El éxito de tu empresa depende de la gestión correcta de los stakeholders. Es decir, de gestionar eficazmente a aquellas personas afectadas o interesadas ​​en cualquier proyecto, iniciativa, intervención o esfuerzo de tu organización.

Involucrar a todas las partes interesadas te ayudará a mejorar tus procesos, a obtener más apoyo de la sociedad, encontrar nuevas ideas de negocio, tener una mejor comprensión del entorno y, en última instancia, una mayor efectividad.

Para aprovechar todos estos beneficios, debes averiguar quiénes son los stakeholders, qué impacto tienen en tu empresa: a qué nivel y qué problemas pueden traer consigo. 

En este artículo profundizaremos estos aspectos y te brindaremos un conocimiento más claro de este elemento esencial para tu empresa. 

¿Qué son los stakeholders?

Stakeholder es una palabra inglesa que se usa, en el ámbito de los negocios, para definir a los interesados o partes interesadas. Se aplica, generalmente, al público de principal interés, es decir, a aquellas personas u organizaciones que impactan o se ven afectadas con las actividades y las decisiones de tu empresa. 

Las partes interesadas pueden verse afectadas o pueden afectar las actividades comerciales o el logro de tus objetivos comerciales. Desde esta perspectiva, es necesario que identifiques a estos grupos de interés para que los puedas gestionar eficazmente

Tipos de stakeholders

En tiempos de crisis, como la pandemia actual, es muy importante que tengas las habilidades para identificar a los stakeholders de tu empresa. Así podrás preparar tus estrategias de comunicación y enviar el mensaje apropiado de acuerdo con las necesidades de información de cada grupo o persona de interés.

Ahora bien, pueden existir diferentes tipos de partes interesadas en tu compañía. Esto depende del impacto que el funcionamiento o las actividades de tu empresa tengan en la economía y la sociedad. 

Los stakeholders pueden ser internos y externos, o primarios y secundarios. Veamos, brevemente, cada uno de ellos:

  • Internos: son aquellos directamente afectados por tus actividades, como tus colaboradores. 
  • Externos: no son parte de tu empresa (proveedores), pero tienen interés en sus resultados. 

Asegúrate de que haya una buena comunicación entre las partes interesadas primarias y secundarias. Así podrás garantizar que todos trabajen alineados con tus objetivos comerciales. La falta o mala comunicación puede impactar negativamente tu negocio. 

  • Primarios: tienen un gran interés en el éxito de tu negocio, porque se ven directamente afectados por el resultado. Los clientes y usuarios finales son los principales interesados, así como algunos patrocinadores de proyecto, gerentes de proyecto y miembros del equipo.
  • Secundarios: aunque su función no es primaria, ayudan con los procesos administrativos, financieros y legales.

El impacto de los stakeholders en las empresas

Si bien las partes interesadas pueden impactar las decisiones estratégicas de tu organización, no todas tienen el mismo grado de influencia. Tampoco se benefician o perjudican de la misma manera por los resultados de la misma.

Existe una serie de factores que te ayudarán a medir el impacto de los stakeholders en tu empresa: influencia sobre tus proyectos y la actitud o postura que tomen hacia los mismos.

Por ejemplo, los entes gubernamentales pueden impactar la ejecución, los procesos de ventas o la gestión de tus proyectos si no te dan las autorizaciones necesarias. Estos actores no se pueden reemplazar, mientras que otros sí, como los proveedores.  

Los stakeholders tampoco se ven impactados de la misma manera: tus colaboradores y accionistas dependen directamente del éxito o el fracaso de tu empresa. Pero los medios de comunicación, probablemente, no se verán afectados por tus decisiones o el impacto será mucho menor.

En fin, la influencia de los stakeholders en tu empresa puede:

  • Contribuir u obstaculizar la producción de tus bienes o servicios.
  • Permitir o restringir el acceso a insumos.
  • Mejorar o perjudicar la reputación de tu marca o empresa.
  • Permitir o restringir el acceso a financiamiento.
  • Otorgar o revocar permisos o licencias.

Los stakeholders y los procesos de ventas

Los stakeholders pueden impactar cualquier área de tu empresa, incluso una de las más importantes: el proceso de ventas. Es crucial que identifiques cuáles son las personas que están involucradas en él. 

Así podrás dar respuestas objetivas y realistas a sus necesidades y qué recursos necesitan para ser más eficientes. También sabrás si hay una posibilidad de reducir los tiempos y costes del proceso.

Los stakeholders te pueden ayudar a mejorar tus procesos de ventas. También te pueden ayudar a satisfacer las necesidades de tus clientes y crear una ventaja competitiva en el mercado donde te desenvuelves.

Es importante que identifiques cuáles son los conocimientos que tus vendedores y, en general, las personas que atienden al cliente final, necesitan pulir para desempeñarse mejor. De esta manera, podrás ayudarlos a mejorar sus perfiles profesionales.

Aquí te presentamos algunos beneficios de capacitar a los stakeholders involucrados en tus procesos de venta: 

  • Se optimizan los procesos de venta de tu empresa.
  • Se incrementan los canales de comunicación de tu equipo comercial.
  • Mejora la satisfacción del cliente: ofreciendo, entre otras cosas, un servicio posventa de mayor calidad.
  • Se ajustan los ratios de eficiencia en cada uno de los puntos de contacto del proceso de venta.
  • Posiciona tu marca y llega a nuevas audiencias, aprovechando las sinergias derivadas de “escuchar” a todos tus stakeholders.

Lee también:

Mensajes claves

Los stakeholders desempeñan un papel vital en el éxito de tu empresa. Te pueden ayudar a definir, implementar y monitorear los procesos de ventas y a mejorar las estrategias de comunicación internas y externas. 

Es crucial, entonces, que identifiques los distintos tipos de partes involucradas, sus necesidades o intereses, para que así puedas comunicarte y dar respuestas a sus exigencias de manera efectiva.

  • Colaboradores: ayudarlos a adquirir los conocimientos que necesitan para adaptarse a la era tecnológica y a las nuevas realidades del entorno, como el trabajo remoto. 
  • Proveedores y clientes: dar continuidad al negocio y mantener los canales de comunicación para mantenerlos informados.
  • Gobiernos y la sociedad: ofrecer apoyo, en la medida de lo posible. Continuar complementando la acción pública con nuestros recursos, capacidades y conocimientos.
  • Accionistas: mantener la viabilidad de la empresa a largo plazo y crear valor sostenido.