Un relevamiento privado detalla que la mayor cantidad de inversiones en startups durante los últimos 3 años se concentraron en los sectores de software y servicios (42 %), y de agricultura (36 %).

Según los datos que surgen de la segunda edición de la “Encuesta sobre el Inversor Ángel Argentino 2020”, realizada en iniciativa conjunta entre el Observatorio Latinoamericano de Financiamiento a Emprendedores (OLFE), conformado entre IAE Business School y la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, y la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (ARCAP), los sectores de tecnología y agricultura lideran los elegidos para inversiones “ángeles” en Argentina.

El relevamiento detalló que la mayor cantidad de inversiones en startups durante los últimos 3 años se concentraron en los sectores de software y servicios (42 %), y de agricultura (36 %). Seguido por comercio (retail, e-commerce, marketplaces, consumer tech, entre otros) que registra 29 % de las inversiones y el sector de fintech (27 %). En quinto lugar se posiciona la categoría “otro” con 21 %, en la que comienzan a distinguirse sectores incipientes como la industria satelital, aeroespacial y biotecnología.

En promedio, el inversor “ángel” argentino destina entre el 10-20 % de sus inversiones financieras a la inversión ángel. El 86 % de los inversores ángeles tienen experiencia previa de inversión en los mercados financieros (por ejemplo: acciones, bonos, futuros, etc.)

Lee también:

A nivel internacional, los motivos de fracaso de las startups se explican principalmente porque no existía necesidad del producto/servicio en el mercado (42 %), falta de caja (29 %) y problemas con el equipo fundador (23 %). En cambio, a nivel local, este último se presenta como el principal motivo de fracaso para las inversiones de los ángeles argentinos (67 %).

En términos de desempeño de inversiones, el 57 % de los inversores encuestados afirman haber logrado al menos un retorno positivo de sus inversiones y el 43 % reporta que sólo obtuvieron retornos negativos.

Al ser consultado por los factores que incentivaron el crecimiento de la actividad ángel en los últimos años, Santiago Pinto EscalierInversor Ángel de la Provincia de Buenos Aires, sostuvo: “Es la sumatoria de esfuerzos del gobierno, leyes pro-emprendedores, más casos de éxito, incentivos mixtos y la prensa mostrando emprendedores.” Por su parte, Pablo Sola, Ángel de CABA, afirmó: “La difusión que se ha dado de las distintas iniciativas y los casos de éxito tanto locales como internacionales, hacen que las startups sean vistas como una alternativa de inversión válida, aunque no exenta de grandes riesgos”.

 Perfil del inversor ángel argentino

La figura del inversor ángel surgió hace ya algunos años en la industria y hace referencia a individuos que desembolsan capital en startups argentinas, más allá de su propia nacionalidad. De acuerdo con los datos arrojados por el estudio, el 98 % de quienes se vuelcan a esta forma de inversión son locales, registrando un crecimiento respecto de la primera edición de la encuesta en la que el 93,6 % de quienes se volcaban a esta forma de inversión eran locales. El 2 % restante que participa como ángeles son de nacionalidad extranjera, entre ellos, uruguaya y estadounidense.

Lee también:

La edad promedio del inversor ángel argentino es de 50 años, con un mínimo de 18 y un máximo de 78 años. El 75 % de los encuestados tiene menos de 57 años. El intervalo de edad más común es entre 41 y 50 años (41 %). En términos de educación, del total de los consultados, el 53 % alcanzaron educación de posgrado (49 % Maestría, 4 % Doctorado). La mayoría tiene un título en negocios (62 %), seguido por Economía (41 %) e Ingeniería (31 %).

A la hora de adoptar patrones para identificar más eficazmente una oportunidad de inversión, el más utilizado es “Contacto directo con empresarios/emprendedores”, seguido por “amigos/colegas de trabajo” y “grupo/red ángel o fondos”. Esto lo diferencia también de Estados Unidos, donde los grupos ángeles están en la situación más privilegiada.

 Comportamiento del inversor ángel argentino

Los inversores citan varias razones para sentirse atraídos por la inversión ángel. Vincularse con otros inversores ángeles es la menos atrayente entre las opciones brindadas y aportar la propia experiencia es la más atrayente.

Es importante destacar que el impacto socio-ambiental de la inversión atrae tanto como el retorno financiero. Otros aspectos mencionados por los encuestados incluyen: emprender nuevamente manteniendo el balance de trabajo-placer en la vida, hacer un aporte al ecosistema local, divertirse y aprender.

Al ser consultado por los motivos que lo llevan a desempeñarse como inversor ángel, Luciano Nicora, Vicepresidente de Endeavor, sostuvo: “La vida del emprendedor es mi esencia, mi vida tiene que ver con el miedo, el vértigo y con sentirme parte de la transformación. Que alguien me deje participar de esos sueños para mi es vital, me extiende la vida. Lo que construí en la sociedad lo hice gracias a la comunidad, entonces es una manera de retribuir y hacer volver gran parte de lo que tengo. Para mí la mejor forma de devolver es invertir y darle una oportunidad a otro.”

El 78 % de los encuestados destina menos del 20 % de sus inversiones financieras a la inversión ángel. En promedio, el inversor ángel argentino destina entre el 10-20 % a la inversión ángel y la mediana se mantiene en el primer rango, 0-10 %. Sólo el 11 % de la muestra destina más del 40 % de sus inversiones financieras a la inversión ángel.

La mayoría (55 %) de los inversores de la muestra decide invertir a más de 100 km de su lugar de residencia y 45 % invierten localmente. No obstante, los porcentajes varían según la residencia de los inversores.

Fuente: Ámbito