Aquellas personas que dominan algún conocimiento pueden emprender en cuarentena por su cuenta realizando tareas a distancia o diversas entregas a domicilio

Todo microemprendimiento suele ser un negocio de pequeña escala y estar dirigido y realizado de forma unipersonal o familiar. Características que posibilitan empezar a desarrollar una actividad de forma más sencilla y con una inversión inicial de poco dinero. Aquí algunos ejemplos que se pueden llevar a cabo.

Lo primero que debés tener en cuenta es que en un microemprendimiento lo fundamental es el capital humano, es decir, tus conocimientos o habilidades para elaborar algún producto o brindar determinada tarea que le sea útil a otros, en rubros tan diversos como gastronomíabellezainformáticaenseñanzadecoración o limpieza, entre otros.

Sobre todo en época de cuarentena, donde se pueden desarrollar algunos negocios manteniendo la distancia física con los clientes.

Las posibilidades pueden ser muy amplias, lo importante es marcar una huella en lo que hagas, es decir, innovar, dar valor a lo que se hace y presentar una alternativa diferente y más completa a lo ya conocido para poder competir.

“El recurso más precioso que todos tenemos es el tiempo“, decía Steve Jobs, y esto debe sumarse a las habilidades personales para encarar un negocio propio.

“Un microemprendimiento tiene como objetivo tener proyección, es decir, perdurar en el tiempo y crecer. Es un negocio que empieza muy pequeño y con poco dinero, y con el paso de los meses va construyendo una nueva realidad, y por supuesto, una nueva facturación“, dice Daniela de Lucía, lifecoach certificada y emprendedora en desarrollo personal y profesional.

En resumen, el desafío no es dar manotazos de ahogado y hacer cualquier cosa o aprovechar una coyuntura, sino construir un camino que lleve a un negocio sostenible en el tiempo y que brinde valor. No poner al dinero como primera prioridad en tus objetivos.

“En los momentos de crisis la falta de recursos económicos es lo primero que nos pesa, pero no podemos dejar que esa realidad, por más que nos duela y nos complique la vida, nos quite además la posibilidad de seguir adelante. El desafío es desarrollar la capacidad de identificar todos los recursos que tenemos disponibles y las oportunidades de negocio que podemos generar con ellos”, resume de Lucía.

Para muchos expertos en microemprendimientos, no es la falta de recursos lo que lleva a la quiebra a los emprendedores, sino la falta de inventiva.

Ejemplos de microemprendimientos

A la hora de buscar ideas para realizar un microemprendimiento, primero se debe evaluar que conocimientos y recursos se tienen disponibles, como también tener en claro qué se disfruta hacer y sabés hacer bien.

También hay que enfocarse en los potenciales clientes, o sea, a quiénes se apuntará como posible público y si estarían dispuestos a pagar por algo que podés ofrecerle.

Estos son algunos ejemplos que se pueden emprender:

Clases y asesoramiento online

Si conocés en profundidad determinadas áreas que corresponden a orientaciones escolares, como matemáticalenguahistoria o sabés algún idioma, para citar algunas especializaciones, podés brindar clases de apoyo de algunas materias de forma online.

En medio de la cuarentena esto se puede realizar con sólo tener una computadoraconexión a Internet y tiempo. Claro, a ello debés sumarle paciencia y claridad en la explicación de los contenidos.

Este servicio se puede ofrecer tanto de manera grupal como individual, por lo que se puede ajustar a los presupuestos de cada familia y realizar un sistema educativo entretenido para fidelizar a los alumnos.


También se pueden brindar cursosclases y asesoramiento sobre temas más puntuales, como de gimnasia en medio de la cuarentena, armado de manualidades para el hogar y otro tipo de actividades para gente de todas las edades.

Viandas, catering y tortas a domicilio

????????????????????????????????????

Si te gusta cocinar y lo hacés muy bien, y además tenés la cocina de tu casa disponible bien equipada podés dedicarte a realizar viandascatering para reuniones y tortas a domicilio.

Muchas personas viven solas o algunas familias no tienen tiempo para ponerse a cocinar a diario, allí hay una oportunidad. Lo importante es analizar los potenciales clientes y estar cerca de un barrio densamente poblado y que pueda realizar este tipo de gastos que responden más a una comodidad.

“Se pueden repartir volantes por debajo de las puertas o pegándolos en las entradas de los edificios y casas, y también difundirlo por redes sociales, ofreciendo propuestas de almuerzos y cenas, un menú fijo para cada día de la semana. Incluso, con un modelo de subscripción por tres días a la semana”, recomienda de Lucía.

El arte como negocio

Si pintásescribís o hacés algo artístico e indumentaria de lo que muchas personas estarían dispuestas a pagar por una obra única como la tuya, tenés una oportunidad de hacer un microemprendimiento.

Estos productos culturales se pueden vender en los sitios online de compra y venta. Incluso, se puede aplicar arte sobre objetos que tienen un uso para darle valor agregado, como en tazasveladoresremeras, entre otros.

“Todo lo repetitivo se va a automatizar, entonces demos a los robots lo que era de los robots y hagamos más humanos a los humanos. La llegada de la automatización nos da la oportunidad de dejar los trabajos repetitivos y aportar nuestro valor humanoúnico e irrepetible, como el arte“, dice el innovador