Por Carolina Zúñiga
CEO Action Broker Consulting

Existen en el mercado instrumentos accesibles como fideicomisos financieros, cheques de pago diferido, cheques electrónicos (Echeq), obligaciones negociables, pagarés avalados, fondos comunes de inversión cerrados y factura de crédito electrónica, los cuales permiten generar liquidez a tasas razonables.

Según datos de la Comisión Nacional de Valores (CNV) en 2019 las empresas captaron fondos en el mercado de capitales por $ 325.048 millones. Un alza de 71,0% respecto a 2018 y a priori se observa en 2020 un aumento del 23%, respecto 2019.

Los instrumentos más utilizados son Fideicomisos Financieros, Cheques de Pago Diferido, Cheques Electrónicos (Echeq), Obligaciones Negociables, Pagarés Avalados, Fondos Comunes de Inversión Cerrados y Factura de Crédito Electrónica.

A través de estas sólidas alternativas, cada vez más requeridas, la mayoría de las empresas pueden encontrar una solución a sus necesidades financieras.

Una de las ventajas más importantes, es el financiamiento al menor costo, el cual lo fija el mercado y surge del equilibrio entre los requerimientos de la compañía y las demandas de los inversores.

Lee también:

También, las empresas valoran el asesoramiento brindado por las Sociedades de Bolsa y sus agentes, para orientarlas en la elección del mejor instrumento que se ajuste a su estructura. Así mismo, el acompañamiento para estar avalados por una sociedad de garantía recíproca (SGR).

Entre los instrumentos más elegidos por los empresarios, encontramos el sistema de descuento de Cheques de Pago Diferido, el cual permite a quien tiene cheques a cobrar en un futuro (por un plazo máximo de 360 días) adelantar su cobro vendiéndolos en el mercado.
El costo de descuento de cheques avalados por SGR, marcó un alza en el último mes y se ubica alrededor al 37% para operaciones menor a 90 días. Plazos de 180 días, el costo financiero se torna en el 45% anual.

El Echeq es un producto digital que rige por la ley de cheques, instrumento más utilizado por las Pymes. Desde marzo a octubre se registraron más de 50.000 cheques digitales negociados, según el Mercado Argentino de Valores.

Las Obligaciones Negociables han ganado terreno en el último año y sumaron empresas que nunca habían accedido al mercado para sufragar sus grandes necesidades de liquidez. A diferencia de las acciones, las obligaciones negociables son instrumentos de renta fija, ya que tienen un cronograma de pagos predefinido.

Lee también:

La emisión acumulada de obligaciones negociables durante los ocho meses del año 2020, según la CNV, alcanzó los $297.378 millones, un 139% superior a los $124.626 millones del año previo. Siendo el sector de Energía el que lidera las emisiones con un total de $137.495 millones.

En cuanto a las emisiones de fideicomisos financieros, en pesos se colocaron a plazos que oscilaron entre los 10 y 47 meses, predominando las tasas de interés variables que variaron entre el 30,3% y 35%, promediando 31,3% nominal anual.

El fideicomiso financiero es un instrumento que le permite al inversor participar de un proyecto o de un cobro futuro determinado a través de una colocación de deuda o una participación de capital.

La característica del fideicomiso es que se constituye a partir de un patrimonio separado de la compañía que lo genera.

Lee también:

La Comisión Nacional de Valores publicó el 18 de Noviembre el Programa de Impulso a la Apertura del Capital (PIAC). El propósito reside en desarrollar un programa integral para que las empresas de todo el país, sin importar su tamaño, puedan financiarse en el mercado de acciones a través de la apertura de su capital.

Impulsar distintos regímenes orientados a las características específicas de cada grupo, desde proyectos de emprendedores, pasando por empresas PyMEs, hasta empresas maduras nacionales y extranjeras que podrían listarse en nuestros mercados.

Las pymes comenzaron a reactivarse y buscan instrumentos para financiarse. Se espera ver fortalecido el mercado de capitales argentino a través del programa y fomentar el desarrollo productivo.