A partir de febrero de 2021, esta nueva área fortalecerá el negocio de las baterías del Grupo Volvo a lo largo de su ciclo de vida, así como la oferta a los clientes de infraestructuras de carga. Al mismo tiempo, se reducirá el impacto medioambiental de los vehículos comerciales y máquinas eléctricas e híbridas al dar una segunda vida a las baterías usadas en diferentes aplicaciones.

En la actualidad, la oferta de vehículos y máquinas eléctricas del Grupo Volvo abarca desde buses urbanos y camiones para la recolección de residuos, la construcción y la distribución urbana hasta retroexcavadoras y cargadoras. A fines de este año, la oferta incluirá también camiones pesados para el transporte regional.

“Hay un gran y creciente interés por los vehículos y maquinarias eléctricos entre nuestros clientes. Esto es, por supuesto, muy positivo, ya que acelera la transición hacia soluciones de transporte más sostenibles. Nuestra ambición es ofrecer a nuestros clientes las soluciones más competitivas en materia de electrificación, incluidas las baterías y la infraestructura de carga. Con Volvo Energy, estamos adoptando una visión holística de todo el ciclo de vida, lo que beneficia tanto a los negocios de nuestros clientes como a la sociedad en su conjunto”, dice Martin Lundstedt, Presidente y CEO.

Volvo Energy será una unidad de negocios con plena responsabilidad sobre sus ingresos, egresos y beneficios. Internamente, ofrecerá al Grupo Volvo baterías y soluciones de carga a las otras áreas de negocio y, externamente, ofreciendo baterías usadas, remanufacturadas y restauradas a los clientes para su uso en diferentes aplicaciones, como baterías para el uso hogareño.

Lee también:

Las baterías de los vehículos comerciales se utilizan durante muchos años antes de tener que ser sustituidas o refabricadas/rehabilitadas. Sin embargo, si se instalan baterías completamente nuevas en el vehículo, a las usadas les queda por lo general una vida útil considerable -una segunda vida-, lo que las hace ideales para el almacenamiento de energía en, por ejemplo, edificios o en la producción de energía verde. La reutilización de estas baterías significa, por tanto, la preservación de los recursos naturales.

Volvo Energy también se encargará de las soluciones de infraestructura de hidrógeno del Grupo para los vehículos eléctricos con celdas de combustible. La colaboración con varios socios comerciales y actores del ecosistema será clave.

“Con Volvo Energy, estamos aumentando nuestro enfoque en esta importante área. También estamos dando una segunda vida a las baterías de los vehículos, lo que supone tanto una oportunidad de negocio como una forma de contribuir a la creación de una economía circular y una sociedad libre de fósiles, afirma Martin Lundstedt.

Joachim Rosenberg, miembro del Consejo Ejecutivo del Grupo Volvo y Presidente de UD Trucks, dirigirá la nueva área de negocio. A partir de febrero de 2021, dirigirá los esfuerzos para crear Volvo Energy, al tiempo que seguirá dirigiendo UD Trucks y preparando el traspaso de la propiedad de UD Trucks a Isuzu Motors como parte de la alianza estratégica previamente comunicada entre el Grupo Volvo e Isuzu Motors.