pasada, el Gobierno nacional anunció un plan económico cuyo objetivo apunta a mejorar las exportaciones, la liquidación de divisas, el tipo de cambio y además frenar la salida de reservas del BCRA. En ese sentido, uno de los puntos relevantes para el sector tiene que ver con la quita de retenciones a las exportaciones y devolución de reintegros.

Sobre este punto, Rosato afirmó que “para que la competitividad sea sostenida en el tiempo se debe lograr la mejora en la productividad industrial, con inversión en I+D y en tecnología, y en la reducción de costos internos, como los costos de logística y los de insumos difundidos”.

Asimismo, empresarios y trabajadores que componen la mesa de Comercio Exterior del Congreso Industrial, señalaron en un comunicado que “la Argentina actualmente tiene acceso limitado al mercado de capitales externo y tiene dos fuentes de demanda de dólares (divisas): el pago de la deuda contraída y el crecimiento (dólares para sostener a la producción). Actualmente no estamos creciendo, sin embargo, para comenzar y sustentar crecimiento, se van a necesitar divisas para la producción”.

“El camino para generar divisas de manera sustentable para poder hacer frente al crecimiento y a los pagos de la deuda nacional, es promover y desarrollar las exportaciones”, añadieron.

Desde el sector identificaron diversos puntos conflictivos que impiden mejorar el rendimiento exportador, entre los que se encuentran la “falta financiamiento para mejorar la productividad industrial de largo plazo; trámites aduaneros complicados, burocráticos; costos aduaneros excesivos, elevados costos para llevar el producto exportado desde el origen de fabricación hasta subirlo al barco (depósito fiscal, aduana, despachante, terminal porturaria, etc.); la necesidad de soporte e incentivos para las primeras exportaciones; y una dificultad en la identificación de productos alimenticios dentro de Mercosur”.

Al mismo tiempo, descartaron que sea positivo aplicar una mejora de la competitividad a través de la devaluación de shock del tipo de cambio ya que “logra resultados en el corto plazo, pero volviendo siempre al punto de partida, que es la falta de competitividad”.

Por otro lado, el sector destacó que existe una fortaleza en el Gobierno en cuanto a los objetivo del plan nacional mejorar la matriz exportadora nacional, lo cual “expresa que el camino es con todos, mercado interno y externo, campo e industria”.

Además, elogiaron las medidas anunciadas por el Ejecutivo que conduce Alberto Fernández, enfocadas en impulsar el comercio exterior de productos industriales. Por tal motivo, señalaron que es necesario profundizar el modelo de sustitución de importaciones.

Fuente: Ámbito