Empezó a trabajar a los 12 y creó una empresa que exporta a cinco países

Carlos J. Tassaroli tenía poco más de 12 años cuando aprendió el oficio de tornero. En 1953, concretó su sueño de ser un empresario independiente cuando fundó su propia compañía en un terreno pegado a su casa. “Yo hice sexto grado de noche, hasta ahí llegué”, admitió. Con los años, aquel modesto negocio creció y se inclinó por la fabricación máquinas y herramientas industriales para los sectores petrolero, minero y autopartista. Como consecuencia, se transformó de una compañía de 15 trabajadores a una de 200, que exporta la mitad de su producción y cuenta con una planta industrial de 5.000 m2...

Leer más