Alivio y ánimos para el sector: el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció el martes la creación de una nueva ley de biocombustibles. No se prorrogará el régimen actual.

Hay una necesidad fuerte del sector industrial para que se apruebe esta ley que afecta a miles de puestos de trabajo, plantas y pymes.

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, generó ánimos y expectativas a los empresarios al anunciar en Tucumán la creación de una nueva ley de biocombustibles. Aunque declaró que no se prorrogará el actual régimen que vence en mayo, participantes del sector se encuentran esperando proyecciones positivas a futuro que incluya el beneficio no solo para la industria azucarera, sino que también contemple las necesidades del resto de las provincias cuya principal producción es el maíz.

A esta nueva resolución, se le suma otro aspecto positivo anunciado por el Presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Se trata del aumento del mínimo imponible del Impuesto a las Ganancias, pensado para beneficiar a trabajadores y jubilados, y reactivar el mercado interno.

Frente a los anuncios recientes, el Gobierno estaría dando un respiro a los empresarios del sector y daría lugar a retomar aquella ley establecida por el ex presidente, Néstor Kirchner, en 2006. Esta, había sido enviada a la Cámara de Diputados con el fin de prorrogarla por 4 años más, para promover la producción y el uso sustentable de biocombustibles en el suelo argentino.

Luego de un año crítico para el sector, se esperaba una leve recomposición del mismo durante el 2021. “Queremos que se mejore la situación de las plantas y pymes, las cuales afectan directamente a miles de trabajadores. La prorrogación de la Ley de Biocombustibles es una gran oportunidad para continuar apostando por la industria nacional y dar mayor previsibilidad al sector industrial que realizó enormes esfuerzos para salir adelante teniendo en cuenta el contexto en el que la Argentina y el mundo se encuentran hoy”, declaró el secretario general de la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles (FASiPeGyBio), Pedro Milla.

Lee también:

La prorrogación de ley indica que los integrantes del sector continuarán exentos del Impuesto al Valor Agregado, el Impuesto a las Ganancias para la compra de bienes de capital, y estos bienes no formarán parte del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta. A su vez, el Régimen de Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles en el territorio de la Nación Argentina sostiene que los biocombustibles no se verán afectados por el Impuesto sobre Combustibles Líquidos y el Gas Natural. La prórroga estableció, también, los valores correspondientes de las mezclas de biodiesel de soja en el gasoil, de un 10%, y del etanol en las naftas, 12%.

A principios del 2021, el Gobierno estableció una serie de aumentos correspondientes para el biodiesel y bioetanol, los cuales se encontraban congelados desde el 2019. Los precios no lograban cubrir los costos de producción y amenazaban miles de puestos de trabajo, plantas y pymes. Tras la insistencia y pedidos por parte de los gremios, se logró acceder a los incrementos necesarios: “Creemos que aún falta un largo camino por recorrer, pero logramos hacer valer nuestros derechos y, lo más importante, el trabajo y el desarrollo así de sus economías regionales para hacerlo crecer” expresó Milla luego de la decisión de descongelar los valores. Aun así, plantas, empresarios y trabajadores se encuentran a la espera de respuestas más certeras con la expectativa que esta nueva Ley de Biocombustibles presente una solución y no afecte el desarrollo productivo de la región que está estabilizando gradualmente.