IMenu es una aplicación que permite escanear un código QR y tener acceso al menú, luego realizar el pedido, y que llegue directamente a la cocina, sin necesidad de que el comensal hable con el mozo. Por último, brinda la posibilidad de pagar desde la misma plataforma.

Las ventajas de este novedoso sistema son varias: en este contexto pandémico evitar el contacto con un menú físico resulta fundamental. Pero el aspecto distintivo de iMenu es agilizar y darles a los restaurantes la opción de contar con menos personal y así poder organizar turnos rotativos. Al generar un ahorro significativo de tiempo también ayuda a cumplir con los 45 minutos de permanencia recomendados para limitar las posibilidades de contagios. 

Para los empresarios, que de por sí están atravesando un momento desconcertante, el servicio es integral y sencillo. Totalmente remoto y rápido: con un usuario y contraseña el restaurante carga los productos, con precios, descuentos, promociones y aclaraciones que quiera hacer a sus clientes. Una vez que tenga cargados los productos da de alta sus mesas y la misma web les genera los QR para que pueda imprimir y colocar en las mismas en el instante. Cuando llegan los clientes se sientan y de forma instantánea pueden acceder a la app y así escanear el QR. Esto hace que se abra el menú completo en el celular donde deben seleccionar su comida y luego abonar.

Los desarrolladores son dos jóvenes de Mercedes, Provincia de Buenos Aires: Tobías Alejandre (22 años, estudiante de Marketing) y Agustina Baez (Comunicadora Digital), que supieron ver que este modelo integral para restaurantes que reabren en la “nueva normalidad” necesitaba una app local, tal como existe en otros lugares del mundo. Ya la utilizan en Córdoba y en Neuquén. En la Ciudad de Buenos Aires la reapertura fue hace pocos días y  algunos bares y cafés están preparando su implementación.

¿Donde nació la idea?

La idea del proyecto surgió durante un viaje de intercambio académico de Tobías a Alemania. Allí, en varios locales gastronómicos, los mozos se acercaban a los comensales a tomar el pedido y dejaban a disposición una tablet. «Al ver esto se me ocurrió que si lograba centralizar la información de todos los locales y sus clientes en una misma plataforma, y evitar el costo de la compra de las tablets para los locales mediante una aplicación móvil, el trabajo del mozo sería mucho más eficiente», recuerda el fundador de iMenu. 

Pero su proyecto iría un paso más adelante: quería que los clientes pudieran hacer sus pedidos de forma digital, sin tener que esperar a que el mozo se acercara a la mesa. Y lo mismo a la hora de pagar. Luego de seis meses de investigación de mercado, con el foco en el ahorro de costos para los locales y en la reducción de tiempos para los clientes, se sumó su socia, Agustina, encargada de diseñar y desarrollar la plataforma digital. La pandemia potenció esta idea porque muchos locales gastronómicos están obligados a minimizar el contacto con sus clientes.

Lee también:

«La ventaja que brindamos es que nuestra app, a diferencia de las cámaras nativas de los celulares (las cuales no todas están preparadas para escaneo de QR), permite que se pueda escanear el código sin importar qué tipo de dispositivo móvil tengas. Además, el pago que los clientes realizan a través de iMenu es depositado directamente en la cuenta del local. Nosotros no retenemos nada», afirma Tobías.

De esta manera, el modelo de negocio consiste en ofrecer el servicio a locales gastronómicos, hotelería, colegios, canchas de deportes y demás espacios donde la comida y los menús están presentes, y así agilizar los procesos. Los locales adheridos abonan un pago mensual variable por el uso de la plataforma, que se cobrará luego de los seis meses, para impulsar la apertura de locales. A la hora de convencer al empresario gastronómico en estos días de mesas limitadas, iMenu tiene una estadística que surgió en la investigación previa: con la aplicación se reducen los tiempos del proceso de elegir, pedir y pagar, y eso significa un 65% de incremento de clientes por mesa teniendo en cuenta la rotación.

Fuente: Revista Brando | Yumdivas.com | START-UPS ARGENTINA