Un día estamos junto a nuestra esposa/o, algún hijo, primo, hermano haciendo un emprendimiento y a los pocos años somos una empresa, que pese a su crecimiento, creemos que sigue siendo familiar. ¿Hasta cuándo es una empresa familiar? ¿Cuántos familiares deben incluir para llamarla así?

Supongo que muchas de las grandes empresas del mundo han incluido a familiares a trabajar dentro de ella aunque sus tareas no se crucen o no tomen decisiones dentro de la misma área de la empresa. El momento en el que ese emprendimiento familiar creció y que nos dimos cuenta que cada miembro de la familia se ocupa de un área distinta, que nos tuvimos que dividir las tareas para poder seguir adelante y no solo dividirnos los días en los que trabajamos, ahí, justo ahí, es dónde debemos poner un punto y analizar qué empresa estamos siendo.

Cuando la empresa ha crecido lo suficiente, hay que ser consciente que debemos tomar algunas medidas para continuar con el adecuado funcionamiento y para que sigamos creciendo de una manera correcta. ¿Cuándo crecimos suficiente? Cuando nos damos cuenta que debemos delegar. Por mas mínimo que sea, debemos buscar a otra persona a que haga algo por nosotros y es en ese preciso momento cuando tenemos que darnos cuenta que no solo estamos manejando nuestro negocio, hay gente que trabaja para nosotros que nos ayuda a crecer, a ganar más plata y a que lo que queremos lograr lo hagamos más rápido.

En ese momento debemos tener en cuenta varias cuestiones para no perder la oportunidad de continuar creciendo, para no tener que rearmarse y volver a empezar, sino que podamos continuar, seguir adelante, seguir mejorando y buscar el éxito. Cuando la empresa familiar está creciendo debemos contratar a profesionales que nos asesoren o ayuden a llevar adelante adecuadamente y es allí, en conjunto con esas personas que vamos a lograr mantenernos vigentes y evolucionar hacia una pequeña empresa con todo lo que eso implica.

Debemos tener algunos puntos en cuenta que son fundamentales para nuestro desarrollo:

–          Aprender a trabajar 8hs por día en horarios laborales, no siempre es fácil, pero es necesario para evitar complicaciones, rupturas o conflictos familiares.

–          Conocer lo que sabemos hacer y reconocer las debilidades de gestión, estructura o planificación que se tienen para poder hacer hincapié y enfocarse en esos puntos para mejorarlos.

–          Adoptar un protocolo familiar o armar una estructura de empresa y equidad de los miembros el cual respetar para evitar conflictos.

–          Planear estratégicamente, es decir analizar dónde estamos, hacia dónde queremos ir y el camino que vamos a tomar para realizarlo.

–          Finalmente debemos planificar la sucesión.

Lee también:

Es muy difícil delegar para quién ha logrado crear todo desde el principio. Debemos encontrar la manera correcta de delegar, asignar las tareas adecuadas a cada miembro y entender que lo nuevo no siempre es malo, que la evolución es algo que debe suceder y que nadie es fundamental ni indispensable, sino que cada uno tiene una función adecuada que cumplir.

Para ello es que hay que aprender a reconocer quién tomará las responsabilidades, quienes se harán cargo de las planificaciones y siempre, siempre escuchar y tener muy en cuenta a los más viejos, ellos no entenderán la modernidad, ni la evolución que está teniendo la empresa, pero si reconocen las oportunidades y sobretodo, siempre se darán cuenta de un problema o una crisis antes que otro.

La combinación de la experiencia con las ganas y la voluntad es la combinación perfecta para que una empresa sea exitosa y es allí el punto en que la familia debe volver a encontrarse para lograr el crecimiento empresarial y no el punto de discusión o de conflicto en el que genere la disolución de la empresa.

Lee también:

Cada familia es un mundo como se dice comúnmente, cada empresa familiar también lo es, no debemos sólo creer que por ser una empresa no debemos mantener los valores ni las costumbres de la familia que lo compone, al contrario, como digo en mi libro, cada empresa tiene la personalidad de las personas que la componen, y si esas personas son familia deberían mantener su esencia y demostrarla!!

(*) Director de AR Consultora Empresarial. Columnista y Conferencista Internacional.